Felipe VI y Pablo Iglesias se verán en el PE tras no participar Podemos en los actos de la República

El encuentro del Rey Felipe VI y Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo será hoy la foto política de este día 15 de abril, a tan solo 24 horas después de la celebración en Madrid del aniversario de la II República, con ausencia intencionada de Podemos.

iglesias-principe-763Un partido que ha querido desmarcarse del evento en línea con la estrategia que está marcando la dirección de Podemos en pos de reforzar sus posiciones moderadas con vista a las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo. Una renuncia republicana, la de Iglesias, que contrasta con sus pronunciamientos pasados, donde él llegó a presentarse como posible y futuro presidente de la III República.

El encuentro entre el Rey Felipe VI y Pablo Iglesias se celebrará en el Parlamento Europeo y en el marco de la visita oficial que el monarca español inicia en estos días a las instituciones europeas de Bruselas. Allí en el Rey conversará con los eurodiputados españoles y saludará a Pablo Iglesias, a quien hasta ahora el monarca no ha querido recibir en audiencia privada que le ha sido solicitada por el líder de Podemos meses atrás.

Y está bien que Iglesias y los eurodiputados de Podemos participen en el encuentro con el Rey en esta visita de Estado, y no se hayan alineado con los diputados de IU y nacionalistas radicales que han preferido hacerle el boicot al monarca, lo que amén de una descortesía para el Jefe del Estado constituye una ridícula actuación que no conduce a nada.

Pero llama la atención que esta decisión de Podemos de abandonar la causa de la República y la manifestación del 14 de abril la haya tomado Iglesias para favorecer sus expectativas electorales y su encuentro en el Palacio de La Zarzuela (del que piensa obtener réditos de propaganda), con el Rey Felipe VI, al que pidió audiencia desde hace varios meses y hasta el día de hoy sin respuesta.

Lo que no es una decisión acertada de la Casa del Rey porque Podemos forma parte de la realidad política nacional. Tienen 5 eurodiputados en la UE, 9 diputados andaluces y figuran, en el último sondeo electoral de Demoscopia (de 7 de abril), como primer partido nacional. Zarzuela lo hace con el pretexto de no beneficiar a Podemos en el año electoral y con la excusa de que Podemos no figura por ahora en el Parlamento nacional.

En todo caso, está claro que Pablo Iglesias ha aparcado el debate sobre la opción republicana y lo ha hecho con la ambigüedad que le caracteriza en pos su oportunismo electoral, tratando la cuestión de la República de una manera vergonzante o acobardada. Lo que da la imagen de un líder político con escasa firmeza en sus postulados ideológicos y dispuesto a todo con tal de obtener una ventaja electoral desde que empezaron a creer que serían el primer partido de España y empezaron a buscar votos incluso en el PP. Y todo ello con la solo excusa o argumento de que lo de la República ‘no es al día de hoy una prioridad’.

Aparentemente, en contra de las propias convicciones, Pablo Iglesias (o ¿ha cambiado de opinión) huye de la República contradiciendo declaraciones recientes en las que siempre ha pedido un referéndum sobre la forma de Estado entre la Monarquía o la Republica para que el pueblo español se pronuncie sobre ello. Así lo ha reiterado en muchas ocasiones -por ejemplo cuando la abdicación del Rey Juan Carlos I- en las que dijo: ‘si Felipe de Borbón quiere ser el Jefe del Estado que se presente a las elecciones’. Y añadió: ‘somos ciudadanos y no súbditos’.

Pero de un tiempo a estar parte y desde que Podemos decidió presentarse como un partido ‘trasversal’ y no radical de la izquierda, como lo era desde sus inicios, la cuestión de la República ha sido aparcada por Iglesias y por su equipo directivo. Lo han hecho en este aniversario del 14 de abril, y lo hicieron durante su gran manifestación del pasado 31 de enero en la Puerta del Sol de Madrid cuando Iglesias y sus compañeros de la dirección dieron a seguidores instrucciones de acudir a la cita sin banderas republicanas.

Una manifestación donde Iglesias no mencionó la palabra República de manera intencionada, ni siquiera cuando señaló al balcón de la Puerta del Sol donde se declaró la República el 14 de abril de 1936, del que solo dijo que allí se fraguaron las libertades e igualdad de voto entre el hombre y la mujer, y que allí estaba también ‘el ADN de Podemos’. Un ADN del que ahora Pablo Iglesias reniega de manera llamativa por miedo a no se sabe qué y oportunismo electoral.

 

RELACIONADO