Más de 10 muertos en un ataque del EI contra una central eléctrica de Siria

Las víctimas son efectivos del Ejército del presidente Bachar al Asad y milicias afines, ya que los ataques se dirigieron contra puestos de control de las fuerzas gubernamentales

estado islamico

Al menos 11 personas fallecieron en un doble atentado con coche bomba perpetrado hoy por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) cerca de una central eléctrica en la ciudad de Al Hasaka, en el noreste de Siria, donde los yihadistas iniciaron una ofensiva el pasado 25 de junio. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que las víctimas son efectivos del Ejército del presidente Bachar al Asad y milicias afines, ya que los ataques se dirigieron contra puestos de control de las fuerzas gubernamentales.

Anteriormente, la agencia oficial de noticias Sana informó de que la explosión de un vehículo causó “víctimas y daños materiales” cerca de esa central eléctrica, sin ofrecer más detalles.

El Observatorio explicó que las instalaciones están situadas cerca de un centro penitenciario de menores, en el barrio de Neshua Oriental, en el sur de Hasaka, cuyo control fue recuperado ayer por las tropas gubernamentales.

Los yihadistas también lanzaron otro ataque, que les permitió avanzar sobre el terreno y aproximarse a la cárcel de menores, y en el cual murieron y resultaron heridas un número de personas que el Observatorio no especificó.

En las últimas 24 horas, han muerto al menos cinco efectivos de las fuerzas de seguridad y de sus milicias afines y 18 miembros del EI en los combates entre ambos bandos, según los datos del Observatorio.

Los enfrentamientos continuaron hoy en los barrios del sur de la urbe, acompañados por bombardeos efectuados por el ejército sirio contra posiciones de los extremistas.

El sábado, una fuente militar, citada por Sana, señaló que unidades de las fuerzas armadas recuperaron Neshua Oriental y avanzaron por el vecino distrito de Al Leilía, ambos en el sur de la localidad.

El EI intenta hacerse con el control de las zonas en poder del régimen en Al Hasaka, donde el 40 por ciento de la superficie está en manos de las fuerzas del Gobierno sirio y el 60 por ciento, de los kurdos.

A finales de junio, los yihadistas lograron tomar un cuarto de la población, que es capital de la provincia homónima, aunque más recientemente han retrocedido frente al ejército y ahora solo controlan áreas al sur.

El EI proclamó hace un año un califato en Siria e Irak, donde ha conquistado amplias partes del territorio.