El Banco de España insta a las entidades a no cobrar por usar sus cajeros

El organismo advierte a CaixaBank, BBVA y Santander de que "constituye un único servicio de pago" por el que no se puede pagar dos veces

cajero

El Banco de España ha instado al sector financiero “a que adopte las medidas necesarias” para garantizar que, en cada operación de retirada de dinero de los cajeros, solo se procede al cobro de una comisión.

El Banco de España ha hecho esta consideración en un comunicado después de que CaixaBank decidiera hace unos meses aplicar una comisión de dos euros a los no clientes por sacar dinero de sus cajeros, una operación que iban a poner en marcha otras entidades como BBVA o Santander después de verano.

“La retirada de efectivo en un cajero automático constituye un único servicio de pago, con independencia de que se realice en un cajero propiedad de la entidad emisora de la tarjeta bancaria, o de otra entidad”, según ha explicado el organismo.

Así, ese servicio solo puede originar el cobro de una comisión, ya sea por la entidad dueña de la tarjeta o por aquella que sea propietaria del cajero, ha concluido.

A fin de comunicar este criterio, el Banco de España ha acordado remitir sendos escritos a la Asociación Española de Banca (AEB), la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC), la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) y la Asociación Española de Entidades de Pago (ANAED), como asociaciones representativas de las entidades supervisadas que desarrollan actividad de servicios de pago, instando a las entidades intervinientes en esta operativa “a que adopten las medidas necesarias para garantizar que, en cada operación, se procede al cobro de la comisión solo por una de ellas”.

La insitución adopta esta decisión un día después de que la asociación de consumidores Facua le remitiera una denuncia en la que le pedía que actuara sin más dilación ante la doble comisión por sacar dinero en cajeros y aplique sanciones económicas por esta ilegalidad.

Hasta ahora, eran las propias entidades emisoras de las tarjetas las que imponían este tipo de comisiones a los usuarios -de entre 0,65 y 1,50 euros- por sacar dinero en cajeros automáticos ajenos al propio banco; de la cantidad que cobraban diferían una pequeña parte a la entidad desde la cual se realizaba la retirada de efectivo.

Facua advertía de que si la doble comisión se mantiene, los usuarios estarán pagando dos veces por el mismo servicio, el de la provisión de efectivo.

La puesta en marcha de esta medida bancaria ha sido muy criticada por las organizaciones de consumidores. Llegaron a denunciarlo incluso ante la Comisión Europea, que pidió información a CaixaBank para analizar si era compatible con el reglamento comunitario de 2009 relativo a los pagos transfronterizos en la Unión Europea (UE).

RELACIONADO