Según BBVA Research

La solicitud de crédito se animará en los próximos trimestres, cuando se disipen las incertidumbres

Los inversores apuntan al 'impasse' político en España y al debate sobre la salida del Reino Unido de la UE como principales elementos de desconfianza

cajero

El nuevo crédito continuará aumentando en los próximos trimestres gracias tanto a la demanda como a la oferta. En concreto, las solicitudes de préstamo se animarán ante su menor precio y por la mejor situación económica que atraviesan las empresas, si bien esta recuperación en la demanda de crédito se mantendrá a la espera de que se disipen las “incertidumbres económicas”.

Así lo pone de manifiesto BBVA Research en su último informe sobre la situación de la banca española. Aunque el informe no detalla estas “incertidumbres económicas”, los inversores apuntan en las últimas semanas al ‘impasse’ político en España y al debate sobre la salida del Reino Unido de la UE como principales elementos de desconfianza.

De hecho, la agencia de calificación Moody’s advertía hace dos semanas de que la incertidumbre política en España puede acabar frenando la recuperación en la concesión de crédito, en la medida en que las empresas y particulares se decantarían por esperar a que se aclare el “horizonte de inversión y de gasto”. “Es probable que la incertidumbre esté afectando al crédito”, apuntaba la analista y vicepresidenta de Moody’s, Maria Cabanyes, en declaraciones a Europa Press.

El servicio de estudios de la entidad presidida por Francisco González prevé además que la oferta de crédito ayudará a impulsar la financiación, más aún con la política “ultraexpansiva” del BCE y ante los pasos dados para la Unión Bancaria y sus efectos sobre las condiciones de liquidez de los bancos.

Los Bancos acompañarán la recuperación

BBVA Research reafirma que los bancos se marcan como objetivos “primordiales” incentivar la recuperación de las nuevas operaciones de crédito para acompañar así la mejora de la actividad económica en España, con lo que garantizan atender la demanda solvente. Como prueba de ello, hace hincapié en que el nuevo crédito se elevó un 12% en 2015, lo que supuso el primer aumento desde 2007.

Tras siete años de reducciones del volumen de los flujos de crédito, el pasado año se cerró con un volumen total de 468.000 millones de euros. Así pues, el nivel mínimo de los flujos de crédito tocó suelo en 2014, cuando se alcanzó un volumen de 418.000 millones, un tercio del alcanzado en el pico de 2007.

Aún así, el servicio de estudios de BBVA ha advertido de que las nuevas operaciones de crédito se desaceleraron en el último trimestre de 2015 hasta igualar los niveles del mismo periodo de 2014. El principal lastre fueron las operaciones de crédito superior a un millón de euros a empresas, que retrajeron sus decisiones de tomar préstamo bancario de octubre a diciembre ante el miedo de los inversores a una desaceleración mundial y la posibilidad de financiarse a tipos competitivos en mercados alternativos.