Tsipras mantiene el referédum pidiendo el ‘No’ y el Eurogrupo no negociará hasta después de su celebración

En una esperada declaración televisada, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha anunciado este miércoles que mantiene el referéndum del domingo y que sigue defendiendo el 'no' porque permitirá a Grecia, según él, alcanzar un mejor acuerdo con los acreedores. Tsipras ha subrayado que la consulta no es sobre si Grecia sigue o no en la eurozona y ha explicado a los ciudadanos que tras anunciar el referéndum han recibido mejores propuestas, especialmente en lo referente a la reestructuración de la deuda. Esta comparecencia de Tsipras se produjo poco antes de que se celebrara un Eurogrupo extraordinario vía teleconferencia para analizar la última propuesta griega recibida en Bruselas a través de una carta. Sin embargo, los ministros de Economia de la eurozona han decidido ante la insistencia de Tsipras de mantener el referéndum y cerrando posturas en torno a Angela Merkel esperar al resultado de la consulta para tomar cualquier decisión.

Debate on the referendum in the plenary session at the Greek Parliament in Athens

“El referéndum del domingo no es sobre la permanencia de Grecia en la eurozona. Esa está dada. Se trata de aceptar o no la propuesta de los acreedores”, dijo el primer ministro, quien se mostró dispuesto a seguir con las negociaciones y llegar a un acuerdo.”Desde que se anunció el referéndum nos hicieron nuevas propuestas que respondimos con propuestas alternativas”, señaló Tsipras.

El primer ministro añadió que si en el Eurogrupo que se celebrará esta tarde hay un “resultado positivo, responderemos inmediatamente”.

En todo caso, añadió, el Gobierno sigue en las negociaciones y continuará el lunes, al tiempo que recalcó que el Ejecutivo pide el ‘no para lograr “un acuerdo socialmente justo”. “Tenemos que decirle a los jubilados que luchamos por ellos, para que reciban una pensión justa y no una propina”, recalcó Tsipras.

Los jubilados se están resintiendo especialmente por el cierre de los bancos, pues muchos de ellos no tienen tarjeta de crédito y solo disponen de una cartilla para retirar su dinero y hasta hoy, día en que abrieron un millar de sucursales en todo el país para atender a estas personas mayores, no pudieron hacerlo.

Tsipras aseguró que el corralito impuesto este lunes es “temporal” y que los depósitos de los ciudadanos están garantizados. “Soy consciente de las dificultades y haré todo lo posible por que sea temporal”, dijo el líder de Syriza, que aseguró que “los depósitos no serán sacrificados en el altar de los chantajes”.

El primer ministro culpó a círculos ultraconservadores del cierre de los bancos y dijo que no podía imaginarse que “la Europa democrática no ofrecería tiempo y espacio a un pueblo para decidir de forma soberana su futuro”. Destacó asimismo que es una “actitud inaceptable de los europeos cerrar los bancos porque el Gobierno dio la palabra a la gente”, subrayó.

Merkel aleja las posibilidades de un próximo acuerdo

La canciller alemana, Angela Merkel, reiteró este miércoles que las puertas de la negociación siguen abiertas para Grecia, aunque no antes de que se celebre el referéndum convocado para el domingo, y aseguró que la UE se puede permitir esperar porque es ahora más fuerte que cuando comenzó la crisis financiera. En todo caso, la canciller advirtió de que, previamente a la celebración de la consulta, no se puede “empezar a negociar” un nuevo programa de ayudas a Grecia y recordó que, antes de iniciar ese nuevo diálogo, su Gobierno necesitaría un nuevo mandato del Bundestag.

Posteriormente, en una comparecencia conjunta ante la prensa con el primer ministro italiano Mateo Renzi, Merkel evitó comentar la propuesta del presidente francés, François Hollande, de buscar un acuerdo inmediato para evitar el referéndum. “No hay ninguna diferencia de opinión sobre que en un momento determinado debemos retomar las negociaciones, eso es lo prioritario para mí”, subrayó. En la negativa a negociar antes del referéndum Merkel cuenta con el claro respaldo de su socio de coalición, el Partido Socialdemócrata (SPD), y de su vicecanciller, Sigmar Gabriel.

Merkel aseguró que reconoce que los ciudadanos griegos, un pueblo “orgulloso”, afronta días “muy, muy duros”, pero destacó que no se puede olvidar que fue el Gobierno de Atenas el que acabó con las negociaciones “de forma unilateral” al convocar el referéndum sobre las propuestas de los acreedores y que el segundo programa de rescate expiró la pasada medianoche.

Admitió que la convocatoria de un referéndum es una decisión soberana y legítima y afirmó que el Ejecutivo de Tsipras puede preguntar “cuando quiera, sobre lo que quiera” y recomendar “lo que quiera”, pero indicó que los otros 18 socios del euro también tienen derecho a actuar de forma soberana y mantener una postura “adecuada” ante esa consulta.

Schäuble, en una conferencia de prensa anterior al debate para presentar los planes de presupuesto, puntualizó que en el referéndum el pueblo griego tendrá que decidir sobre una propuesta que ya no está sobre la mesa.

“Son días turbulentos, pero el futuro de Europa no está en juego; estaría en juego si olvidáramos lo que somos: una comunidad de derecho y de responsabilidad”, destacó la canciller ante el Bundestag. Insistió así en la importancia de respetar los valores europeos y una serie de principios básicos. “Un buen europeo no es aquel que busca un acuerdo a cualquier precio; un buen europeo es el que respeta los tratados y la legislación nacional y de esa manera ayuda a que la estabilidad de la eurozona no sufra daños”, subrayó Merkel antes de defender de nuevo la necesidad de que la UE mantenga su “responsabilidad común”.

Según Schäuble, una victoria del “sí”, con la que en principio el Gobierno griego asumiría la última propuesta de las instituciones, no resolvería el problema de confianza en un Ejecutivo como el de Alexis Tsipras, que hace campaña por el “no”. En el caso de una victoria del “no”, el jefe del grupo parlamentario del SPD, Thomas Oppermann, auguró que quedará poco margen de negociación.

En el mismo sentido, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijo este miércoles que la convocatoria de un referéndum es una decisión que compete al Gobierno griego, pero consideró que se trata de un “error”.

Renzi expresó su confianza en que se pueda retomar el diálogo para alcanzar un acuerdo en torno a la crisis de Grecia e insistió en la necesidad de que Atenas asuma la necesidad de reformas. No puede ser que Italia modifique pensiones que Grecia mantiene o que luche contra la evasión fiscal y que Atenas no lo haga, indicó Renzi, tras subrayar la importancia de “respetar las reglas” cuando se vive “en una casa común” como es la Unión Europea (UE).

El Eurogrupo sigue a Merkel y esperará al domingo

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro decidieron este miércoles esperar al resultado del referéndum sobre las últimas propuestas de los acreedores antes de seguir negociando con Atenas. Los ministros de la eurozona mantuvieron su conferencia telefónica poco después de que finalizara un discurso televisado de Tsipras, en el que confirmó que mantiene la consulta convocada el próximo domingo.

“La conferencia telefónica del Eurogrupo acaba de terminar”, anunció el presidente de esa institución, Jeroen Dijsselbloem, en un breve mensaje en su perfil de la red social Twitter.

“El Eurogrupo está unido en su decisión de esperar al resultado del referendo de Grecia antes de más discusiones. No pongamos el carro antes que el caballo”, indicó por su parte el ministro de Finanzas de Eslovaquia, Peter Kazimir, en la misma red social.

Durante la teleconferencia, que duró en torno a una hora, el Eurogrupo “ha tomado nota de la segunda carta” enviada por el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, a sus socios, explicaron fuentes de la eurozona.

El Eurogrupo coincidió en que no habrá más negociaciones antes de que se celebre la consulta convocada para el próximo domingo, en la que el Gobierno griego preguntará a sus ciudadanos si debe aceptar o rechazar la última oferta puesta encima de la mesa por sus socios y acreedores.

La última oferta de Grecia

En la carta remitida por Alexis Tsipras a los responsables de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) en la que Atenas habría dado su conformidad a la práctica totalidad de la propuesta planteada por las instituciones a finales de junio. Según informa el diario ‘Financial Times’, que ha tenido acceso al documento, Tsipras habría comunicado a los líderes de las instituciones la disposición del Gobierno griego para aceptar prácticamente al completo la proposición planteada con apenas unos pocos cambios.

Así, entre otras cosas, Atenas aceptaría todas las propuestas relativas al IVA salvo en el régimen aplicable a las islas griegas, que gozarían de un descuento especial del 30 % y que son fundamentales en el turismo. En su último texto, publicado el pasado domingo, las instituciones habían cedido respecto a su exigencia inicial de subir el IVA de los hoteles al 23 %, y finalmente habían aceptado la propuesta del Gobierno griego de imponer una tarifa del 13 %.

En el resto de tarifas se había llegado ya a un consenso, según el que habrá una tarifa superreducida del 6 % que solo se aplicaría a medicamentos, periódicos y teatro, una del 13 % para alimentos básicos, energía y agua -y ahora también los hoteles-, y una tarifa regular del 23 % para el resto.

En la carta de Tsipras a las instituciones, se acepta la reducción de 400 millones de euros en el gasto de defensa -el Gobierno pedía 200 millones- pero se pide escalonar esta reducción, empezando con 200 millones en 2016 y pasando a los 400 millones en 2017. En cuanto a las pensiones, mantiene su petición de retrasar hasta octubre la subida paulatina de la edad de jubilación, y no en julio como exigían los acreedores. En un principio, Tsipras había propuesto enero del próximo año como fecha de comienzo.

Además, cede en cuanto a los subsidios a los pensionistas de bajos ingresos y ahora está dispuesto a eliminarlos completamente a partir de 2019, en lugar de sustituirlos por otras ayudas, pero rechaza la exigencia de las instituciones de recortar con efecto inmediato en un 20 % el colectivo de personas que puedan beneficiarse de estos pagos.

Grecia “está preparada para aceptar” este acuerdo a nivel técnico “sujeto a las siguientes mejoras, adiciones o clarificaciones, como parte de la extensión del programa que expira y el nuevo rescate cuya petición ha sido remitida hoy, martes 30 de junio de 2015″, expone la misiva. El primer ministro griego señala además que “como podrán observar, nuestras enmiendas son concretas y respetan en su totalidad la robustez y credibilidad del diseño del conjunto del programa”.

Poco después de conocerse la noticia, el Gobierno griego confirmó que ha presentado una contrapropuesta a las instituciones pero negó que haya cedido completamente a las exigencias de los acreedores.”El Gobierno envió a las instituciones una nueva propuesta acompañada por una carta de Alexis Tsipras. Los artículos de prensa que aseguran que el Gobierno aceptó completamente la propuesta de las instituciones no son exactos”, señalaron fuentes gubernamentales.

El Gobierno griego solicitó el martes un acuerdo de dos años con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que permita cubrir sus necesidades de financiación y la reestructuración de la deuda. La propuesta fue planteada en una carta dirigida al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y al jefe del MEDE, Klaus Regling, con copia al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y al comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici.

El martes, horas antes de que expirara el actual programa, los ministros rechazaron conceder a Atenas una nueva prórroga de su rescate, aunque sí tomaron nota de la solicitud de un tercer rescate al país hecha por Tsipras. “El segundo rescate se ha acabado, no hay ninguna posibilidad ya de prorrogarlo“, aseguraron fuentes diplomáticas, que incidieron en que “la extensión ya no es una posibilidad”.

Esto supone que Grecia está desde este martes sin rescate financiero, en el primer día en situación de mora tras no pagar al FMI los 1.600 millones de euros que debía abonarle antes de la medianoche y en su tercer jornada de corralito bancario.

El primer ministro griego solicitó el martes a sus socios mediante una carta una nueva prórroga “corta” y un nuevo “préstamo” de dos años para afrontar el pago de su deuda, tanto externa como interna, además de insistir en la reestructuración de su abultada cantidad. En la misiva no hacía alusión a ninguna participación del FMI en un eventual futuro programa de ayuda, algo que Bruselas no está dispuesto a aceptar en ningún caso. La carta tampoco hacía referencia a la posibilidad de que el Gobierno griego cambiase de opinión y haga campaña a favor de un voto positivo en el referéndum del 5 de julio sobre la oferta de condiciones puesta encima por los acreedores, tal y como pedían sus socios.

RELACIONADO
  • Ewiak Ryszard

    ¿Hacia dónde vamos? La Biblia dice: “Y [el rey del norte] volverá a su tierra con grandes riquezas [1945], y su corazón será contra el santo pacto [la hostilidad hacia los cristianos]; y actuará [esto significa alta actividad en el ámbito internacional], y se volverá a su tierra [también significa el colapso de la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia. Las tropas rusas volvieron a su país]. En el tiempo señalado volverá.” (Daniel 11:28, 29a)
    El retorno de Rusia en este contexto significa la crisis, que eclipsará la Gran Depresión de los años 30; la desintegración, no sólo de la zona del euro, sino también de la Unión Europea y la OTAN. Entonces muchos países del antiguo Bloque del Este volverá a la esfera de influencia rusa.