Durante la huelga general del 14-N

La Fiscal pide 2 años de prisión a los dos mossos imputados por la lesión a Quintana

La mujer perdió un ojo como consencuencia del impacto de una pelota de goma disparada cuando "la situación era de tranquilidad"

quintana

La Fiscal pide dos años de prisión y cuatro de inhabilitación en el ejercicio de la profesión para el subinspector y el agente de los Mossos d’Esquadra imputados por las lesiones que sufrió Esther Quintana al recibir un pelotazo en la huelga general del 14-N de 2012, a consecuencia de las cuales perdió un ojo. En sus conclusiones provisionales, la Fiscal del caso imputa a los dos acusados, E.C.P. y LL.B.B., un delito de lesiones por imprudencia grave.

Considera la fiscalía que en el momento en el que se produjo el disparo que impactó en el ojo de Esther Quintana, “la situación era de tranquilidad” en la zona próxima a paseo de Gracia donde se produjeron los hechos y que el subinspector, “sin adoptar todas las medidas de precaución necesarias para evitar menoscabar la integridad física ajena, dio la orden verbal al escopetero de disparar pelotas de goma”.

Una de las pelotas de goma disparadas por el escopetero “impactó en el ojo izquierdo de Esther Quintana”, en el momento en que ésta giró su cabeza hacia atrás para comprobar si su acompañante la seguía, cuando cruzaba el paseo de Gracia, a la altura de la Gran Vía el día de la huelga general de 2012.

Los dos acusados, considera la fiscal, “infringieron las normas de cuidado incumpliendo totalmente las normas vigentes en ese momento sobre la actuación policial durante concentraciones y manifestaciones contenidas en el Protocolo de actuación policial” en este tipo de situaciones. Lo hicieron “a pesar de que no existía riesgo alguno para su persona, para el resto de los integrantes de la unidad, ni para terceros”, se añade en el escrito de fiscalía.

A causa del violento impacto de la pelota de goma en su ojo, Esther Quintana estuvo diez días hospitalizada y ha necesitado un total de 562 días para curar sus heridas. Actualmente, recuerda el escrito de la fiscal, Quintana continúa bajo control del servicio de Cirugía Maxilofacial y Oftalmología del Hospital Vall d’Hebron y está pendiente de ser operada de nuevo.

Para el juicio oral, la fiscal ha citado a declarar a los doctores del Hospital de Sant Pau, que atendieron en un primer momento a Quintana en el servicio de urgencias, así como a sus médicos del Hospital de la Vall d’Hebron que hacen el seguimiento de sus heridas y también a médicos forenses.

También ha solicitado que declaren médicos del Hospital Clínic de Barcelona sobre el efecto del traumatismo causado por pelotas de goma, y otros en medicina intensiva, además de las psicólogas del Hospital del Mar, donde Quintana sigue tratamiento.

Ha pedido también que sean citados judicialmente una quincena de mossos d’esquadra, para que declaren sobre los hechos y peritos especialistas del Servicio de Crimanlística de la Guardia Civil y de la policía autonómica.