Pekín declara la primera alerta roja de su historia por contaminación

La circulación se restringirá este martes a la mitad de los coches y se recomendará a las escuelas e institutos que no abran sus puertas

pekin1

China vive un episodio de contaminación que deja el caso de Madrid a años luz. Pekín ha emitido este lunes su primera alerta roja de la historia por este problema, la más grave de una escala de cuatro, según anunció este lunes la agencia oficial Xinhua. La Oficina Medioambiental de la capital china advirtió de que la alerta roja estará activa desde el martes a las 07.00 de la mañana hasta el jueves a las 12.00 del mediodía (ocho horas menos en España), cuando se espera que lluvias ayuden a disipar la contaminación.

La ciudad volvió a declarar el domingo la alerta naranja, la que antecede a la roja, poco después de que la metrópolis registrara los peores niveles de calidad del aire del año hace una semana.

El anuncio de este lunes incluye un amplio catálogo de medidas para reducir la polución y combatir sus efectos en la población, como la suspensión de la construcción al aire libre y la actividad de las industrias más contaminantes; la prohibición de circulación a vehículos pesados, la reducción de coches oficiales en las carreteras en un 30 por ciento, y que los vehículos privados sólo circulen en días alternos.

También se recomienda a escuelas e institutos que cierren durante los días de alerta, aunque no están obligados a ello.

Pekín puso en marcha un nuevo programa para medir y reducir los niveles de contaminación a finales de mayo, que reemplazó a uno lanzado en 2013.

El nuevo programa mantuvo los cuatro colores utilizados para indicar la gravedad de la contaminación, siendo el rojo el más grave y seguido por el naranja, el amarillo y el azul, pero varió los requisitos sobre cuándo emitir cada alerta.

Así, desde entonces la alerta naranja salta a partir de los 200 microgramos de concentración por metro cúbico de las llamadas partículas PM 2,5 -las más dañinas para la salud-, y la roja se activa cuando los niveles de polución se mantengan por encima de esa cifra durante al menos tres días.

Alrededor de las 18.00 hora local de este lunes la concentración de las llamadas partículas PM 2,5 estaba en torno a los 240 microgramos, muy por encima de la máxima que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 25 microgramos.

La nueva normativa indica que las alertas naranja y roja serán emitidas al menos 24 horas antes de que la contaminación alcance los picos máximos.

Primera alerta roja

Pekín nunca había activado la alerta roja desde que adaptó el sistema de cuatro colores en 2013, un año que comenzó con niveles inauditos de contaminación (alrededor de los 900 microgramos de partículas PM 2,5 por metro cúbico de aire, según los medidores, a comienzos de enero de ese año).

En 2014, la capital china emitió la alerta azul once veces, la amarilla cinco y la naranja dos, si bien otros sistemas de medición de la contaminación, como el de la Embajada de EEUU, suelen indicar mayores niveles de polución que las cifras oficiales que divulgan las autoridades locales.

El anuncio de la capital china coincide con el comienzo de las negociaciones políticas de los ministros de Medio Ambiente en la cumbre del clima de París (COP21) para tratar de alcanzar un acuerdo universal contra el calentamiento global antes del viernes.

Pekín ya decretó otra alerta naranja el pasado 30 de noviembre coincidiendo con el inicio de esa cumbre, el mismo día en que el presidente chino, Xi Jinping, destacaba en la capital francesa los proyectos de su país, el que más emisiones de efecto invernadero lanza a la atmósfera, para reducirlas.