Montoro a Pedro Sánchez: ‘Es usted la amenaza para la recuperación económica’

El debate de los Presupuestos Generales para 2016 ha servido, un año más, para confrontar dos formas de combatir la crisis o, mejor dicho, la receta de la austeridad que ha aplicado el Gobierno del PP con su correspondiente coste social, reiteradamente denunciado por el PSOE pero sin aportar una alternativa que garantice el cumplimiento de los objetivos de estabilidad que exige la recuperación. Esa ha sido la esencia del cuerpo a cuerpo entre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que no ha conseguido que Mariano Rajoy asumiera la defensa de las cuentas del Estado. En su lugar, Montoro ha ejecutado a la perfección la partitura favorita del presidente en los grandes debates parlamentarios, la de tratar con desprecio a su oponente.

sanchez-montoro-900Sánchez ha acusado a Rajoy de ser “el peligro” para la recuperación económica por medidas como la reforma laboral, por su “modelo de abaratar costes”, por su “falta de visión ante los retos mundiales”, por su pasividad ante la necesidad de modernizar el sistema productivo, por sus “recortes al Estado del Bienestar” y por sus “subidas masivas de impuestos”. “Usted es un peligro para la economía porque ha llevado a España a una grave degradación institucional con su partido corroído por la corrupción sin que nadie asuma responsabilidades”, ha añadido el dirigente socialista. “Usted ha sido el hombre de la troika en España y, una vez cumplido ese mandato, el drama es que usted ya no sabe qué hacer con la economía”, ha añadido.

“Si usted (Rajoy) está tranquilo con la situación de la Seguridad Social, usted es un irresponsable”, ha afirmado Sánchez, quien se ha dirigido en todo momento al presidente del Gobierno aunque ha sido Montoro quien le ha dado la réplica, y ha añadido que el Ejecutivo del PP será el primero con el que haya déficit de la Seguridad Social en todos los años de la legislatura. En definitiva, el líder socialista ha lanzado una retahíla de críticas, que ha sazonado con referencias a otros asuntos que nada tienen que ver con los Presupuestos, como cuando ha pedido a Rajoy “que sea valiente” y que publique la lista de amnistiados fiscales o cuando le ha reprochado que perdiera “toda la autoridad moral” cuando pidió que fuera fuerte a Luis Bárcenas a través de un SMS.

El ministro de Hacienda ha aprovechado para acusar a Sánchez de repetir siempre “las mismas mandangas”, de ser “un conjunto vacío” en términos políticos y de no tener argumentos reales porque no le interesan los contenidos ni los debates concretos. La arremetida, que no ha sido la única protagonizada por Montoro, ha recordado a la frase con la que Rajoy despachó al secretario general del PSOE en febrero en el Debate del Estado de la Nación y que tantas críticas provocó por su estilo arrogante y despectivo: “No vuelva aquí a hacer ni a decir nada. Ha sido patético”. “Pero, ¿de qué habla? Si no sabe de lo que está hablando”, ha llegado a decir el titular de Hacienda en otro momento del debate, además de dejar bien patente su desprecio hacia su oponente llamándole “sr. González Sánchez”, puntualizando inmediatamente después: “Perdón, es que se me acumulan los apellidos”.

Los ‘siete ejes de renovación del país’ del PSOE

Montoro ha acogido con recochineo las siete grandes propuestas para “renovar y regenerar” el país con las que Sánchez ha cerrado su primera intervención y que serán las líneas maestras del programa electoral del PSOE de cara a las generales. Se trata de reformas en reformas en educación, fiscalidad, empleo, cohesión social, igualdad, pensiones y competitividad.

En primer lugar, Sánchez ha anunciado que renovará “nuestro marco educativo dejando atrás la LOMCE, comprometiendo una inversión en dos legislaturas que llegue al 7% del PIB, para que haya más becas, menores tasas universitarias, más estudiantes en Formación Profesional, condiciones laborales dignas para los maestros y más apoyo a los colegios rurales y a la red de bibliotecas”. Además, bajará el IVA cultural al 5%.

En fiscalidad, ha abogado por “una renovación del marco fiscal y tributario (para que pague más quien más tiene) incluyendo la prohibición de hacer nuevas amnistías fiscales”. En empleo, ha propuesto “renovar el acuerdo sobre el empleo que ayude a reducir nuestras insoportables tasas de paro a un ritmo superior al previsto por este gobierno” y se ha comprometido a impulsar un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Ha planteado, además, un pacto de políticas sociales que derogue el decreto de exclusión sanitaria de los sin papeles y que establezca una renta mínima para 740.000 hogares sin ingresos. Ha propuesto un pacto contra la violencia de género, ha apostado por la renovación de un pacto entre generaciones recuperando el Pacto de Toledo y ha dicho que quiere renovar la confianza entre la ciudadanía y sus instituciones. Para ello, quiere abrir las puertas del Parlamento a la participación ciudadana, mejorando la calidad de nuestras instituciones.

Montoro ha tachado todas estas propuestas de ‘vaguedades’: “O ¿no es una vaguedad decir a estas alturas que va a mejorar la competitividad en España? ¿Es que no tiene nada que ver la mejora de la competitividad con la reforma laboral?” El titular de Hacienda ha afeado de esta manera al líder socialista su intención de desmontar muchas de las reformas que ha puesto en marcha el PP si llega a la Moncloa y le ha preguntado cómo piensa llevar a cabo su programa cumpliendo al mismo tiempo los objetivos de déficit y estabilidad presupuestaria que son fundamentales para la recuperación económica.

Al ministro de Hacienda, como a Rajoy, le molesta especialmente la falta de reconocimiento de la recuperación económica que exhiben los dirigentes socialistas. Por lo que se refiere a Sánchez, cree que “no le viene bien políticamente” y que va “de nuevo por la vida”. Ha criticado su falta de implicación y le ha recordado que España está en el euro para cumplir con los criterios de estabilidad económica, lo que “hace posible Europa y los europeos se exigen”. La actitud del líder socialista, según el ministro, se resume en la conocida frase de Groucho Marx, -”estos son mis principios y si no le gustan traigo otros”- . Ha dicho que a Sánchez los números le chirrían porque van contra su discurso de que el Gobierno hace política para el 10 % de población.

Los pactos con Podemos y el liderazgo de Sánchez

A propósito de esos ejes de actuación del PSOE y en el mismo tono despectivo que ha empleado en todo momento para dirigirse a Sánchez, el ministro ha introducido otro asunto que sin duda será uno de los mantras del PP ante las elecciones: los pactos suscritos tras el 24-M por socialistas y plataformas impulsadas por Podemos. “¿Por qué está liderando el PSOE? -se ha preguntado Montoro-. Por una razón, porque tras perder las elecciones de mayo se ha revestido de apoyo, de pactos con la izquierda radical, con Podemos, para tratar de presentarse aquí en la tribuna como un líder con posibilidades de alternancia”. Y eso es lo que, según el titular de Hacienda, resta credibilidad a los planes del PSOE para la próxima legislatura, pues cree que dependerán de “sus socios potenciales”, a los que ha facilitado el acceso al poder municipal. “¿O serán esos socios que en Cataluña sin rubor marcan el independentismo como bandera y que su partido apoya en las alcaldías? O a lo mejor hablamos de otros socios en el gobierno de Navarra frente a los que su partido se abstiene”, ha añadido, en alusión a pactos del PSC en Cataluña o la llegada de Geroa Bai y de Bildu al Ayuntamiento de Pamplona y al Gobierno foral.

En otro momento del debate, Montoro ha insistido en pedir cuentas por sus pactos poselectorales, advirtiendo al PSOE de que “no valen todas las alianzas” y que no se puede pactar con “quienes quieren romper España”. “Explíquelo y déjese de palabras vacías y expresiones superfluas”, ha espetado. Y ha acabado como empezó, poniendo en duda la continuidad de Pedro Sánchez al frente del PSOE: “No creo que tenga mucho más tiempo tras las generales para subir esta tribuna. No subirá como presidente y con toda seguridad no será el líder de la oposición que debata con el siguiente ministro de Hacienda los Presupuestos Generales”, ha concluido.

Fuera, en los pasillos del Congreso, el presidente del Gobierno también ha opinado sobre la intervención de Sánchez y su talla política. En línea con Montoro, Rajoy ha sostenido que el PSOE “merecía un poquito más de nivel” en un debate de estas características. Ha mantenido que es “verdaderamente sorprendente” que el líder del PSOE no lo demostrara a tenor de la “trayectoria” que tiene un partido como el PSOE que ha gobernado España en varias legislaturas. “Lo siento mucho, pero creo que más nivel y más conocimientos se deben acreditar en un debate de presupuestos”, ha afirmado el jefe del Ejecutivo.

 

RELACIONADO