El PP propone una ‘prima de gobernabilidad’ al partido más votado

El PP ha retomado en su Conferencia Política la reforma electoral y ha lanzado al debate la propuesta de crear una prima de gobernabilidad, un sistema que conceda escaños a quien gane las generales y asegurar así que llegará al gobierno, similar al sistema que ya existe en países como Grecia.

bermudez-moreno-500

La propuesta ha sido lanzada por el secretario general del Grupo del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, que ha asegurado que este nuevo sistema ya planteado para los ayuntamientos, se quiere ahora ampliar también a las elecciones autonómicas y generales. Las propuestas de esta Conferencia Política servirán para elaborar el programa electoral de las próximas generales.

Bermúdez de Castro ha apostado por lo que se denomina prima de gobernabilidad, un sistema que suma escaños a quien gana las elecciones y obtiene una determinada distancia con el segundo partido. En una segunda intervención y ante la pregunta de un asistente, el diputado ha precisado en qué fórmula piensa su partido. Esa prima se concedería al que logre el 35 por ciento de los votos y saque cinco puntos de distancia al segundo partido. Si ninguno consigue en las elecciones estas cifras, se iría a una segunda vuelta en la que sería necesario obtener el 15 por ciento de los votos y siete puntos de distancia con el siguiente para hacerse con esa prima.

Ha recordado que la fórmula está implantada en Grecia y que el gobierno socialista de Italia lo ha impulsado también. “¿Por qué cuando gana Syriza hace seis meses y le dan 50 escaños de prima por mayoría, los dirigentes de izquierda empiezan a decir que había llegado la esperanza del cambio a Europa, y cuando proponemos lo mismo para las elecciones locales nos dicen que queremos dar un golpe de estado institucional?”, ha dicho el diputado. Bermúdez de Castro ha defendido que esta fórmula concede “estabilidad” a quien gobierna y asegura que lo hace quien gana las elecciones. El PP ya planteó este debate para los municipios el año pasado, pero abandonó el debate en víspera electoral.

Además, el PP plantea también la posibilidad de que las provincias con más población se puedan subdividir en distritos, como se ha planteado en la Comunidad de Madrid, para “aproximar” a los representantes y los representados, ha dicho. En tercer lugar, Bermúdez de Castro ha planteado la posibilidad de cambiar la distribución de lo que se denominan ‘restos’ electorales provinciales, aquellos votos que no suman número suficiente para adjudicar escaños en una provincia. Si se formara una bolsa con todos ellos, se repartirían entre los partidos entre 10 y 15 escaños.

En su opinión, podría servir para contrarrestar la queja de algunas fuerzas políticas del desequilibrio entre la representación que logran los partidos nacionales y los que se presentan únicamente en un territorio. El dirigente ‘popular’ ha asegurado que estas reformas persiguen tres principios: “Más cercanías, mejor representación y mayor estabilidad”. Y se ha mostrado abierto al debate y a otras propuestas para reformar el sistema, aunque ha aprovechado para defender el que se ha utilizado desde la Constitución de 1978. En su opinión, ha permitido que las elecciones se desarrollen en un marco de “libertad y neutralidad” y ha favorecido el “pluralismo”.

No a la acumulación de cargos en el PP y en las instituciones

Por su parte, el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ha propuesto que los militantes del partido no puedan acumular más de un cargo institucional ni más de un cargo orgánico, y que los congresos de la organización sean “asamblearios” con más participación de la militancia. El dirigente andaluz ha planteado además la limitación a ocho años de los mandatos en el Gobierno central y en los autonómicos, así como en todos los ayuntamientos mayores de 20.000 habitantes, y también ha defendido que haya limitación en los mandatos de los cargos electos.

Moreno ha sido el encargado de lanzar las propuestas sobre nuevas fórmulas de participación interna, por lo que su intervención era una de las que más expectación había despertado en esta cita. En su primera intervención, Moreno ha propuesto que “se incompatibilice la responsabilidad institucional y una responsabilidad orgánica”, aunque fuentes de su entorno han explicado que lo que quería decir es que se limiten las responsabilidades a una institucional y otra orgánica como máximo.

Aunque en su exposición primera Juanma Moreno no ha hablado explícitamente de primarias, sí ha apostado por que todos los congresos del partido, tanto el nacional como los territoriales, sean “asamblearios”, y se busque la fórmula técnica para “llevar a la realidad” lo que ya dicen los estatutos y que haya “más participación a los afiliados”. Después, en la ronda de preguntas de este debate, Moreno ha señalado que “las primarias son una pose electoral que tiene truco” como se ha demostrado en otros partidos.

Además ha señalado que no ha visto “ningún sitio” donde en las primarias hayan concurrido dos candidatos, y ha defendido el “legítimo” modelo de organización del PP, con un estilo democrático “cien por cien” que, no obstante, pueda ser actualizado y perfeccionado. Por eso, entre sus propuestas, también ha estado la de que en los órganos colegiados -como el comité ejecutivo nacional y la junta directiva nacional- se analicen y confronten los proyectos y, “si no hay consenso”, quepa la opción de votar. También ha apoyado que el partido rinda cuentas ante sus afiliados una vez al año de forma asamblearia.

 

Leer más noticias sobre
  • JJOD

    Si no les paramos los pies en las urnas estos acaban con la democracia en España.