La Guardia Civil halló papeles ocultos y documentos triturados en CDC que confirman el cobro del 3%

Diez años después de que Pasqual Maragall le reprochara a Artur Mas que el ‘problema” de su partido, Convergència Democrática de Catalunya, se llemaba el 3%, las investigaciones en torno al caso han podido concluir que el partido nacionalista cobró 2,2 millones de euros de la fundaciónCatDem entre los años 2008 y 2011 por trabajos sin justificar.

convergencia-500

Es lo que asegura el diario ‘El País’, que atribuye a la fundación el papel de tapaderra cobrar ese 3% de las adjudicaciones de obras públicas a Teyco, la constructora que está en el epicentro de la trama corrupta. La forma de operar de la trama sería triangular: a través de las adjudicaciones de contratos a Teyco por parte de ayuntamientos gobernados por CDC, la empresa abonaría las comisiones en forma de donaciones aparentemente legales a CatDem, y esta pagaría a Convergència mediante contratos de servicios que el partido supuestamente prestaría a su fundación.

En los registros llevados a cabo el pasado viernes, la Guardia Civil habría localizado “un documento contable de alto interés policial para el caso” oculto tras la caja fuerte del despacho de Andreu Viloca, el administrador de Convergència y de CatDem. Es lo que afirma también este domingo ‘La Vanguardia’, que describe los documentos contenidos en la carpeta como “muy esclarecedores” para la instrucción del caso de presunto cobro de comisiones por el partido de Artur Mas a cambio de la concesión de obra pública.

Este diario también parte de la tesis de que el cobro de comisiones a cambio de contratos públicos con ayuntamientos controlados por Convergència se hacía a través de la fundación de CDC. Por ello, el viernes se acudió en primera instancia a la sede de CatDem. Sin embargo, allí se comprobó que Viloca tenía su despacho en la sede central del partido por lo que hubo que improvisar una ampliación de la orden judicial para entrar en la sede de Convergència.

Además de la documentación contable hallada en la carpeta, parece ser que también se encontraron papeles relativos al caso en la trituradora de papel del despacho de Viloca. Las tiras de papel recuperadas habrían revelado tras un análisis inicial que se referían a la constructora Teyco, la empresa propiedad de la familia Sumarroca, vinculada a Convergència Democràtica desde sus inicios y muy especialmente unida al clan Pujol. Fuentes de Convergència Democràtica de Catalunya han asegurado a ‘La Vanguardia’ que no se trituró más que una tarjeta de la empresa Teyco. La propia empresa negó “tajantemente” el mismo día de los registros que sus donaciones a CatDem o a fundaciones vinculadas a otros partidos políticos “hayan tenido un fin ilícito relacionado con el tráfico de influencias”.

La investigación del llamado caso Petrum que ha destapado nuevas evidencias sobre el cobro de comisiones ilegales por parte de Convergència partió de la denuncia de una concejal de ERC en el municipio de Torredembarra, Montse Gassull, presentada ante la Fiscalía en 2012. Concretamente, se denunciaron supuestas irregularidades del alcalde, Daniel Masagué, de CiU. Es por ello que es un juzgado del Vendrell el que lleva el caso. Su titular es Joan Bosch. La mayoría de las adjudicaciones investigadas corresponden al año 2009, cuando empiezan las donaciones sospechosas de Teyco, que se prolongan hasta el marzo del 2014. Teyco ha construido en Torredembarra el aparcamiento de Filadors y también el Teatro Auditorio, situado justo delante del restaurante Tropik, propiedad de otro de los imputados en el mismo caso, el empresario de Torredembarra Blas Niubó.

El alcalde y seis ediles de Torredembarra están imputados por un presunto delito contra la administración pública, el mismo por el que en julio de 2014, el juez imputó al consejero delegado de la constructora Teyco, Jordi Sumarroca. Un año después, el pasado mes de julio, Sumarroca fue detenido y precisamente han sido documentos hallados entonces en la caja fuerte de una empresa de la familia los que han desencadenado la operación del viernes 28 de agosto. El patriarca de la familia y cofundador de CDC junto con Jordi Pujol es Carles Sumarroca Coixet. También él y su hijo Carles Sumarroca Claverol están imputados por la Audiencia Nacional en el caso donde se investiga la fortuna de Jordi Pujol Ferrusola, a quien habrían pagado pingües comisiones a cambio de su mediación para obtener adjudicaciones públicas.

RELACIONADO