Repudiado también por los trabajadores del diario

Ola de repulsa y condena en Argentina a un polémico editorial de ‘La Nación’

Periodistas, políticos, abogados y activistas de derechos humanos muestran su rechazo al texto del diario conservador en el que pide la liberación de los responsables de la dictadura militar

635839717749412690w

Un polémico editorial del diario La Nación que sugería el final de los juicios para los represores de la dictadura, solo un día después del triunfo del conservador Mauricio Macri, ha provocado un rechazo contundente y unánime en Argentina. Periodistas, políticos, abogados y activistas de derechos humanos han condenado el editorial de La Nación, repudiado también por los trabajadores del diario en una asamblea sin precedentes.

“No esperaron ni un día”, tituló este martes en su portada el periódico Página 12, muy crítico también en su interior con lo que considera un artículo de opinión “cavernícola”.

Según el diario oficialista el triunfo conservador en las elecciones presidenciales del domingo ha desatado “las esperanzas de los jurásicos”.

El editorial publicado este lunes bajo el título No más venganza en el diario conservador La Nación situaba como una cuestión social “a resolver” el “vergonzoso padecimiento de condenados, procesados e incluso de sospechosos de la comisión de delitos cometidos durante los años de la represión subversiva y que se hallan en cárceles a pesar de su ancianidad”.

Asimismo pedía el fin de la “persecución” contra los magistrados señalados por los organismos de derechos humanos por su actuación durante la dictadura.

La reacción de la propia redacción de La Nación no se hizo esperar y los trabajadores del diario convocaron una asamblea urgente para repudiar el editorial.

“Los trabajadores del diario La Nación les decimos sí a la democracia, a la continuidad de los juicios por delitos de lesa humanidad y le decimos no al olvido. Por memoria, verdad y justicia”, señala el comunicado aprobado en la asamblea y publicado hoy por el diario, junto a una fotografía de la reunión encabezada por carteles de “Nunca más” y “Yo repudio el editorial”.

“No hay venganza, hay memoria, verdad y justicia”, expresó hoy desde el Gobierno el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, durante su contacto diario con los medios.

“Me parece un espanto el editorial pero las respuestas alrededor de ello, desde su propia redacción (de La Nación) me parece que son saludables y muestran una Argentina que no quiere volver atrás”, añadió.

Políticos, como el ex jefe de Gabinete Jorge Capitanich, la diputada Victoria Donda, abogados, periodistas y activistas de Derechos Humanos se han sumado a la condena.

“Una vergüenza la editorial del diario La Nación. Felicito a sus redactores por denunciarla. #MemoriaVerdadYJusticia”, escribió en twitter el Premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez-Esquivel (1980).

“El que comete un delito tiene que pagarlo, y tiene que pagarlo con lo que les corresponda por ley. Si son cárceles permanentes no importa la edad”, dijo la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en declaraciones televisivas.

“Son personas muy peligrosas, que La Nación no lo pone, son personas mayores que no se arrepienten, no confiesan; además prometen volver a hacerlo si fuera necesario”, agregó.

La Nación tuvo que pedir este martes disculpas a la senadora Norma Morandini, que tras ser mencionada en el texto denunció que la postura del diario constituía una “burla”. “Milité en los 80 p/q (para que) vayan a presos quienes violaron los DDHH, así NO me gustó el editorial de la LN”, manifestó en su cuenta de twitter Martín Kanenguiser, periodista de la cabecera.

“La redacción de @LANACION en pleno contra el editorial del diario. ¡Día histórico para la prensa en Argentina!”, señaló por la misma vía Diego Batlle, que también firma en el diario.

Sin entrar en la polémica sobre el desafortunado editorial, Mauricio Macri, a preguntas de los periodistas en su primera rueda de prensa tras su victoria electoral, afirmó el lunes que, cuando asuma, el próximo 10 de diciembre, dará continuidad a los procesos judiciales por delitos de lesa humanidad que han sido una de las banderas de las políticas kirchneristas desde la asunción de Néstor Kirchner en 2003