En Comú: ‘La opción del pacto PSOE-Podemos-C’s es inexistente’

En Comú Podem ha comunicado al Rey que la "alternativa" planteada por Pedro Sánchez tras el Comité Federal del PSOE, de explorar un acuerdo a derecha e izquierda, -con Ciudadanos, y con Podemos y las confluencias- es "inexistente". Su portavoz, Xavier Domènech, se ha entrevistado con Felipe VI dentro de la ronda de consultas para proponer un candidato a la investidura y después, en la rueda de prensa en el Congreso, ha asegurado que En Comú es “incompatible” con un Gobierno que tendría que asumir propuestas como el contrato único que, a su juicio, no harían sino profundizar en la desigualdad.

rey-domenech-1188

Domènech  ha hecho esa afirmación tras repasar las tres grandes alternativas que se plantean ahora mismo para la formación de Gobierno. La primera, es la gran coalición entre el PP y el PSOE con la posible participación de Ciudadanos de la que ha dicho: “No participaremos jamás y nos encontrarán frente a ella porque consideramos que no es otra cosa que el Gobierno de la troika”.

La segunda pasaría por la coalición Ciudadanos-PSOE o Ciudadanos-Podemos y las confluencias. “Esta opción es para nosotros prácticamente inexistente porque nuestros programas son antitéticos”, ha asegurado el portavoz de En Comú. Y la tercera, PSOE-Podemos y las confluencias, se tendría que basar a su juicio en tres grandes ejes: la lucha contra la crisis económica y social, la plurinacionalidad y el modelo territorial con la apuesta por el derecho a decidir en Cataluña como única opción real para desbloquear la situación y, finalmente, la reconstrucción democrática, es decir, colocar la democracia “mucho más cerca del pueblo y de lo que quiere la ciudadanía y mucho más lejos de los intereses económicos que han marcado nuestra política y nuestras vidas en los últimos años”.

Sobre el referéndum para Cataluña, el portavoz de En Comú se ha mostrado convencido de que podrán convencer al PSOE. Según su tesis, si lo logran y el PSOE acaba reconociendo el derecho a decidir, será complicado que tanto ERC como Democracia y Libertad se mantengan en su negativa a investir a Pedro Sánchez para dar vía libre a un gobierno con Podemos.

Doménech ha recordado que tampoco el partido de Albert Rivera es proclive al pacto con Podemos. “Ciudadanos ya dijo que éramos antitéticos y quizá eso sea lo único que indica que no lo somos tanto porque coincidimos en esa apreciación”, ha señalado el portavoz de En Comú, que ha puesto como ejemplo de las diferencias que les separan la propuesta que hizo C’s en la campaña electoral de suprimir el agravante por violencia de género. El gran obstáculo para un entendimiento es, no obstante, “la gran coalición por la que Ciudadanos ha apostado siempre”.

Doménech ha lamentado que no se estén explorando las ofertas de pactos que hay sobre la mesa, probablemente en alusión a la que lanzó Pablo Iglesias, líder de Podemos, para un Gobierno de coalición con el PSOE en el que Pedro Sánchez sería el presidente e Iglesias el vicepresidente. Ha calificado de “bastante incomprensible” que eso no se haya hecho y ha añadido que “uno debe ir al jefe del Estado con los deberes hechos”, en clara alusión a Pedro Sánchez. El portavoz de En Comú ha querido dejar claro que “esto no va de imposiciones, sino de construir una alternativa de país”, después de repasar todos los apelativos que ha recibido Podemos en los últimos días desde las filas socialistas, entre ellos el de “chantajistas”. Lo ha hecho recurriendo a la mítica frase de ‘Blade Runner’ afirmando que ese “discurso demonizador” se “perderá en el tiempo como las lágrimas en la lluvia” y sólo quedará la “realidad”.

Desde su punto de vista, si es el elegido, Sánchez estaría en su derecho de que el presidente del Congreso, Patxi López, le diera tiempo para buscar apoyos antes de convocar la sesión de investidura, pero lo ideal es que ya hubiera empezado a negociar en ese sentido. A su juicio es “irresponsable” e incluso de “vergonzoso” que los líderes políticos no afronten los “retos del país”, que haya partidos, como Ciudadanos, que estén dispuestos a negociar “una abstención” o que se esté pensando en pedir informes jurídicos para ver cómo se pueden convocar elecciones sin celebrar el debate de investidura cuando los ciudadanos acaban de hablar en las urnas.

Pese a todo, se ha mostrado optimista y ha dicho esperar que el PSOE por fin se avenga a abrir negociaciones y a trabajar en la búsqueda de un acuerdo. “Gobernabilidad no es quién suma más, sino quién afronta los grandes retos”, ha advertido, a la vez que ha vuelto a pedir al PSOE que cambie “el chip” porque esto “no va a imposiciones, sino de poder construir una alternativa de país”. En este punto, se ha referido al acuerdo propiciado por Sánchez de que se consulte a la bases del PSOE cualquier acuerdo que se pueda alcanzar con otros partidos. “Tengo la sensación de que para millones de personas esto puede ser una alternativa de ilusión y espero que eso permita que se abra camino. Tenemos semanas por delante para dialogar”, ha dicho.