El Rey no convocará por ahora otra ronda de consultas para dar más tiempo a los partidos

El Rey ha comunicado hoy al presidente del Congreso, Patxi López, su decisión de no iniciar "por el momento" nuevas consultas con los representantes políticos, de manera que sean los propios partidos los que "puedan llevar a cabo las actuaciones que consideren convenientes" con vistas a la investidura. Así consta en un comunicado difundido por la Casa del Rey al término de la entrevista que ha mantenido López con Felipe VI en su despacho del Palacio de la Zarzuela.

rey-lopez-900Antes de que se celebrara ese encuentro, el Rey ha respondido “ya veremos” a una pregunta de los periodistas sobre si convocaría esa nueva ronda de consultas con los líderes de los partidos políticos. El monarca ha salido a recibir a Patxi López al Salón de Audiencias, donde se han estrechado las manos y han posado unos segundos delante de las cámaras. “Este es el tiempo de los partidos políticos”, ha afirmado López en una breve comparecencia ante la prensa que ha realizado en cuanto ha regresado al Congreso de los Diputados.

Algo más de media hora ha durado la entrevista mantenida por el Rey con Patxi López e, inmediatamente después, la Casa del Rey ha difundido un comunicado donde explica que López ha “trasladado oficialmente” a Felipe VI el resultado del debate de investidura celebrado entre los pasados 1 y 4 de marzo, en el cual Pedro Sánchez no consiguió la confianza de la Cámara en las dos votaciones. Una vez que ha tenido lugar ese debate, cuya celebración permite abordar una nueva etapa de negociaciones con el horizonte del 2 de mayo como fecha límite para que sea investido un nuevo presidente del Gobierno antes de repetir elecciones, el Rey ha optado por dar tiempo a los partidos.

“Su Majestad ha comunicado al señor presidente del Congreso su decisión de no iniciar, por el momento, nuevas consultas con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria”, dice textualmente la nota de Zarzuela. Y la Casa Real añade que de esa manera se facilitará “que las formaciones políticas puedan llevar a cabo las actuaciones que consideren conveniente a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución”. Este artículo es el que marca el papel que le corresponde al Monarca a la hora de proponer al Congreso un candidato a la Presidencia del Gobierno, después de escuchar a los partidos con representación parlamentaria.

Antes de la investidura fallida de Pedro Sánchez, el Rey celebró dos rondas de consultas; en la primera el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, rechazó la propuesta de don Felipe de presentarse al debate de investidura. Tras la segunda, el candidato propuesto por Felipe VI fue el líder socialista, Pedro Sánchez, que no logró reunir los apoyos suficientes para ser elegido en el debate de la semana pasada.

La situación que se ha creado es inédita en la democracia española porque nunca había fracasado la investidura de un candidato a presidente en la segunda votación, que siempre se debe celebrar 48 horas después de la primera, según establece la Constitución.