El Papa Francisco admite su “error” por no pensar más en la clase media y se compromete a hablar de ella

Pide un "camino de vigilancia" ante la crisis de Grecia y aclara que no probó la coca

papa_recortada

El Papa Francisco ha reconocido que ha sido un “error” suyo no pensar lo suficiente sobre la clase media y se ha comprometido a “profundizar” y hablar más sobre este segmento de la población.

“Error mío no pensar en esto. La clase media se hace cada vez más pequeña: la polarización entre ricos y grandes es cada vez mayor. Por eso tal vez no me he dado cuenta. El número de pobres es grande y además son el corazón del Evangelio. Siempre hablo del Evangelio, no es que sea sociólogo. Luego, de las clases medias hay algunas palabras que he dicho de pasada. La gente común, la gente sencilla, el obrero tiene un gran valor. Debo profundizar más en este magisterio”, ha indicado.

Durante su vuelo de regreso a Roma, tras su gira por Ecuador, Bolivia y Paraguay, el Papa también ha hablado de la crisis de Grecia y ha pedido que se encuentre un camino para resolver la crisis de Grecia con una “vigilancia” para que otros países “no caigan en el mismo problema”.

“Los gobernantes griegos que han llevado adelante esta situación de deuda internacional también tienen una responsabilidad. El nuevo gobierno griego ha entrado en una revisión un poco justa, ¿no? Espero que encuentren un camino para resolver el problema griego y también un camino de vigilancia para no volver a caer en otros países en el mismo problema. Y que esto nos ayude a salir adelante. El camino de los préstamos y la deuda no termina nunca”, ha apuntado, según el texto transcrito por ‘La Stampa’.

Además, acerca de su discurso a los movimientos populares, el Papa ha explicado que la Iglesia los apoya y que eso no significa que “la Iglesia haga una opción por el camino anárquico” sino que “no puede ser indiferente” a ellos porque “tiene una doctrina social y dialoga con estos movimientos”.

Por otro lado, preguntado sobre su papel como mediador en la restauración de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, el Papa ha precisado que “el proceso no fue mediación” sino que “había un deseo que ha llegado de ambas partes”. “La cosa avanzó sola, fue solo la buena voluntad de los dos países”, ha matizado para añadir que “el mérito es de ellos” y que él ha hecho pequeñas cosas.

Mientras, preguntado sobre si aceptaría mediar en el conflicto entre Chile y Bolivia, el Papa ha apuntado que la “mediación es una cosa muy delicada” y que al estar la situación en un tribunal internacional “no se puede hablar de mediación”.

Francisco también ha hecho un llamamiento a respetar el derecho de la libertad religiosa y ha criticado que en el mundo haya países, “incluso alguno europeo” que “no dejan poner un símbolo religioso por diversos motivos”.

“No probé la coca”

En cuanto al crucifijo con la hoz y el martillo que le regaló el presidente de Bolivia, Evo Morales, el Pontífice lo ha definido “como el género del arte de protesta” y ha aclarado que para él “no ha sido una ofensa”. “El padre Espinal era entusiasta de este análisis de la realidad marxista, utilizando la teología para esto. Y nació esta obra”, ha explicado.

Por otra parte, los periodistas han preguntado al Pontífice sobre la situación que incluye a Paraguay entre los países sin cardenal y el Papa ha aclarado que no tener cardenal “no es pecado” y que en la mayoría de países ocurre esto. Además ha detallado que Paraguay merecería tener dos cardenales pero que no se trata de una decisión que “tenga que ver con los méritos”.

Asimismo, el Papa ha reflexionado sobre las críticas que le llegan de EEUU que perciben su rechazo al sistema económico como una crítica a su forma de vivir. “He escuchado que algunas críticas se han hecho en Estados Unidos. No las he leído ni he tenido tiempo para leerlas. Cada crítica debe ser estudiada y hacer diálogo”, ha puntualizado.

Finalmente, un periodista le ha preguntado por el secreto de su energía. “¿Cuál es su droga? ¡Esa era la verdadera pregunta! El mate me ayuda, pero no probé la coca, ¡que esto quede claro!”, ha bromeado.