Varufakis viaja a Roma y Madrid dentro de una nueva gira para impulsar el acuerdo con sus acreedores

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, viaja hoy a Roma y el viernes a Madrid dentro de su gira por las capitales europeas para dar un impulso político a las negociaciones de Grecia con sus acreedores. En Roma, Varufakis se reunirá hoy con su colega, Pier Carlo Padoan, y en Madrid, será recibido por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

varufakis-guindos-500

La gira por varias ciudades comenzó ayer en París con una reunión con su colega francés, Michel Sapin, y con el titular de Economía, Emmanuel Macron.

Además, se entrevistó en Bruselas con el comisario europeo para Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, una conversación que Varufakis describió como “larga y constructiva”, y que, dijo, sirvió para “allanar el camino para una reunión exitosa en el Eurogrupo” el próximo lunes. No obstante, el ministro frenó las expectativas de un posible acuerdo en ese Eurogrupo al decir que la reunión será “otro paso más” hacia un acuerdo final.

Grecia espera lograr hasta finales de mayo un amplio acuerdo sobre todos los temas que se hayan podido poner en común, de forma que pueda desbloquearse el desembolso de los 7.200 millones de euros pendientes del rescate. Hoy Grecia afronta un pago de 200 millones de euros en intereses al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el próximo día 12 otros 760 millones de euros correspondientes a la devolución de un tramo del crédito. Además, afronta otros 2.800 millones de euros en pagos de salarios, pensiones y seguridad social.

El Gobierno de Atenas confía en que en su reunión de hoy el Banco Central Europeo (BCE) decida mantener la liquidez de la banca griega a través del mecanismo de créditos ELA, y que no reduzca la aceptación de colaterales (activos que sirven como garantía) debido a los crecientes problemas de solvencia de las entidades financieras.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, recalcó recientemente que las inyecciones de liquidez del BCE solo podrán mantenerse mientras los bancos tengan suficiente solvencia. Grecia espera asimismo obtener el visto bueno del BCE para aumentar el techo de los 15.000 millones de euros que tiene permitido emitir en Letras del Tesoro. Para ello, sin embargo, necesita en principio demostrar que está aplicando el programa de reformas que Grecia acordó con la antes denominada troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional). Elevar este límite permitiría al Estado heleno ganar algo de tiempo hasta obtener el desembolso del último tramo del rescate por un total de 7.200 millones de euros.

Tras una entrevista ayer en Fráncfort con Draghi, el viceprimer ministro griego, Yanis Dragasakis, señaló que había mantenido con él un “debate constructivo”, en el que le dijo que Grecia considera que el acuerdo con las instituciones es “una meta realista y tangible, a condición de que todas las instituciones actúen de manera constructiva”. Horas antes, fuentes del Gobierno habían criticado la falta de acuerdo interno entre las instituciones. El Gobierno aseguró que si no era posible un acuerdo era “exclusivamente” debido a la falta de consenso de la CE y el FMI, y no por culpa de Grecia.