Una falsa alarma seguida de una buena noticia en el salón del Teatro Real

Nada más sonar el 52.215, el cuarto premio dotado con 200.000 euros, una vendedora de lotería de la Puerta del Sol ha saltado de alegría al creer que le había tocado el premio, pero al final se ha quedado en una falsa alarma. Poco después, cuando las dos niñas de San Ildefonso han cantado el 43.221, un quinto premio de 60.000 euros, Juan José González ha exclamado: "¡Qué sí, que me ha tocado!"

lotera-500

Mónica creía que había repartido “mucho, mucho” por su barrio madrileño, Antón Martín, donde compró los décimos de un número parecido que ha revendido en la Puerta del Sol. “¡Qué agobio, qué agobio, pero si parezco la Pantoja!”, ha dicho cuando se ha visto acorralada por las cámaras. Tras comprobar el número, se ha llevado el disgusto porque “no le ha tocado”.

“¡Qué sí, que me ha tocado!” ha exclamado poco después Juan José González nada más que las dos niñas de San Ildefonso cantasen el 43.221, un quinto premio de 60.000 euros, pasadas las diez de la mañana.

Lleva veinte euros a este número al que está abonado desde hace cuarenta años, y lo ha sacado en la Administración número uno de Getafe (Madrid). “De momento pagaré lo que debo, pero lo voy a repartir con mis cuatro hijos”, ha dicho este palentino nada más saber que ha sido agraciado.

La noticia de este afortunado ha llegado poco después de que una vendedora de lotería creyera que le había tocado también un cuarto premio, pero al final ha sido una falsa alarma porque ha confundido las cifras.