Madridec niega que ordenara abrir el portón por el que se colaron 3.000 personas

El director general de Diviertt y 'número 2' de Flores declara que fue Francisco del Amo quien permitió el acceso de miles de jóvenes directamente a la pista

madrid_arena

Francisco del Amo, que era coordinador de proyectos del departamento de operaciones de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) cuando ocurrió la tragedia del Madrid Arena, ha negado en varias ocasiones que diera la orden de abrir el portón por el que se colaron más de 3.000 personas procedentes de un botellón, como le ha acusado poco antes el director general y número 2 de Diviertt, Santiago Rojo. Del Amo ha sido el tercer acusado en declarar ante la Audiencia Provincial de Madrid en la tercera sesión del juicio por la tragedia en la que murieron cinco jóvenes por una avalancha humana ocurrida el 1 de noviembre de 2012.

En su declaración, Rojo ha señalado a Del Amo como la persona que dio la orden de abrir el portón del recinto por el cual se colaron más de 3.000 personas en apenas veinte minutos coincidiendo con el inicio del espectáculo del Dj Steve Aoki. La Fiscalía sostiene que Rojo dio la orden a José Antonio Díaz, jefe de equipo de Seguriber, tras hablar con Del Amo para que entraran en el pabellón el mayor número de personas “en el menor tiempo posible” por el portón.

Yo no he dado esa orden porque nadie en ningún momento de la noche me pide que se abra el portón de cota 0″, ha dicho Del Amo que ha insistido: “Yo no puedo decir a nadie que abra el portón 0″.

Y ha precisado que en caso de que alguien se lo hubiera pedido, lo habría hablado con Rafael Pastor (director de departamento de seguridad de Madridec) y el promotor del evento, Miguel Ángel Flores.

Del Amo contradice así la versión de Santiago Rojo, que le atribuye directamente el mandato. “Oí a Del Amo decir que iba abrir el portón. No le oí más detalles”, ha explicado poco antes en la misma sala.

Rojo ha querido dejar claro que él no tenía autoridad para mandar abrir esa puerta. “Por supuesto que no, no tengo autoridad para abrir el portón ni para mandar sobre Seguriber porque Madridec gestiona el edificio, nosotros solo somos clientes finales y ponemos nuestros auxiliares”.

“Del Amo llamó por teléfono, pero no se a quien llamó”, ha precisado el acusado, que ha afirmado que sí vio cómo se abría el portón (en las imágenes se le ve junto al portón) una vez que escuchó a Pupuche (vigilante de Seguriber) decir que iba a abrirlo, por orden de Del Amo.

Ahora bien, ha dicho que la apertura del portón era algo que se hacía en otros espectáculos celebrados en el recinto. “Recuerdo que en alguna otra ocasión se abría el portón en otros eventos, era normal ver eso abierto”, ha aseverado Rojo que ha reconocido que cuando la gente le preguntaba por donde se entraba a la fiesta decía que “todo recto”, es decir, por el portón.

Además de la polémica apertura del portón, la Fiscalía asegura también en su escrito de calificaciones que Del Amo indicó a los vigilantes de Seguriber que la requisa se hiciera “más liviana” ante la proximidad del plato fuerte de la noche, la actuación de Steve Aoki. El responsable de Madridec lo ha negado. “Me preguntaron y dije que había que seguir haciendo la requisa ni más ligera ni menos exhaustiva”, ha agregado.

Igualmente se ha desmarcado de estar detrás del cierre de los vomitorios en la pista central. “De ocho vomitorios, dejar dos abiertos es una barbaridad”, ha aseverado.

Del Amo ha negado que aquella noche fuera el máximo responsable de Madridec en el evento. “Ya me gustaría ser la máxima autoridad y verlo en mi nómina”, ha dicho el coordinador de Madrid Espacios y Congresos que ha asegurado que aquella noche “no tenía que haber estado allí”.

“Me dijo que había dos víctimas”

Minutos antes había declarado Santiago Rojo, que se ha emocionado al hablar de las víctimas. “Salió gente diciendo que había una avalancha, pasó el tiempo y vi que sacaban a una víctima y al ver que Ayuso (técnico de operaciones de Madridec) no venía llamé a Morcillo (Jefe de personal de Diviertt) que me dijo que había dos víctimas“. Inmediatamente, ha continuado, “llamé a Flores”.

Visiblemente emocionado, ha destacado que trató de entrar en la enfermería pero que no pudo. “No pude entrar a la enfermería pero Viñals (el médico responsable del evento) me confirmó lo que había ocurrido”.

El número 2 de Diviertt ha destacado que la seguridad tanto exterior como interior de los eventos celebrados en el Madrid Arena era competencia de Seguriber, la empresa contratada por Madrid Espacios y Congresos.

Rojo ha asegurado que en todos los eventos que Diviertt organizó en el pabellón -Flores habló el miércoles de 33- se celebraron reuniones para hablar de la seguridad exterior en las que participaban Policía Municipal, Madridec y Seguriber.

Y preguntado por la seguridad interior ha respondido: “Se daba por hecho que lo llevaba Seguriber. El interior era cosa de Seguriber”. No obstante, ha precisado que en esta ocasión no hubo reunión alguna, confirmando así la declaración de su jefe.

Eso sí, ha afirmado que vio a vigilantes de Seguriber en el interior del pabellón, pero que no sabe ni cuantos eran ni qué funciones tenían. Tampoco ha opinado sobre si eran suficientes: “No puedo valorar eso”.

Barras y salidas de emergencia

Sobre las preguntas de la fiscal Ana Muñoz acerca de que las barras de bebidas bloqueaban las salidas y que se abrieron vías de evacuación por la que entraron cientos de jóvenes saturando la pista, el jefe de personal de Diviertt, Miguel Ángel Morcillo, también ha remitido a Madridec. “Monté las barras como me pidió la empresa”, ha dicho.

“La empresa (Madridec) me manda planos para montar barras con los empleados de mantenimiento”, ha explicado Morcillo, que ha recalcado que no bloqueaban las salidas de emergencia, como le acusa el fiscal. Una vez montadas tampoco notó “ninguna anomalía” en esas salidas.

Más tarde, en respuesta a su abogado, ha añadido que “Madridec y Delegación de Gobierno comprobaron las barras y estaban bien”.”Nunca me han dicho que estaban mal colocadas”, ha precisado.

El acusado ha asegurado que sus competencias eran “de hostelería” y que no tuvo conocimiento de nada relacionado con la venta de entradas ni el aforo. “En esas cosas no intervengo para nada”.

Ha dicho que montó “unas 14 o 17 o 18 barras” así como “unas 20 o 22 taquillas” pero que no recordaba cuántos camareros contrató, pese a que a su cargo tenía a todo el personal de barras, taquilla y ropero.

Al igual que Rojo, Morcillo ha dejado claro que la seguridad del evento la llevaba Seguriber tanto la interior como la exterior. De hecho, ha asegurado ver a vigilantes de esta compañía vestidos de uniforme en el interior, de cuya seguridad se encargaba Kontrol 34, la empresa contratada por Diviertt.

Morcillo ha reconocido que abrió la puerta del muelle Mónico porque tenía una cadena atada y es una salida de emergencia, aunque no escuchó a un responsable (Del Amo) ordenar la apertura del portón.

Respecto a la avalancha, ha subrayado que se enteró porque “dando vueltas al anillo” se acercó a la enfermería y vio a mucha gente. “Voy a abrir la puerta y veo gente tumbada en el suelo, me cierran la puerta y no vi nada más”, ha explicado.

RELACIONADO