Anticorrupción pide 11 años para Cotino y 40 para el exdirector RTVV por la visita del Papa a Valencia

La Fiscalía Anticorrupción pide 11 años de cárcel para el expresidente de las Cortes valencianas y exdirector general de la Policía Juan Cotino por impulsar "activamente" la contratación para la trama Gürtel de las pantallas y megafonía empleadas con motivo de la visita del Papa a Valencia en 2006.

cotino-448

En el escrito en el que solicita la apertura de juicio oral para Cotino y otras 22 personas, Anticorrupción reclama la máxima pena (40 años de prisión) para el exdirector de la televisión pública valenciana (RTVV) Pedro García Gimeno por estos mismos hechos.

También solicita penas elevadas para los responsables del entramado de empresas de Gürtel, el llamado grupo Correa: Francisco Correa (38 años y 3 meses), Pablo Crespo (37 años y 3 meses), Álvaro Pérez, “El Bigotes”, (37 años y 3 meses), y José Ramón Blanco Balín (18 años).

Según la Fiscalía, Cotino “pese a no ostentar cargo alguno en la Fundación de la Comunidad Valenciana V Encuentro Mundial de la Familia ni formar parte de sus competencias como conseller, impulsaba activamente y gestionaba ‘de facto’ la contratación” de las pantallas y megafonía utilizadas en la visita del Papa Benedicto XVI”.

“El mecanismo ideado y utilizado por los acusados para que RTVV, fuera de su labor informativa y de retransmisión del evento, asumiera formalmente este gasto”, que supuso “un ilícito desembolso de 7.493.600 euros” y permitió “el enriquecimiento” de los miembros de llamado grupo Correa fue un convenio entre la televisión valenciana y la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia.

Cotino, “El Bigotes”, Crespo, Correa y Gimeno “acordaron y planificaron de común acuerdo” atribuir a RTVV el coste de ese contrato de suministro de pantallas de vídeo, megafonía y sonido para “apoderarse directamente de los fondos públicos” de la televisión valenciana a los que su entonces director “tenía más fácil acceso”, explica el escrito.

Conseguían así además “mantener el control sobre quienes serían los beneficiarios últimos de los contratos y determinar el sobrecoste de la contratación que les permitiría repartirse los beneficios”. De este modo, Gimeno logró “sustraer fondos públicos” de la RTVV por un total de 3,3 millones de euros, que se repartió con Correa, Crespo, “El Bigotes” y Blanco Balín, sostiene.