La CE admite que se manipuló un texto de Juncker sobre la independencia

La Comisión Europea ha retirado la declaración en la que su presidente, Jean-Claude Juncker, advertía a Cataluña de que un Parlamento autonómico no puede declarar la independencia de una parte del territorio de un Estado miembro, al considerar que ese pronunciamiento corresponde al "error" de un funcionario. El Ejecutivo comunitario afirma que habrá una investigación para encontrar a los responsables del error.

juncker2

Los servicios de la Comisión han explicado que existen dos versiones de la declaración, una en español y otra en inglés, y que la única que puede atribuirse a Juncker es la escrita en inglés, en la que no aparecen estas palabras y se limita a decir que no le corresponde expresar su opinión sobre cuestiones “de organización interna”.

Las palabras de Juncker se difundieron en español el martes a través de una respuesta escrita al eurodiputado del PP Santiago Fisas, y en ella el jefe del Ejecutivo comunitario señaló que “la determinación del territorio de un Estado miembro está únicamente establecida por el Derecho constitucional”. Este miércoles, el Parlamento Europeo publicó en su página web las versiones en español y en inglés de la respuesta, pero horas después fueron retiradas ambas al constatar que no se correspondían.

La respuesta en inglés, “la única acordada por el presidente Juncker”, según su equipo, se limita a señalar que “no le corresponde a la Comisión manifestar su opinión sobre cuestiones de organización interna relacionadas con las disposiciones constitucionales de un Estado miembro en particular”. Y remite al eurodiputado a respuestas anteriores de Bruselas, institución que no ha variado su posición desde 2004, cuando el entonces jefe del Ejecutivo, el italiano Romano Prodi, sostuvo que un territorio independizado de un Estado miembro quedaría fuera de la UE.

Fuentes comunitarias han evitado dar detalles sobre el origen del “error”, que atribuyen a un fallo en el “trabajo interno” de un funcionario y recalcan que “la respuesta a la pregunta se da en inglés” al Parlamento europeo, aunque asumen que el texto español salió también desde la Comisión.