El mosquito tigre, en la lista de las cien peores especies invasivas del mundo

Este especie puede transmitir el virus chikungunya y el dengue y reduce la calidad de vida de las personas por las consecuencias de sus picaduras

mosquitotigre

El mosquito tigre, especie del sureste asiático, está ahora mismo en la lista de las cien peores especies invasivas del mundo, sobre todo, por sus efectos en la especie humana a la que puede transmitir el virus chikungunya y el dengue y la reducción en la calidad de vida de las personas por las consecuencias de sus picaduras, según ha manifestado la investigadora del CSIC y coordinadora del proyecto de participación ciudadana Atrapaeltigre.com, Aitana Oltra.

La investigadora ha explicado que “se cree que el mosquito tigre no se mueve más de unos 500 metros de radio durante toda su vida, por lo que su llegada a España se atribuye al transporte de mercancías, como por ejemplo la planta del bambú, ya que puede criar en recipientes muy pequeños que acumulen agua, y a los vehículos”.

También ha señalado que “una de las medidas de control más importante” es informar a la población porque la manera más eficiente es que “la gente entienda que si tiene agua acumulada en casa en un recipiente pequeño durante seis días puede estar criando mosquito tigre ahí“. Por eso, ha indicado que se están haciendo campañas de información y concienciación para que cuando llueva en verano, los ciudadanos no acumulen agua en sus casas y cambien hábitos como el regar de formar abundante a utilizar menos cantidad de agua.

En este sentido, ha subrayado que el objetivo de la plataforma de participación ciudadana Atrapaeltigre.com, coordinada por el CSIC y el CREAF, es que la gente, a través de su participación en este proyecto, entienda todo lo que puede hacer en sus casas para que este mosquito no crie. Además, ha hecho referencia al control realizado por las administraciones en la vía pública en intención de controlar esta especie.

De este modo, desde el año pasado, la plataforma ha buscado la participación de todos los ciudadanos de España en el seguimiento y el estudio del mosquito tigre.

Además, ha hecho alusión a la aplicación de teléfono móvil llamada ‘Tigatrapp’, a través de la cual la gente envía fotos de posibles mosquitos tigre y lugares de cría. “Es muy importante para controlar esta especie saber donde está criando porque no siempre es un insecto volador, sino que pone huevos que eclosionan cuando se cubren de agua y, para controlarlo, es mucho más eficiente estar pendiente de los huevos que pone (una hembra puede llegar a poner centenares de huevos) que controlar un insecto adulto”, ha añadido.

También ha destacado un mapa web del país que muestra los datos recogidos en los años 2014 y 2015, con unos 3.000 registros y ha señalado que detrás del proyecto hay una serie de expertos entomólogos que validan las fotos.

Seguimiento de la especie

Asimismo, esos datos se utilizan para un programa nacional de seguimiento de mosquitos invasores invasores en España, por lo que, a juicio de la investigadora, intentan combinar el conocimiento científico y tradicional con lo que la ciudadanía dice, ya que un grupo de científicos no puede llegar a todos los rincones de España. Así, ha sostenido que, a largo plazo, la idea es “hacer ciencia con la combinación de estos datos que se recogen, por lo que, es muy interesante esta participación ciudadana”.

Oltra ha señalado que gracias a alertas ciudadanas se descubrió, por primera vez, el mosquito tigre en Andalucía el año pasado; y ha indicado que, hasta ahora, se conoce la presencia de esta especie en Cataluña, en la Comunidad de las islas Baleares, en la Comunidad Valenciana, en la región de Murcia, en Andalucía y en el País Vasco.

Este año, además, están combinando la información ciudadana con agencias de control de la Administración, de tal forma que, por ejemplo, el ayuntamiento de Barcelona está participando en el proyecto y utilizando los datos facilitados por los ciudadanos para ir a inspeccionar los sitios.

Asimismo, la investigadora ha citado la labor desarrollada por el servio de control de mosquitos del Baix Llobregat y los Mossos de Escuadra con los controles rutinarios que están realizando en algunos puntos de carretera, siempre que la persona lo permita, en los que se están aspirando los coches, con unos aspiradores entomológicos, para ver si llevan o no el mosquito tigre dentro. Esto permite hacer un cálculo de la proporción de coches que en verano pueden estar transportando este insecto y ver la magnitud de la dispersión del mismo, según ha indicado Oltra.

Sobre la enfermedad de chikungunya, ha indicado que “lo que pasó en Gandía es que se detectó el primer caso de transmisión autóctona, lo que significa que alguien viajó a un país donde existe este virus y se contagió, de forma que cuando volvió a España, a través de un vector como es el mosquito tigre, otra persona cogió el virus”.

Oltra ha destacado que para controlar esta enfermedad hay que minimizar las poblaciones de mosquito tigre que son el motor de las mismas.