Las consultas por obesidad y sobrepeso aumentan el 40% después de la Semana Santa

El 81 por ciento de los españoles fracasa en sus regímenes de adelgazamiento

bascula 1 500

Después de Semana Santa aumentan un 40 por ciento las consultas médicas por obesidad y sobrepeso, según los datos de Unidad Endoscópica de la Obesidad del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, Obesidad López-Nava, debido a la cercanía del verano.

“La salud es el motivo más importante por el que nuestros pacientes acuden a consulta; el cambio de vestuario propio de estas temperaturas más cálidas es el detonante para que la gente decida poner solución eficaz y definitiva a su problema con el sobrepeso ayudada por profesionales”, ha señalado el director de esta unidad, el doctor Gontrand López-Nava.

Sin embargo, una vez empezada una dieta, muchas veces falla porque se necesita ayuda para cumplirlas, ya que a parte de la ayuda endoscópica para ‘engañar al estómago’, el abordaje multidisciplinar del problema es decisivo.

La educación nutricional también es un factor decisivo en el elevado índice de fracaso de las dietas. Un gran número de pacientes carece de conocimientos sólidos sobre lo que es una alimentación sana y equilibrada, y un 70 por ciento, además, tiene problemas de tiempo y ansiedad y relaciona sus estados anímicos con la comida.

“En el fondo, no son las dietas las que fallan; fallan las personas que por distintos motivos no pueden cumplirlas, y que además necesitan restringir temporalmente el espacio del estomago para poder tener éxito”, ha explicado el experto.

De hecho, según datos de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, el 81 por ciento de los españoles fracasa en sus regímenes de adelgazamiento.

Por otro lado, el doctor López-Nava ha querido ahondar el las dietas milagro, que prometen bajar muchos kilos muy rápido, pero “los milagros no existen: la única garantía para bajar peso y no recuperarlo es enfrentarse al problema desde todos los ámbitos, y sobre todo aprender a comer sano, cambiar los hábitos de vida y hacer ejercicio”, ha añadido el experto.

Cuando la dieta no es suficiente

Muchos pacientes requieren de un apoyo extra para perder peso que aumente la eficacia de la dieta y el ejercicio. Los tratamientos endoscópicos como el balón intragástrico o el novedoso ‘Método Apollo’ son ayudas complementarias sumamente eficaces, realizadas exclusivamente a través de la boca, sin cicatrices, y que permiten al paciente alcanzar un peso saludable más fácilmente.

Respecto a esto, desde Obesidad Lopez-Nava se ha comprobado que las pérdidas de peso son mucho mayores y más estables en los pacientes que se someten a dieta ayudados por el balón intragástrico o por el ‘Método Apollo’ que en los que intentan realizar una dieta sin ayuda endoscópica. De hecho, estos porcentajes se incrementan hasta en un doscientos por cien a los seis meses de la intervención.

Para obtener un resultado permanente, el director de la Unidad Endoscópica de la Obesidad recalca la importancia de que este tipo de tratamientos cuenten con un asesoramiento integral. “De nada sirve que te implanten un balón sin unas pautas óptimas de alimentación, apoyo psicológico y deportivo durante al menos dos años; tenemos que lograr que el paciente cambie de vida, y eso no es cosa de un mes”, ha añadido.