El PSOE no cede y Podemos analiza alternativas a los 4 grupos

El PSOE no cederá diputados a Podemos y sus socios territoriales, tal y como le ha reclamado la dirigente de Compromís Mónica Oltra. Esos diputados no son esenciales para que las plataformas aliadas con la formación de Pablo Iglesias formen grupo propio ya que tienen diputados suficientes. Sería solo un gesto simbólico pero insuficiente para superar el verdadero escollo por el que la Mesa rechaza su pretensión, el artículo 23.2 del reglamento de la Cámara. Oltra también rebate ese impedimento en el artículo que ha publicado este lunes en ‘El País’ pero sus argumentos no han convencido a los socialistas.

iglesias-oltra-448El mencionado artículo del reglamento establece que, aun habiendo conseguido más de un 15% en todas las circunscripciones electorales y más de cinco representantes, no podrán formar Grupo Parlamentario separado los diputados que pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado durante la campaña. Oltra objeta que ese artículo se introdujo para impedir que PSOE y PSC tuvieran dos grupos distintos pese a no competir electoralmente en el mismo territorio (el PSC solo se presenta en Cataluña y el PSOE en el resto del Estado, pese a representar lo mismo). En cambio, dice, los socios de Podemos son el resultado de haberse “coaligado diferentes partidos conformando diferentes formaciones políticas en cada territorio”. Y añade: “Diferentes entre sí y entre los partidos que las integran y a las que la Ley considera distintas y no agregables”.

El PSOE, sin embargo, recuerda en un comunicado que cuando se ha opuesto a la formación de algún grupo “ha sido siempre porque su constitución hubiera vulnerado las disposiciones de los reglamentos”, por lo que queda claro que sigue considerando que el artículo 23.2 no deja otra salida que rechazar los cuatro grupos solicitados. Ferraz reitera su disposición a hablar de fórmulas para que Podemos y sus socios -(la valenciana Compromís, al catalana En Comú Podem y la gallega En Marea)- tengan voz propia en el Parlamento. Y asegura que su voluntad es seguir dialogando con los grupos sobre “los mecanismos reglamentarios” que puedan facilitar la formación de grupos que han obtenido representación, “siempre respetando el reglamento de la Cámara y los antecedentes parlamentarios”.

No obstante, los socialistas consideran que los grupos “son solo medios para facilitar el funcionamiento del Parlamento” y que hay otros aspectos prioritarios. “Lo importante sigue siendo llegar a los acuerdos para asegurar un futuro mejor a la inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas de nuestro país”, subraya el comunicado, poniendo todo el énfasis en la necesidad de llegar a un pacto que permita construir una alternativa a Rajoy y al PP. Por eso, el PSOE reitera las ocho propuestas que su líder, Pedro Sánchez, presentó el pasado 28 de diciembre como bases para la formación de un gobierno de izquierdas, entre las que hay medidas económicas, de regeneración democrática y de reforma de la Constitución.

El partido recuerda que en los últimos días, el deseo de su grupo en el Congreso y en el Senado ha sido el de llegar a acuerdos, como el de la elección del presidente del Congreso, Patxi López, pactado con Ciudadanos, algo que no fue posible con Podemos por “la exigencia imprescindible de la formación de cuatro grupos parlamentarios”.

El PSOE no especifica en su comunicado qué alternativas estaría dispuesto a estudiar, aunque son varias las que están estudiando Podemos y sus socios territoriales en las horas que faltan hasta que expire el plazo para presentar los grupos del Congreso, a las 20.00 horas de este martes. En primer lugar, mantienen su plan inicial de apostar por formar cuatro grupos independientes. Pero, como son conscientes de que tanto PP, como Ciudadanos y PSOE rechazan esta opción, quieren tener un plan B que acabarán de perfilar una vez que la Mesa haya rechazado su solicitud. Entonces, tendrán tres días más de margen para plantear una alternativa, tal y como acordó el órgano rector del Congreso el pasado viernes.

Ese plan B consiste en crear un grupo “confederal” -bautizado así por el líder de Podemos, Pablo Iglesias- con los “69 diputados del cambio”, pero que respete la “autonomía” de cada formación que se integre en él. Otra cosa es la “forma jurídica y política” que se dé a ese grupo y eso es precisamente lo que se está analizando. Tampoco se ha descartado la posibilidad de que los socios territoriales decidan agruparse en un mismo grupo independiente del de Podemos. Esta es la fórmula por la que han optado en el Senado y que aun debe ser aceptada por la Mesa de esta Cámara Alta. Esta opción, al igual que la de los cuatro grupos, también choca con el artículo 23.2 del reglamento, es decir, con el impedimento para que los parlamentarios que hayan concurrido a las elecciones formando parte de un mismo partido, federación, coalición o agrupación se integren en más de un grupo.

 

RELACIONADO