La estrategia de Ana Rosa Quintana para mantener el reinado matinal

La periodista pasará 24 horas con Rajoy

anarosa

Empezar en alto la temporada. Ese es el objetivo de Ana Rosa Quintana en cada arranque del curso.

La historia se repite: si el año pasado realizó un especial desde Gaza, Quintana ha decidido empezar esta etapa con los diferentes líderes políticos que concurren a las elecciones. Pero no era suficiente una entrevista en plató, la vuelta de tuerca consiste en que convivirá con ellos 24 horas.

El otoño estará marcado por el vaivén electoral y Ana Rosa ha logrado apuntarse este tanto de ser, durante un día, la sombra de Mariano Rajoy. Incluso consiguiendo el más difícil todavía: olvidar al presidente esa cierta fobia que transmite a hora de (no) responder preguntas.

También participarán en esta cohabitación con Ana Rosa Quintana los líderes Pedro Sánchez, Albert Rivera o Pablo Iglesias, con el que saldrá a correr.

Menos dormir, Ana Rosa Quintana vivir un día completo junto a los máximos representantes políticos que concurren a las próximas elecciones.

Porque Quintana sabe la importancia del marketing para seguir manteniendo un holgado liderazgo en audiencias. Porque, sin golpe de efecto, sus regresos ya no transmiten la misma repercusión después de 10 años de emisión ininterrumpida de su formato.

Y es que en los programas matinales el periodismo es importante, pero no es lo único importante. Para ganar la batalla de las audiencias, además, Quintana necesita dar imagen de profesional influyente.

Y con estas entrevistas, en formato docushow (que tan poco tienen que ver con el concepto de su magazine en directo) consigue su objetivo: el arte de saber venderse, de regresar marcando la agenda a los demás. O, al menos, intentarlo.