El proceso catalán hacia la independencia

Rajoy y Sánchez coinciden en su defensa de la ley ante el órdago secesionista

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se han reunido este miércoles en el Palacio de la Moncloa y han acordado trabajar "coordinadamente" en defensa de la Constitución y de la unidad nacional ante la amenaza independentista de Cataluña. La cita se ha materializado antes de lo que se esperaba, después de que ambos dirigentes políticos cruzaran llamadas telefónicas el martes, inmediatamente después de que Junts pel Sí y la CUP presentaran su moción parlamentaria para iniciar la ruptura con España y el proceso hacia la ‘república’ independiente de Cataluña. La gravedad de la situación exige sin duda una acción coordinada de los partidos constitucionalistas, aunque la amenaza que han lanzado los grupos soberanistas del Parlament ha sido recibida, en un principio, con pullas y ataques recíprocos propios de la precampaña electoral en la que está inmerso el país.

rajoy-sanchez-900El primero que abrió la espita y utilizó en clave electoral el desafío más grave con el que se enfrenta el Estado español fue el presidente del Gobierno en su declaración presuntamente ‘institucional’ para valorar la propuesta de resolución de Junts pel Sí y la CUP. Mariano Rajoy no tuvo ningún reparo a la hora de proclamarse como el único líder capaz de frenar el desafío. “Mientras yo sea presidente del Gobierno -dijo- España seguirá siendo una nación de ciudadanos libres e iguales. La justicia prevalecerá sobre la sinrazón”.

El jefe del Ejecutivo también aseguró que utilizaría todos los mecanismos a su alcance para impedir que los independentistas alcancen su objetivo, pero ni en esa declaración ni en la entrevista concedida un día después a la Cadena SER ha concretado en qué consistirá esa respuesta. Solo ha dado alguna pista al mencionar la reciente reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional que permite al Gobierno, aunque esté en funciones, suspender a los funcionarios y altos cargos autonómicos que incumplan las resoluciones de dicho tribunal, sin descartar el recurso al artículo 155 de la Constitución que ampararía una suspensión de la autonomía. Pero, en las declaraciones a la SER, ha dejado claro que no le gustaría llegar a semejante extremo.

Inmediatamente, le llovieron los reproches de los principales partidos de la oposición y aspirantes a disputarle el cetro del Gobierno de la Nación en las elecciones del 20 de diciembre. Tanto el PSOE como Ciudadanos critican que el Ejecutivo del PP haya permitido, con su inactividad, que la situación se haya deteriorado hasta el punto de que ahora mismo no sea posible contemplar una salida distinta a la jurídica. Albert Rivera, que se ha confesado sorprendido por la llamada que recibió de Rajoy antes de comparecer en Moncloa para esa declaración institucional, ha lamentado que hasta la fecha el Gobierno de España no haya tenido “una estrategia” ni “capacidad de entender lo que estaba pasando” en Cataluña. Ahora, tal y como están las cosas, el líder de Ciudadanos aboga por agotar todos los recursos jurídicos contra la propuesta de Junts pel Sí y la CUP sobre la república catalana y cuestiona la aplicación del artículo 155 porque, según ha dicho, “se utiliza cuando fracasa la Constitución”. “El artículo 155 es el que tienen todas las Constituciones cuando fracasan. No creo que hoy estemos para plantear eso”, declaró en una entrevista en “Hora 25″ de la Cadena Ser, donde apostó por emplear todos los recursos legales contra el independentismo catalán antes de suspender la autonomía, como establece el citado artículo.

Pedro Sánchez, que este miércoles ha presentado la reforma constitucional que propone el PSOE con la mirada puesta, entre otras cosas, en la cuestión catalana, defiende que “solo con la ley no basta” y que un “problema de primera magnitud” como este “exige ya una respuesta política de envergadura semejante”. El secretario general del PSOE también ha recordado que los socialistas llevan cuatro años alertando de este problema y se ha referido al texto pactado por Junts pel Sí y la CUP como un hecho “gravísimo”, “irresponsable” y “antidemocrático”. Coincide con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en que se trata de una “provocación”, por lo que representa de “falta de respeto democrático”. La ‘baronesa’ andaluza, Susana Díaz, ha intentado una vez más tomar la delantera haciendo un llamamiento a Rajoy para que convocara a todos los partidos para consensuar una respuesta al “disparate” soberanista. Casi no había acabado de hacer su alegato cuando Sánchez se ha desplazado a Moncloa para almorzar con el presidente. En esa reunión, ambos han acordado trabajar “coordinadamente” en defensa de la Constitución y de la unidad nacional ante la amenaza independentista de Cataluña.

Tanto el Gobierno como el PSOE han informado de la entrevista en sendos comunicados idénticos de dos párrafos. En la reunión, según estos escritos, “han acordado trabajar coordinadamente en defensa de la Constitución, de la unidad nacional, de la soberanía nacional y de la igualdad de todos los españoles”. El jefe del Ejecutivo ya había avanzado a primera hora de la mañana su intención de reunirse con representantes de otras fuerzas políticas, como Sánchez y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Pero también había advertido de su intención de que esas reuniones tuvieran un carácter discreto porque su deseo era que los periodistas se enteraran de las mismas una vez que se hubieran producido.

Ahora toca que Rajoy se vea con Rivera. Quien, en principio, queda excluido de la ronda de contactos es el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que no se declara independentista pero que sí defiende el derecho a la autodeterminación y la celebración de un referéndum para que los catalanes decidan su futuro. El jefe del Ejecutivo ha asegurado en la SER que estos planteamientos no le producen ningún entusiasmo y su respuesta no ha estado exenta de cierta polémica. “¿Se va a reunir el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con los demás partidos para hablar sobre Cataluña?”, le han preguntado y él ha respondido: “Sí, me voy a reunir. Y yo ayer hablé con Pedro Sánchez, he hablado con el señor Rivera también. No tengo inconveniente en hablar con todos y lo haremos en los próximos días”. Inmediatamente después, la periodista Pepa Bueno ha querido saber si también hablaría con el líder de Podemos. “También, aunque claro, el planteamiento de Podemos está a favor de la autodeterminación y la liquidación de la soberanía nacional. Si cambian de opinión, con mucho gusto”, ha avisado Rajoy. Esta respuesta ha tenido la contrarréplica de Iglesias en Twitter con miles de retuits: “@marianorajoy en democracia de lo que se trata es de hablar con quien tiene una opinión distinta #RajoyEnLaSER”.

tuit-iglesias

Más tarde, durante la presentación del equipo de campaña de Podemos para las generales, el líder de Podemos ha ampliado su reacción: “Ahora dice que no puede llamar a alguien con quien no esté de acuerdo y que si los de Podemos pensaran como él si les llamaría. Mariano, la democracia consiste en que el diálogo tiene sentido establecerlo no tanto con quien pensara igual que tú sino con quien piensa diferente”. Iglesias ha aprovechado para publicitar algunas de la tesis en las que basa su campaña como la de que votar a opciones distintas a Podemos supone perpetuar el bipartidismo. En ese sentido, ha señalado que el hecho de que el presidente telefoneara a Pedro Sánchez y a Albert Rivera es “muy representativo de a quién considera Rajoy un adversario y a quien no”. “Señalaba una futura coalición y con quien le gustaría pactar”, ha apostillado. Iglesias ha aprovechado para bromear sobre el hecho de que no cuenten con Podemos. “Ya que no quieren hablar con nosotros, que bailen con nosotros. Yo me marco un baile con la presidenta encantado, y vamos a ver quien aguanta más”; ha señalado.

Sobre la postura adoptada por Rajoy ante la propuesta de resolución independentista, el candidato de Podemos a la Moncloa ha criticado que el presidente ha demostrado ser “un completo irresponsable”. “Se ha convertido en el jefe de campaña de Artur Mas, y Mas en el jefe de campaña de Rajoy. Es impropio de un presidente, de alguien que debería asumir la responsabilidad de Estado. No se puede entender que trate de obtener réditos electorales incendiando Cataluña”, ha asegurado. “Nadie es tan responsable de que crezca el independentismo en Cataluña como el señor Rajoy. Lecciones de unidad de España no nos la va a dar el señor Rajoy. Somos la mejor garantía de la unidad de España”, ha reafirmado, tras insistir en que uno de sus ejes de trabajo será garantizar en la Constitución el derecho a decidir.

 

RELACIONADO