Aguirre comparecerá como testigo en el ‘caso Gürtel’

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzgará el caso Gürtel ha rechazado la testifical del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y ha aceptado la de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, admitiendo así la comparecencia de 300 de los 400 testigos propuestos por las partes para la vista oral.

aguirre

La sección segunda de la Sala de lo Penal ha adoptado esta decisión en el auto de admisión de prueba para el juicio de la primera época de Gürtel (1999-2005) en el que rechaza la testifical de Rajoy solicitada por la acusación que ejerce ADADE, al no haber razón suficiente para que preste declaración, “sin perjuicio de que, en otro momento, se pueda acordar por la Sala que testifique de considerarlo necesario, a la vista del desarrollo del juicio oral”.

Respecto a la admisión de la testifical de Aguirre, la Sala -Ángel Hurtado, Julio de Diego y José Ricardo de Prada- hace una precisión en el sentido de oponerse a su testimonio desde el punto de vista de su condición política, pero acepta su comparecencia circunscrita “a lo que pueda aportar sobre los hechos”.

Se refieren los magistrados a que Aguirre, propuesta por la defensa del exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, solo podrá ser interrogada sobre el “fraccionamiento de los contratos de la Comunidad de Madrid”, aspecto sobre el que también deberán testificar Alejandro Halffter (exviceconsejero madrileño de Vivienda y Suelo), Enrique Carrasco Ruiz de la Fuentes (exdirectivo de FCC) y Plácido Vázquez Díeguez (propietario de la empresa Nuevas Iniciativas de Gestión Empresarial).

La Sala también se opone a la testifical de Juan Carlos Vera Pro (diputado y coordinador de Organización del PP) solicitada por el acusado Álvaro Pérez Alonso, “El Bigotes”, “por cuanto que no encuentra este tribunal qué relación guarda con el nulo relato fáctico que contiene el escrito de defensa”.

Con el mismo argumento, rechaza también que testifique el exdiputado del PP Juan José Matarí, tal y como reclamaba la defensa del también exdiputado Jesús Merino.

En el caso de uno de los principales acusados, el extesorero del PP Luis Bárcenas (para el que el fiscal pide 42 años de cárcel) y de su esposa, Rosalía Iglesias, la Sala admite toda la prueba propuesta.

En lo que se refiere a su antecesor en ese cargo, Álvaro Lapuerta, los magistrados aceptan practicarle una pericial médica al haber solicitado el archivo de la causa para él por demencia sobrevenida. La misma solicitud que ha aceptado de la defensa del empresario Rafael Naranjo (expresidente de Sufi, filial de FCC), que pedía que se le sometiera a reconocimiento médico antes del juicio.

En cuanto al considerado cerebro de la trama Gürtel Francisco Correa (para el que el fiscal pide 125 años), llama la atención que su defensa, ejercida por un abogado de oficio, no haya solicitado prueba alguna al tribunal.

En cuanto a las partes civiles, los jueces admiten la prueba solicitada por la exministra Ana Mato y por el Partido Popular.

Los magistrados han aceptado también toda la prueba solicitada por la Fiscalía, Abogacía del Estado, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Madrid.

La Sala ha tenido en cuenta para aceptar unas y otras pruebas los hechos con relevancia penal atribuidos a cada acusado y su relación con las pruebas testificales solicitadas, descartando las declaraciones de aquellos que han sido propuestos en atención a los cargos que han ostentado en el Partido Popular más que por guardar relación con los hechos que se van a juzgar.