El Rey entrega el Premio Reino de España al empresario catalán José Ferrer Sala

El Rey destaca que el proyecto "empresarial y familiar" de Freixenet es un "ejemplo del mejor espíritu emprendedor español"

635729983694852344w

El Rey Felipe VI ha entregado este lunes en Bilbao el Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial, en su segunda edición, al empresario catalán José Ferrer Sala, presidente de Honor del Grupo Freixenet. Durante el discurso de entrega del premio en la Universidad de Deusto, el Rey ha agradecido al Círculo de Empresarios, al Círculo de Economía y al Círculo de Empresarios Vascos su invitación para entregar el Premio Reino de España a la trayectoria empresarial.

“Un premio que entregamos en esta querida tierra vasca a un gran empresario catalán, José Ferrer Sala, que es al mismo tiempo un gran español, y lo hacemos rodeados de amigos, familiares y muchos empresarios más de otros territorios de España”, ha subrayado.

“Reconocemos a un gran empresario barcelonés de Sant Sadurní d’Anoia, a nuestro querido José Ferrer, el mérito a una vida empresarial excelente en todos los sentidos”, ha indicado Don Felipe, antes de felicitar al premiado por “este galardón tan relevante y con tanta significación”.

El Rey ha afirmado que, en manos de los empresarios está “nuestro progreso económico”, y ha añadido que, “para alcanzar el éxito es preciso un entorno institucional en el que las autoridades nos atengamos en todo momento y con responsabilidad a nuestros respectivos deberes y obligaciones constitucionales, y en un marco que ofrezca seguridad jurídica, respeto a la ley, confianza y estabilidad”. “Y todo ello en el seno de la Unión Europea que es ya un verdadero proyecto nacional de España; un proyecto que nos ampara y protege frente a las incertidumbres y que nos facilita e impulsa la superación de los retos a los que nos enfrentamos”, ha remarcado.

Don Felipe ha destacado que el proyecto “empresarial y familiar impulsado por José Ferrer Sala desde Cataluña ha llegado a ser identificado como un ejemplo del mejor espíritu emprendedor español”, a la vez que ha subrayado, entre sus “cualidades”, su “espíritu creativo, capacidad para asumir riesgos, determinación en las decisiones, pasión por la empresa, espíritu de superación, y formación de un equipo y trabajar bien con él”.

El monarca ha insistido en la importancia de “reconocer y valorar, por parte de todos, la aportación necesaria y fundamental que los empresarios realizan en beneficio del conjunto de la sociedad”.

Se trata de un reconocimiento, según ha subrayado, que “no se debe traducir solo en las medidas tomadas por la Administración para el mejor desempeño de la actividad económica, sino en un genuino aprecio social que reconozca, valore y agradezca la contribución insustituible que los empresarios, junto con los trabajadores, realizan para el bienestar de los ciudadanos, los hombres y mujeres de nuestro país”.

En este sentido, ha señalado que los empresarios son “los mayores creadores de empleo en España, que es nuestra primera preocupación social”, y con su actividad contribuyen, “junto a los demás ciudadanos, a mantener y fortalecer nuestro Estado de bienestar, que es un pilar de nuestra cohesión social”, y a consolidar “el prestigio de España en todo el mundo como actor global de mayor peso y relevancia, algo imprescindible en el escenario internacional en el que vivimos”.

Por último, ha dicho que, al entregar a José Ferrer el Premio Reino de España en “esta querida y dinámica tierra que es el País Vasco, ponemos de relieve, una vez más, todo lo que nos une, todo lo que somos y lo mucho que compartimos, que refuerza nuestro camino de progreso, que es un camino que debemos seguir trazando, todos juntos, con fuerza y con ambición, con ilusión y con determinación”.