Duran a González: ‘Lo que hace falta es una masa crítica con unos y otros’

El líder de Unió critica al expresidente por la "sobrante alusión" que hizo en su carta "a la aventura alemana o italiana de los años treinta del siglo pasado" y que ha herido a los catalanes

duran-5001.jpg

El líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, afirma este miércoles en un artículo que la independencia catalana es “negativa para todos” y que si el expresidente del Gobierno, Felipe González, no cree en la ruptura de España, él tampoco cree que “Cataluña se rompa”, pero le preocupa “el desgarro en una y otra”.

Con el artículo ‘A Felipe González… y a los españoles’ el presidente del comité de gobierno de Unió responde en el diario ‘El País’ a la carta que Felipe González insertó el domingo pasado en este mismo periódico, donde llamaba a los catalanes a que “no se dejen arrastrar a una aventura ilegal e irresponsable que pone en peligro la convivencia” entre sí y con los demás españoles.

Durán critica a Felipe González por la “sobrante alusión” que hizo en su carta “a la aventura alemana o italiana de los años treinta del siglo pasado” que, según el líder de Unió, “hiere innecesariamente sentimientos de muchos, incluidos los míos”, a la vez que recuerda el valor que las opiniones del expresidente del Gobierno español tienen en buena parte del mundo.

Según el líder de Unió, lo que conviene es “una masa crítica que orille a la insignificancia a quienes desde España hacen irresponsablemente votos para que los catalanes se vayan de una vez y a quienes, desde Cataluña, desprecian al resto”.

La independencia de Cataluña es, para Durán i Lleida, “mala para todos”, para esa comunidad, para España y para la Unión Europea y afirma que también fue “mala” para todo el país la “voladura del catalanismo moderado que representaba CiU” y que por eso, “algunos contra viento y marea, intentamos reducir al máximo posible el alcance de la orfandad”.

Advierte además de que una “declaración unilateral” independentista tendrá “efectos económicos y sociales para todos” y considera que el diálogo, al que Felipe González llama en su carta “entendimiento”, es el único camino de “llegar a reformas pactadas que garanticen los hechos diferenciales”.

“Diálogo, pacto y transacción”, son las premisas que Durán considera más necesarias que nunca para llegar al entendimiento con Cataluña y opina que si fue posible entenderse tras la muerte de Franco, ahora no debería existir una peor “posición de salida”.

El primer Estatuto Catalán y la Constitución de 1978, escribe Durán, han hecho que Cataluña haya vivido “los años de mayor progreso económico, social y de autogobierno desde su milenaria existencia”, pero después los “errores de unos y de otros” hicieron que la situación “mutara”.

Las causas, dice, fueron el nuevo Estatuto catalán, que no se hizo “bien”, o el “cúmulo de errores que concluyó con la sentencia del Tribunal Constitucional” que, asegura Durán, “la mayoría no ha leído pero ha sido esgrimida como la prueba del algodón de la exclusión y ruptura del marco constitucional”.

El líder de Unió afirma que no puede “permanecer insensible” ante los “elogios” que ha recibido el artículo de González “de quienes practican el inmovilismo que él denuncia y acuden a los tribunales presentando recursos ignorando que la política no se hace a golpe de sentencias o interlocutorias”.

Se declara también “orgulloso” de haber contribuido al progreso de Cataluña y confiesa que si antes nunca fue independentista, ahora es “más consciente de las interdependencias a las que Cataluña debe adaptarse desde las interconexiones que impone la globalización”.