El salario bruto descendió un 0,2% en 2014, hasta los 22.605 euros

El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por trabajador ascendió a 30.489,8 euros, un 0,6% menos que en 2013

salario_minimo_0.jpg

El salario bruto anual se situó en 22.605,79 euros en 2014, cifra un 0,2% inferior a la de 2013, según la Encuesta Anual de Coste Laboral elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El coste neto que tuvieron que pagar las empresas por cada trabajador ascendió a 30.489,8 euros en 2014, un 0,6% menos que en el año precedente.

Si se tienen en cuenta las subvenciones y deducciones públicas, que ascendieron a 163,19 euros, el coste bruto por trabajador alcanzó los 30.653 euros el año pasado, con un descenso anual del 0,6% respecto al ejercicio 2013.

El 73,7% del coste bruto lo constituyeron sueldos y salarios, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social, que ascendieron a 7.005,3 euros por trabajador, representaron el 22,8% del total. De este modo, salarios y cotizaciones supusieron el 96,6% del coste bruto.

Además de estas partidas, 380,7 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social, etc.); 234,6 euros a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, ropa de trabajo, transporte, etc.); 326,6 euros a indemnizaciones por despido, y 99,88 euros a formación profesional.

De todos los centros de trabajo consultados por el INE para la realización de esta encuesta, el 94,5% de ellos, representativos del 87,8% de los trabajadores, regulaban en 2014 sus condiciones laborales mediante convenio colectivo, la mayoría (el 68%) de ámbito inferior al estatal (sectorial, autonómico, provincial, etc.).

Del total de trabajadores, el 6% vieron modificadas sus condiciones laborales respecto a las establecidas en convenio y buena parte de ellos sólo el régimen salarial.

Según Estadística, el coste laboral neto más alto se registró en 2014 en los centros regulados por convenio de empresa, con 36.821 euros anuales, seguidos de los no regulados por convenio (36.333 euros), de los que tienen convenios estatales (30.567 euros), y de los que cuentan con un convenio de ámbito inferior al estatal (25.238 euros).

Industria, el sector con mayores costes

Por sectores, la industria registró el mayor coste neto por trabajador en 2014, con 36.865,4 euros, lo que supone un incremento interanual del 0,9%, el más elevado de todos los sectores. Los costes no salariales de la industria descendieron el año pasado un 0,7%, mientras que los salarios aumentaron un 1,5%, hasta los 27.036 euros.

El sector de la construcción experimentó un retroceso del coste neto del 0,4% debido a la caída en un 3% de los costes no salariales, ya que los sueldos en este sector crecieron un 0,7% respecto a 2013 y se situaron en 22.755 euros anuales.

Por su parte, el sector servicios experimentó un descenso del coste neto por profesional del 0,9%. Ello se explica tanto por el recorte de los salarios del sector en un 0,6%, hasta los 21.757 euros, como por el retroceso en un 1,8% de los costes no salariales.

El organismo estadístico observa diferencias “notables” en los costes laborales por trabajador de las distintas actividades, con registros que oscilan entre los 18.500 euros anuales brutos de los trabajadores de la hostelería, hasta los más de 79.676 euros por trabajador en las secciones de suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado.

De hecho, las actividades de energía, pero también las de finanzas, destacaron por ser las que mayores sueldos y salarios pagaron a sus trabajadores, las que asumieron un mayor coste en beneficios sociales para sus empleados y las que afrontaron un mayor coste en indemnizaciones por despido.

Las actividades financieras y la construcción, por su parte, presentaron los mayores gastos derivados del trabajo, y la construcción fue asimismo el sector con mayor peso de las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social sobre el coste total.

El suministro de energía eléctrica y las industrias extractivas son las actividades que más invierten en formación, mientras que hostelería y actividades artísticas son las que menos gastan en esta materia.

En 2014, las empresas de mayor tamaño (200 y más empleados) pagaron mayores sueldos por trabajador que las empresas pequeñas (menos de 50 empleados) y medianas (de 50 a 199 asalariados). En concreto, las grandes empresas abonaron en sueldos y salarios un total de 28.154,9 euros anuales por trabajador, frente a los 18.312,4 euros de las pequeñas y a los 24.249,5 euros de las medianas.

Los mayores costes, en Madrid y País Vasco

Por comunidades autónomas, el mayor coste neto por trabajador siguió registrándose en Madrid (36.300,4 euros) y País Vasco (36.042,5 euros), seguido de Navarra (32.177,1 euros) y Cataluña (32.092,6 euros).

Ya por debajo de la media nacional (30.489,8 euros) se situaron Asturias (29.897,9 euros), Aragón (29.211,3 euros), Baleares (28.261,8 euros) y La Rioja (28.338,1 euros).

Cierran la lista Cantabria (28.039 euros), Castilla-La Mancha (27.995 euros), Andalucía (27.644 euros), Murcia (27.252 euros), Castilla y León (27.215 euros), Galicia (27.124 euros), Comunidad Valenciana (26.960 euros), Canarias (25.502 euros) y Extremadura (25.163 euros).

Según el INE, las mayores indemnizaciones por despido se dieron en Madrid y Cataluña, muy superiores a la media nacional, mientras que los salarios más altos y los gastos más elevados en beneficios sociales correspondieron a País Vasco y Madrid.

El coste laboral neto subió en 2014 en Cantabria (+2,8%), Baleares (+1,4%), Navarra (+1,2%), Canarias (+1%), Madrid (+0,4%), Castilla-La Mancha (+0,3%), Extremadura (+0,2%) y Galicia (+0,1%). En el resto de regiones se registraron descensos anuales, siendo los más acusados los de Cataluña (-2,2%) y Comunidad Valenciana (-1,8%).