El PP utiliza ahora a Rato para justificar su inminente fracaso electoral del 24 de mayo

Rajoy reconoce el impacto de Rato en la campaña, pero sabe que sus duros ajustes económicos y ausencia de liderazgo están también en la base del fracaso

RAJOY

La detención de Rodrigo Rato por los presuntos delitos de blanqueo de capitales, alzamiento de bienes y fraude fiscal ‘ha roto la campaña del PP para las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo’. Así lo reconoce el propio Mariano Rajoy, presidente del Gobierno y del PP que ahora utiliza a Rato como justificación de su fracaso político. Porque, si bien es cierto que Rato empeora las cosas, la verdad es que la derrota del PP en estas elecciones estaba cantada y le anunciaba la pérdida de un gran poder autonómico y municipal.

Se vio con claridad semanas atrás en Andalucía, lo que demuestra que el PP cae no solo por causa de su corrupción que es enorme, sino por el grave impacto social de la crisis económica y de los duros ajustes sociales, que en muchos casos eran innecesarios, y sobre todo por la ausencia de liderazgo y continuo escapismo de Rajoy.

Rajoy sabe que el impacto social de la crisis y los duros ajustes que él ha impuesto a los españoles está en la base de la caída electoral del PP, sobre todo ahora que son muchos los analistas que aseguran que Europa, de la mano de Merkel y sus aliados (Rajoy incluido), se equivocó a la hora de plantear los duros y urgentes ajustes del déficit público, como la base de la ‘confianza’ y la recuperación económica sin riesgo de inflación. Todo un error porque los Estados Unidos han demostrado –así lo escribía Paul Krugman (Nobel de Economía), que haciendo lo contrario, con un déficit público importante y bajando tipos de interés se recupera la economía y el empleo sin riesgo de inflación. Y se evitan los sufrimientos del pueblo y el nacimientos de los partidos ‘populistas,’ o anti europeos como los que han aparecido en la UE.

Luego está el capítulo de la corrupción del PP, y de España en general, como el segundo argumento en el fracaso de los populares, y ahí Rajoy tiene sus responsabilidades políticas porque no las quiso asumir durante el caso Bárcenas, y las que le tocan como gobernante por su empeño de tapar en lugar de depurar los casos de corrupción nada mas conocerse. El asunto de Rato ha sido, sin duda, la guinda en tan espantoso pastel de suciedad, y esa guinda rodará a lo largo y ancho de la campaña electoral.

Y el tercer asunto que explica la grave situación del PP está en la negativa de Rajoy de hacer política y de dar la cara. Lo hemos visto con el asunto Rato, sobre el que no salió a hablar de una manera inmediata, a pesar de la importancia que el caso tenia para el PP y para el Gobierno. Y al final los periodistas lo han cazado tarde y mal en Murcia, a donde acudía a dar un mitin electoral. Y hemos visto callado a Rajoy tras la derrota electoral del PP en Andalucía, preámbulo de la que se les viene encima el 24 de mayo, y en infinidad de ocasiones importantes donde su liderazgo político brilla por su ausencia física y política.

La derrota del PP el 24-M está pues cantada. Y empezando por las dos Comunidades Autónomas mas emblemáticas del PP como son Madrid y Valencia. El viernes Esperanza Aguirre con cara de desconsuelo decía que el escándalo de su querido y admirado amigo Rato –del que pretendió distanciarse cuando lo detuvieron- hace ‘mucho daño al Partido Popular’’. Otra que se agarra a Rato para justificar lo que es, en gran parte, el fracaso del PP y de ella misma que también está tocada por los casos de corrupción habidos en la Comunidad de Madrid, de donde salió escopetada sin que todavía haya explicado el por qué.

Sin embargo, el PP en muchos sitios seguirá apareciendo como la lista mas votada, pero el caso Rato les va a impedir conseguir el sueño del regreso de los indecisos del PP a su partido, porque estos o se quedarán en su casa o se irán a Ciudadanos, partido que se va a convertir en la gran sorpresa de la próxima cita electoral con un resultado probablemente superior al que le anuncian los sondeos pre electorales. Lo que podría llevarles de ser cuarto partido nacional a ser el tercero o el segundo en algunos ayuntamientos y comunidades.

La crisis del PP está probada y viene de lejos, por mas que Rato ahora la va a empeorar hasta límites desconocidos. Buena prueba está en el sondeo pre electoral que el diario El País ha publicado este domingo sobre Valencia y en el se explica que el PP pierde mas de la mitad de los votos que tenía en la Comunidad de Valencia, y que ese retroceso afecta incluso por igual a la alcaldesa de Valencia, la irreductible Rita Barberá.

Comunidad valenciana donde irrumpe Ciudadanos con fuerza inusitada y donde la izquierda podría alzarse con la victoria y el poder en torno al PSOE si es que se consigue un acuerdo entre partidos progresistas con Podemos, IU y Compromís. Un ejemplo el de Valencia que se repetirá en otras Comunidades y Ayuntamientos de España, por mas que ahora todos los candidatos del PP huyan de las siglas del partido y del propio Rajoy en contra de lo que les dice su dirección.

En el PP no quieren saber nada de Rajoy, del Gobierno ni de Rato, quien anda exculpándose de sus presuntos delitos diciendo que son menores de lo que Hacienda va diciendo, y filtrando, sobre su patrimonio y su presunto delito fiscal. Unas explicaciones patéticas de Rato que llegan tarde y se acumulan al escándalo de su acogida a la amnistía de 2012, sus problemas de Bankia que son muchos y de clara responsabilidad penal, y ahora a sus asuntos de corte personal y familiar. Todo un compendio que unido a su detención ante las cámara de televisión de toda España lo ha dinamitado a él, y puesto en pésima situación, peor de la que ya tenia, al PP.

RELACIONADO