Polémica

Indignación contra un profesor que distingue entre “guarras de discoteca y rancias de discoteca”

"Sara Carbonero tiene cara de rancia y antipática porque es rica en sífilis", asegura en su clase de Dermatología un docente de la academia privada CTO Medicina

mir

Hay bromas que se pasan de la raya. Un grupo de alumnos ha denunciado la actitud machista de un profesor que comparó los tipos de glándulas de la piel con “guarras de discoteca” y “rancias de discoteca” en una clase de preparación para el MIR impartida en la academia privada CTO Medicina, de Barcelona. El docente, que se escuda en que intentaba facilitar a sus alumnos la memorización del temario, llegó a aludir a famosas como Sara Carbonero, de quien dijo que “tiene cara de rancia y antipática porque es rica en sífilis”.

La lamentable exposición se produjo el pasado 10 de marzo, en una clase sobre Dermatología, según critican los propios estudiantes en una carta enviada a la web Vilaweb y en las redes sociales.

El profesor, identificado como A.B.D. y  médico residente del Hospital Clínic, utilizó conceptos “degradantes, humillantes y denigrantes” hacia la mujer, entre los que llama la atención la alusión a “las guarras y las rancias”, los dos tipos de mujeres que, según él, se pueden encontrar en una discoteca.

Con respecto a la “guarra”, ilustrada en su power point por una mujer en ropa interior, tienes que darle un poco de tiempo “y sales con ella de la mano”.

En el caso de la “rancia”, es la que “baila sola” porque “solamente ha venido a bailar”, aunque van vestidas de forma que “es imposible que sólo vinieras a bailar”. Para reforzar su argumento, y mirando directamente a las alumnas de la clase, el docente aseguró que si solo quieres bailar “te quedas en casa y bailas en pijama, no te pones guapa, no te maquillas o te pones unos tacones”.

Pero las alusiones machistas no quedaron ahí. El maestro utilizó imágenes de un hombre del siglo XIX y la cantante Miley Cyrus para comparar al liquen, ordenado, correcto y más productivo, con la psoriásis, alocada y descontrolada.

La periodista Sara Carbonero fue otra de las ‘víctimas’ del tono humillante de este profesor, que dijo sobre ella que “tiene cara de rancia y antipática porque es rica en sífilis”

La clase provocó una enorme indignación entre los pupitres, especialmente en las alumnas, y algunos de los presentes optaron por abandonar el aula. “Venga, venga… Pues paso la diapositiva y si te has ofendido pues lo siento”, llegó a decir el protagonista de esta lamentable historia, que no dudó en tachar a sus pupilas de “sensiblonas y exageradas”.

Aunque el docente se disculpó en el descanso de la clase, no ha sido suficiente y un grupo de alumnas ha pedido una disculpa pública del maestro y también de la academia.