El cameo de Errejón en Buenafuente: los políticos ya se ríen de sí mismos en la tele

Ya está en marcha #0. El nuevo canal de Movistar Plus, que sustituye desde el pasado lunes al emblemático Canal Plus. El estandarte de esta nueva emisora de pago es el programa de Buenafuente, que llega puntual a las 11 de la noche de lunes a jueves.

errejon y buenafuente

El cómico ha recuperado el género del late night en su formato clásico. Mónologo, entrevista en mesa con sofá y gags que se entremezclan con música en directo y una elegante puesta en escena, con acogedora madera.

Silvia Abril, David Broncano o Berto Romero son algunos de los colaboradores de este programa, llamado Late Motiv, que supone una alternativa a las cadenas generalistas, inmersas en la presión por ganar en la batalla de las audiencias.

En 0# la cuota de pantalla no es tan importante. El canal busca otro tipo de público que se siente huérfano de tele. En este sentido, el programa de Buenafuente va cogiendo personalidad con el paso de los días. De hecho, este jueves, ha contado con un golpe de efecto que ya se ha convertido en viral.

El portavoz en el Congreso y Secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha aparecido por sorpresa en pleno monólogo de Buenafuente, en el arranque del show.  El objetivo reírse de sí mismos… y de la obsesión de Andreu.

Errejón ha acudido al plató de Movistar+ con la idea de “pedir derechos”, pues se ha convertido en un chiste recurrente de Buenafuente. Un cameo en el que el político se ha convertido en arte y parte de un sketch.

Y es que, en los últimos tiempos, ha cambiado mucho las formas de interacción de los políticos con la televisión. De no saltarse la línea del programa informativo a coquetear, constantemente, con los shows de entretenimiento.

Al más puro estilo norteamericano, la regeneración de la política ha empezado por la televisión. Saben que necesitan acercar la política a la gente. Saben que los votos más indecisos están en los shows de variedades. Saben que la política también es, en cierto sentido, un espectáculo. Saben que la campaña electoral aún no ha terminado.