Los emprendedores de 2015 son cada vez más jóvenes y apuntan hacia internet

Mientras que en 2014 la edad media del emprendedor se situaba entre los 35 y 44 años, en 2015 está entre los 25 y 33

emprendedores-en-equipo-manifiesto-espac3b1a-emprende.jpg

Los emprendedores de 2015 son cada vez más jóvenes y enfocan sus negocios hacia la tecnología e internet, según un estudio de la compañía Spain Startup, que señala que el perfil del emprendedor es el de un joven, menor de 35 años, con formación universitaria o de posgrado. Cada año los jóvenes españoles emprenden más, así lo indica este análisis, basado en una muestra de 1.800 candidaturas presentadas a la competición para empresas emergentes South Summit 2015, que apunta que mientras que en 2014 la edad media del emprendedor estaba entre 35 y 44 años, en 2015 está entre 25 y 33 años.

Asimismo, la inmensa mayoría de los emprendedores españoles posee formación universitaria o de posgrado (90%), frente al resto que tiene educación secundaria o formación profesional. El análisis muestra que una de cada cuatro empresas emprendedoras espera facturar más de 150.000 euros durante este año y que la decisión de emprender es meditada y no un opción para salir del desempleo.

Asimismo, el 83% de los que se lanzan a emprender son hombres, mientras que el porcentaje de mujeres emprendedoras ha bajado dos puntos en 2015 respecto al año anterior, hasta situarse en el 17%.

Las tecnologías copan los sectores a los que se dirigen las empresas emergentes y la mayoría de los proyectos se sitúan en el ámbito de internet y la telefonía móvil (57%), el software (16%), la energía e industria (12%), el hardware (8%) y las ciencias biológicas (7%). La inmensa mayoría de las empresas emprendedoras encuestadas (83%) se encuentran todavía en fase inicial de constitución, el 70% tiene entre dos y diez empleados, y la mitad tiene entre 1 y 3 años de vida.

Del informe se desprende que la mayoría de los actuales emprendedores trabajaba por cuenta ajena antes de su proyecto actual (57%), el 29% ya era emprendedor y el 1% estaba desempleado, una cifra que ha descendido respecto a 2014 cuando se situaba en el 9%.

La mitad de los emprendedores ya había puesto en marcha una empresa emergente con anterioridad, mientras que el 6% había creado más de cinco en el pasado, aunque 6 de cada 10 no logró sacar adelante su proyecto anterior.

Lograr financiación es el principal reto para la gran mayoría de los emprendedores (88%), seguido de la búsqueda de socios estratégicos (77 %) y de la necesidad de obtener visibilidad (76%). En este sentido, el estudio indica que para uno de cada seis emprendedores la primera fuente de financiación está constituida por fondos propios, mientras que para el 26% es la familia y los amigos y el 12% obtiene el dinero de fondos privados.

Entre las razones que han llevado a los encuestados a emprender, la mayoría afirma que vio una oportunidad de negocio (77%), un 20% que lo hizo por espíritu emprendedor y un 3,2% emprendió por necesidad.