El recibo de la luz ha subido en España el doble que en la UE desde el inicio de la crisis

Se ha encarecido un 52% desde 2008 por el aumento de los impuestos y costes vinculados a las políticas energéticas como el apoyo a las renovables o las ayudas al carbón

luz

Frente a las promesas del Gobierno, tanto de Zapatero como de Rajoy, lo cierto es que pagamos más por la luz en España desde el inicio de la crisis, concretamente un 52% más que en 2008. Este incremento duplica además al de la media de la UE en el mismo periodo y sitúa a España en cuarta posición en el ranking de los países europeos que más pagan por la luz, por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda. Estas son las conclusiones del informe Análisis de los precios de la electricidad en la Unión Europea y en Estados Unidos: una perspectiva española elaborado por el experto David Robinson, que trabaja para The Oxford Institute for Energy Studies.

Según este análisis, entre el segundo semestre de 2008 y el mismo periodo de 2014, el coste de la electricidad aumentó en 0,081 euros/kilovatio hora, el doble que los 0,042 euros/kwh de subida media en el resto de la UE. Una subida muy superior a la de otros países de nuestro entorno como Francia (46%), Alemania (35%), Reino Unido (26%) e Italia (5%). Debido a ello, España pasa del puesto 12 que ocupaba en 2008 al cuarto en la lista de países europeos con el recibo de la luz más elevado.

El coste a cierre del año pasado era de 0,21 euros/kwh para los hogares españoles, algo más de los 0,20 euros/kwh de media en la Unión Europea y el doble de los 0,10 euros/kwh que paga una vivienda de EEUU.

Este fuerte incremento del precio de la luz durante los años de la crisis económica en España está vinculado a costes ajenos al suministro eléctrico, lo que el informe engloba bajo la categoría ‘cuña gubernamental’ y que incluye impuestos, tasas y costes vinculados con políticas energéticas como el apoyo a las renovables, las ayudas al carbón o el coste de la deuda acumulada del sistema. Todo este conjunto de recargos ya suponen casi la mitad del recibo que pagan los hogares españoles, un 46%.

Curiosamente mientras el precio de la luz para los hogares españoles se ha disparado desde 2008 no lo ha hecho en la misma medida para las empresas: un 9% en el caso de las industrias de tamaño medio y un 7% para las grandes empresas. Aumentos que también se deben a esa cuña gubernamental, que supone un 28% del recibo. En cualquier caso, la industria española sigue por debajo de la media europea en cuanto a lo que paga por la luz aunque casi duplica a la industria estadounidense.

“El aumento de los precios de la luz ha incidido en el coste de la vida de los hogares españoles precisamente en una de las crisis más profundas y prolongadas que ha atravesado el país, y ha tenido igualmente un impacto negativo sobre la competitividad de las empresas”, señala el informe.

Entre sus recomendaciones para revertir esta situación, el estudio propone que una parte del coste de las ayudas públicas que se cargan en el recibo se financie a través de los Presupuestos Generales del Estado o a través de un impuesto sobre el carbono. Esta medida permitiría rebajar considerablemente el recibo de la luz a las familias aumentando su capacidad adquisitiva, la factura sería más transparente y las empresas más competitivas, sobre todo aquellas que emitan menos CO2.

También, recomienda reestructurar las tarifas y fomentar la innovación en tecnologías que reduzcan las emisiones de CO2.