Expectación ante el cara a cara de Sánchez y Rajoy con la incertidumbre de quién podrá gobernar

Las últimas encuestas publicadas antes de las elecciones generales certifican dos cosas: el fin del bipartidismo encarnado por el PP y el PSOE y la implantación del cuatripartito con la irrupción de los nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos. A partir de ahí, todo son incógnitas ya que los sondeos que hemos conocido este lunes confirmar la victoria de los populares y un posible segundo puesto para los socialistas pero reflejan un descenso del partido de Albert Rivera que conduce a que sus votos ya no sumen con los populares la mayoría suficiente para investir presidente a Mariano Rajoy o a otro candidato/a que coloque el partido en su lugar.

rajoy-sanchez-900Este es el panorama con el que van a debatir esta noche Rajoy y Pedro Sánchez. Es la última oportunidad para que los líderes de los dos grandes partidos hagan llegar sus mensajes al electorado. En el caso del presidente y líder del PP, se puede decir que su ausencia de los debates le había preservado hasta ahora del desgaste que sí ha sufrido el secretario general del PSOE, que no salió bien parado del debate a cuatro de Atresmedia de ha ce una semana. Sin embargo, Rajoy ha tropezado con otra piedra en el camino, el escándalo del cobro de comisiones a cambio de intermediar con empresas españolas interesadas en hacer negocios en el exterior por parte de Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna. De momento, se ha saldado con la dimisión del ya exembajador en la India, pero no cabe duda de que ese será uno de los temas con los que Sánchez tratará de atacar a su oponente.

De hecho, el secretario de Ciudadanía y Acción Política del PSOE, Patxi López, ha exigido hoy a Rajoy que en el debate de esta noche pida “perdón” por lo que “ha hecho sufrir” a los ciudadanos con los recortes y por la corrupción. López ha transmitido a Rajoy este mensaje durante un acto celebrado en la Casa de la Cultura de Móstoles (Madrid) en el que ha presentado las propuestas electorales en materia de consumo junto con la coordinadora del programa del PSOE, Meritxell Batet. “Cuando uno como Rajoy ha impuesto tanto sufrimiento en este país, esta noche tiene una buena oportunidad para pedir perdón a la ciudadanía a la que ha hecho sufrir y perdón por tanta corrupción como nos ha traído”, ha asegurado López.

Según el exlehendakari, Rajoy ha sido un presidente que “se ha escondido, que no ha dado nunca la cara y que cada vez que había un problema desaparecía”. López ha expresado su temor a que Rajoy “desaproveche la oportunidad que tiene para rendir cuentas y pedir perdón”.

El objetivo de Sánchez en el cara a cara será “no perder la oportunidad de demostrar que es la única alternativa para cambiar este gobierno de derechas y aglutinar todo el voto progresistas de este país en torno al PSOE”, según López. El candidato socialista también se marca como reto que Rajoy “tenga otro récord: el de ser el único Gobierno que ha durado una legislatura” en España. Con ironía, López ha apuntado que “el único miedo” de Sánchez esta noche es que Rajoy “no aparezca”, después de que el presidente del Gobierno se ausentara en los dos últimos debates televisados entre los principales candidatos.

Santamaría cree que Sánchez “lo tiene complicado”

En cambio, la vicepresidenta del Gobierno y candidata del PP al Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado que el candidato del PSOE lo tiene “complicado” porque esta noche se van a comparar dos modelos: el del que crea la crisis en España, refiriéndose a los socialistas, y el del que saca al país de ese estado, en referencia a los populares. En un acto de campaña celebrado en Alcorcón junto con la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, Sáenz de Santamaría ha dicho que “es difícil convencer a los españoles de que (los socialistas) son capaces de crear empleo cuando llevaron a tres millones de personas al paro, y explicar que puedes hacer crecer la economía y mantener el estado del bienestar cuando sumieron a España en una grave crisis que pagaron los pensionistas, funcionarios y los principales servicios públicos del país”. Durante su discurso, ha indicado que si el diccionario de la Real Academia Española (RAE) definiese ahora a los populares lo haría señalando que “es el partido que saca a España de las crisis en las que coloca el PSOE cuando gobierna”.

La vicepresidenta ha vuelto a referirse al candidato socialista como al “doctor no”, porque “lo quiere derogar todo”, y al candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, como el “doctor nada”, por posicionarse en el centro y realmente “ser el centro de ninguna parte”. Para el voto, la vicepresidenta ha asegurado que el PP tiene el “aval” de sus resultados mientras que “en cuanto al resto es una prueba de fe”, insistiendo en que el PP es un equipo, “que evitó el rescate”, que tienen un objetivo y un proyecto de país y un “liderazgo seguro y fuerte”, como el de Mariano Rajoy. “Hemos sabido empezar a sacar a España de la crisis, hemos sabido empezar a crear empleo, lo hicimos mejorando el estado de bienestar, y ahora estamos en condiciones de decirle a los españoles que con un Gobierno del PP de 2015 en adelante podemos hacer que tengamos 20 millones de personas trabajando en el año 2020″, ha apuntado.

De igual modo, ha afirmado que ahora toca devolver el esfuerzo hecho a los trabajadores, logrando bajar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), fomentar la contratación indefinida y seguir siendo un país unido. “Se trata de seguir creciendo haciendo reformas, eso lo hace el PP. Llamamos al voto a los que quieran que España siga siendo un país unido, que los españoles seamos iguales, y que la ley se cumpla. Por eso, nosotros no proponemos reformas constitucionales para agradar a los independentistas”, ha insistido.

Zapatero admite que Rajoy no es un rival fácil

Al expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero le parece que Pedro Sánchez defenderá su alternativa en el debate que celebra este lunes la Academia de la Televisión, aunque ha reconocido que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “no es un rival fácil”. En una entrevista en Antena 3, ha explicado que más allá de los mítines y los medios de comunicación, lo importante en todo proceso electoral es un discurso político que ofrezca una alternativa de país “sólida, creíble y que conecte con las expectativas de las ciudadanos”. “Se me ha venido a la memoria 1996, un célebre frase de Felipe González en la que dijo, después de haber perdido por muy poco, ‘nos ha faltado una semana y un debate’, pero en esta ocasión el PSOE tiene una semana por delante y tiene el debate esta noche”, ha añadido.

Así, de cara al debate ha dicho que tiene “confianza” en que a Sánchez le salga bien, puesto que considera que las dos veces que se ha enfrentado con Rajoy, el Debate del estado de la Nación y el de los Presupuestos Generales del Estado, “salió bien” el socialista. No obstante, ha resaltado que en estos debates hay que exponer claramente las ideas y las réplicas deben ser “incisivas” y ahí cree que el ‘popular’ suele ser “escurridizo”.

Y el vicesecretario de Sectorial del PP y número dos al Congreso por Álava, Javier Maroto, cree que en el debate electoral de esta noche se verá a “un Pedro Sánchez (PSOE) muy nervioso, amortizado”, frente a “un Mariano Rajoy (PP) que va a dar confianza”. En un acto electoral celebrado en Pamplona, Maroto ha señalado que “hoy tenemos un debate electoral muy importante”. “Vamos a ver a un Pedro Sánchez muy nervioso, amortizado, preocupado sólo de su futuro en vez de estar preocupado del futuro de los españoles, frente a un Mariano Rajoy que va a dar confianza, que va a hablar de propuestas serias y de confianza”. Según ha expuesto, “mientras tanto, Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos) estarán haciendo lo que mejor saben hacer, o sea, de tertulianos”.

Rivera e Iglesias, excluidos del debate, lo comentarán en directo

De hecho, los líderes de Ciudadanos y Podemos, que han quedado excluidos del debate de esta noche, lo seguirán y comentarán desde el plató de laSexta, que será una de las televisiones que ofrecerá el cara a cara que se celebrará en la Academia de Cine. Televisión Española, Antena 3 TV, laSexta, 13 TV, 24 Horas, Telemadrid, Canal Sur, Aragón Televisión, Canal Extremadura y Castilla-León Televisión, entre otras cadenas y medios, han solicitado la señal del debate a la Academia de Televisión. El presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, será quien moderará una cita de 110 minutos, que comenzará a las diez de la noche y en la que se abordarán cuatro bloques: Economía y Empleo, Estado del Bienestar, Reformas Institucionales y España en el Mundo.

Rajoy y Sánchez ultiman durante la jornada de hoy su preparación para este debate. El jefe del Ejecutivo lo hace con varios de sus colaboradores más cercanos, entre ellos la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; su jefe de Gabinete y responsable de la campaña del PP, Jorge Moragas; y la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro. Rajoy analiza la documentación que tiene o que ha pedido a los diversos ministerios sobre los diversos apartados del debate y fuentes del PP subrayan que, después de cuatro años al frente del Gobierno, conoce bien los temas. El presidente ha avanzado que su objetivo es que el cara a cara sea “sensato, equilibrado” y centrado en “el futuro”.

Tal y como ha venido subrayando desde hace semanas, cree que este debate es el relevante ante el 20D porque se enfrentan el candidato del partido en el Gobierno y el líder de la oposición y es mucho más ágil que otros con más protagonistas. De hecho, ha llegado a considerar que Sánchez no debió participar en el debate a cuatro en el que intervinieron, además, la vicepresidenta y los líderes de Ciudadanos y Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, respectivamente. Rajoy pretende poner de manifiesto todo lo positivo que ha supuesto la gestión de su Gobierno, incidiendo en la recuperación económica, y resaltar el valor que representa su experiencia frente a Sánchez u otros candidatos.

El secretario general del PSOE encara el debate como un examen final para tratar de remontar en las encuestas, aunque su equipo subraya que, pese a ser importante, no será decisivo en el resultado de las urnas. El candidato socialista centrará su estrategia en hacer que Rajoy “rinda cuentas por su gestión”, en especial, en lo referido al paro, los recortes y la desigualdad, y en exigirle explicaciones por los casos de corrupción que afectan al PP. “Vamos a decir las cosas claras y poner la verdad encima de la mesa”, señalan desde su entorno, que teme que Rajoy busque un debate bronco en el que “no pueda rodar el balón”.

Su equipo explica que “no necesita una preparación específica” respecto a los dos anteriores debates en los que ha participado en esta campaña porque “tiene los temas muy trabajados” después de muchos meses en contacto con la calle, de asambleas ciudadanas y de sesiones parlamentarias. Sánchez, en un mitin ayer en Valencia, ironizó al señalar que su único temor ante el debate de hoy es que Rajoy no acuda.

El líder del PSOE abrirá las intervenciones y Rajoy las cerrará, y a ambos se les harán varias preguntas desde las redacciones de algunos medios de comunicación. El plató en el que debatirán tiene forma semicircular y en el centro habrá una pequeña mesa en la que sólo estarán separados por 1,70 metros para dar sensación de cercanía entre los dos líderes.