Fabra señala que es “difícil creer” que Barberá no supiera nada y que debe dar “un paso atrás”

El expresidente de la Comunitat Valenciana Alberto Fabra ha mantenido este miércoles que es "difícil creer" que la exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá no supiera nada de lo que sucedía en su grupo municipal cuando "su entorno" está siendo investigado en la operación Taula que ha destapado una red de comisiones en torno a la empresa Imelsa y sospechas de blanqueo.

fabra-barbera-448

Por ello, considera, según ha señalado en una entrevista en Antena 3, que Barberá debe “dar la cara” y explicaciones a la ciudadanía. Le ha pedido también que “dé un paso atrás” para que “el PP pueda seguir avanzado y generando confianza” aunque ha matizado que es “importe” respetar la presunción de inocencia.

Preguntado por si él fuera Barberá renunciaría, ha replicado “yo no soy Barberá”. Al respecto, ha señalado que cuando fue presidente en “una época complicada”, con 11 imputados en las Corts, mantuvo “el criterio” de que “la responsabilidad política debe estar distanciada de lo que es la responsabilidad judicial”.

En ese sentido, ha argumentado que los políticos deben “generar confianza” y “en el momento en el que hay momentos de duda lo mejor es que esa persona dé un paso atrás y que el PP pueda seguir avanzado y generando confianza a los ciudadanos”. “Cualquier persona que pueda entorpecer esa generación de confianza debe dar un paso atrás”, ha insistido.

Fabra ha relatado que habló con Barberá “al principio” y le preguntó “como compañero, cómo estaba y si ella tenía algo que decir”. “No tengo nada y hará las declaraciones cuando lo estime oportuno”, ha relatado Fabra que dijo la exalcaldesa.

Al respecto, ha considerado que “hay que dar la cara. Esa es nuestra obligación”, ha recalcado. Preguntado por el hecho de que Barberá no esté dando la cara, ha contestado: “yo creo que hay que hacerlo, hay que dar explicaciones siempre y luego que la gente juzgue si está de acuerdo con tu planteamiento o no”.

Fabra ha insistido en que el partido es “un proyecto muy grande y se ha avanzando mucho cortando aquellas personas que entendían que la política era un lugar donde podían tener un beneficio particular. Por ello, ha considerado que si Barberá tiene “mucha experiencia, ella entenderá y sabrá lo que debe hacer”.

Asimismo, ha considerado que el PP ha sido “sensible” con la situación por la que “vive” Barberá ya que aunque la devolución del acta de senadora es “una cuestión personal” ha señalado que ahora ya no es presidenta de la Comisión constitucional y sólo es vocal de dos comisiones porque los senadores tienen que ser vocales”. “No tienen ningún protagonismo”, ha recalcado.

Además, ha explicado que ella está amparada por el hecho de ser senadora territorial no por el hecho de estar en la Diputación Permanente. Ha insistido en que el partido “actuará” cuando el juez pida un suplicatorio para Barberá ya que, ha recalcado, “que sea senadora no quiere decir que sea impune”. “Lo cierto es que más allá de las sospechas y de las dudas de que todo su entorno está siendo investigado, a ella no se la ha pedido nada ni por parte del juez ni por parte de la Policía”, ha apuntado.

“Menosprecio a la política”

Preguntado por si con sus líneas rojas se ganó enemigos como el exvicealcalde de Valencia, procesado en el caso Nóos, ha comentado que “no fueron momentos fáciles” los que se vivieron en la Comunitat Valenciana con personajes como Alfonso Grau que “hacían un menosprecio no a lo que yo pudiera decir sino a la dignidad de la política y a los ciudadanos”.

Fabra ha apuntado que “nadie se puede sorprender” de los resultados electorales que consiguió el PP en las pasadas elecciones autonómicas y ha recordado que “había personas que no podían entender que pudiéramos cambiar el paso en cuanto a exigir un mayor limpieza en el partido”.

Al respecto, ha explicado que los estatutos del partido establecían que se actuaría cuando hubiera un sentencia firme mientras que ahora estábamos hablando de tomar medidas cuando haya una investigación o una imputación. “El cambio se produjo en la Comunitat Valenciana porque la situación era extraordinaria de origen”, ha señalado.

Por eso, ha recordado que se expulsó al expresidente de la Diputación de Valencia Alfonso Rus “cuatro días antes” de las elecciones tras las conversaciones en las que presuntamente salía contando dinero. Preguntado por si Rus era su “gran” enemigo y “gran amigo de Barberá, ha comentado: “yo no quiere hablar de amigos ni de enemigos porque en política uno está porque quiere”, ha apostillado.

RELACIONADO