Ciudadanos tendrá la llave de la Alcaldía de Madrid

El próximo 24 de mayo se producirá un terremoto político con epicentro en Madrid. La última encuesta que se ha conocido este domingo confirma lo que ya vienen adelantando sondeos anteriores: el retroceso de los dos grandes partidos, la irrupción de los nuevos, parlamentos y corporaciones locales fragmentados y necesidad de pactos postelectorales para gobernar.

ciudadanos-500

Según una encuesta elaborada por Sigma Dos para El Mundo, el Partido Popular perdería la mayoría absoluta tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid. En ambos escenarios, Ciudadanos se convertiría en la llave para que las candidatas conservadoras, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, terminasen gobernando.

La encuesta, elaborada a finales del pasado mes de marzo, revela que si se celebraran hoy las elecciones municipales las ganaría Esperanza Aguirre, “cabeza de lista” del PP en la ciudad de Madrid, con el 34% de los sufragios, lo que supone lograr entre 20 y 22 concejales, una decena menos que los que consiguió su partido en 2011, con Gallardón a la cabeza. La corporación municipal madrileña está compuesta por 57 concejales, de los que actualmente el PP tiene 31 -dos más de los 29 que se necesitan para la mayoría absoluta-, el PSOE 15, IU 6 y UPyD 5.

Tras las próximas elecciones, Ahora Madrid (que engloba a Podemos) sería la segunda fuerza política más votada, con el 21,2% y entre 12 y 13 concejales; le seguiría el PSOE -que deja de ser el segundo partido en representación- con un 18,7% y 11 ediles; Ciudadanos, con el 15,1% y 9 representantes e IU sería la cuarta fuerza con un 6,4% y de 3 a 4 concejales. UPyD se quedaría fuera tras ver reducidos sus apoyos al 1,4%. Este reparto significa que Aguirre no tendría más remedio que aliarse con Ciudadanos sumando sus nueve concejales a los 20-22 de las listas populares para poder gobernar. La izquierda tendría escasas posibilidades de hacerse con la Alcaldía de la capital ya que aun sumando las fuerzas de los tres partidos que se sitúan en ese espectro solo dispondría de 27 concejales, dos menos de los imprescindibles para la mayoría absoluta. Solo podría gobernar si Ciudadanos diera la espalda al PP.

De momento, la candidata de Ciudadanos a la Alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, ha dado a entender que el partido está dispuesto a respaldar que la candidatura más votada el 24M gobierne el Ayuntamiento de Madrid. De todas formas, ha puesto algunas condiciones. Ha dicho que, si Ciudadanos no es esa primera fuerza, la forma en que apoye a la lista más votada va a depender de “muchas cosas” y de que se respeten las “líneas rojas” de la formación, por ejemplo en relación a la corrupción, un aspecto en el que reclama “limpieza” y “honestidad”. Por ello, en una hipotética investidura Ciudadanos podría abstenerse y, en adelante, llegar a pactos puntuales con esa lista más votada en función de “proyectos”. “No puede ser de otra manera”, ha recalcado la candidata de Ciudadanos, que ha remarcado que su formación es un partido de “diálogo” y de “consenso” que desea ser un catalizador de nuevos acuerdos.

El PSOE se mantiene como segunda fuerza en la Comunidad de Madrid

Por lo que se refiere a la Comunidad de Madrid, el PP también sería el partido más votado con el 32,8% de los sufragios, lo que se traduciría en 44 a 45 diputados, a 10 escaños de distancia de la mayoría absoluta que se sitúa en 65 de los 129 escaños con los que cuenta la Cámara autonómica. Actualmente, el PP cuenta con 72, el PSM-PSOE con 36, IU con 13 y UPyD con 8. Los socialistas también sufrirían una considerable caída quedándose con 28 representantes e IU pasaría a tener entre 8 y 9. Podemos y Ciudadanos se convertirían en la tercera y la cuarta fuerza política: el primero con una horquilla de 25 a 26 diputados y el segundo con 22 o 23. También en este caso el batacazo de UPyD deja al partido de Rosa Díez fuera del Parlamento madrileño al no alcanzar el 5% necesario para tener representación.

En cuanto a la valoración de los candidatos, Esperanza Aguirre es la más conocida por los entrevistados, aunque saca mejor nota la aspirante de Ciudadanos, Begoña Villacís. En la Comunidad, Cifuentes es la que tiene más popularidad pero no la mejor considerada, porque le ganan los candidatos del PSOE, Angel Gabilondo y de Ciudadanos, Ignacio Aguado, que en este aspecto empatan.

En clave nacional también este domingo publica La Razón una encuesta elaborada por NC Report según la que el Partido Popular ganaría las elecciones generales con el 29,7% de los votos. Según este sondeo, el PSOE sería el segundo partido más votado, con el 23,5% de los votos, seguido de Podemos, con el 14,1%y de Ciudadanos, con el 10,5%. Izquierda Unida alcanzaría el 6,0%, CiU el 2,7% y UpyD el 2,4%, según los datos aportados por NC Report, que ha realizado 900 entrevistas entre los días 30 de marzo y 2 de abril.

Los dos partidos mayoritarios se harían con poco más de la mitad de los escaños, cuando en las anteriores elecciones han obtenido los dos tercios del Parlamento nacional, una representación que les ha permitido consolidar el bipartidismo. Ahora, tendrán que contar con Podemos y Ciudadanos, los dos partidos emergentes. La Razón, no obstante, otorga un papel especialmente relevante a la formación de Albert Rivera, de la que destaca su curva ascendente, ya que si en febrero contaba con el 3,3% del voto válido, ahora tendría el 10,5%.

El líder más valorado es el Ciudadanos, Albert Rivera, con el 4,3; seguido del socialista Pedro Sánchez (4,1), del de Podemos, Pablo Iglesias (4,0); de IU, Alberto Garzón (3,6); de UpyD, Rosa Diez (3,3), y del PP y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (3,1).

El programa económico de Ciudadanos: más inversión en I+D y menos en el AVE

Con todos estos datos, el periódico pronostica que Ciudadanos acabará superando a Podemos y convirtiéndose en la tercera fuerza política nacional. Lo cierto es que la intención de voto del partido no ha dejado de crecer en los últimos meses hasta cristalizar en los nueve diputados que ha conseguido colocar en el Parlamento andaluz y que se han convertido en la auténtica revelación del 22M. Ante la perspectiva de que a partir de mayo tenga la llave de un buen número de alcaldías, pero sobre todo con la vista puesta en las elecciones generales, la formación de Rivera sigue perfilando su programa electoral que, en lo económico, inspiran tres nombres: Luis Garicano, Manuel Conthe y Diego Comín.

Las bases de ese programa son que España necesita más innovación y menos obra pública, es decir, más I+D, sector al que Ciudadanos inyectaría 1.000 millones de euros anuales, y menos AVE, donde este año el Gobierno ha gastado 3.500 millones. Luis Garicano, uno de los artífices del programa, afirma este domingo en El País que hace falta “inmigración, facilitar entrada de talento extranjero y capital riesgo”, entre otras cosas.

Según recoge el diario del Grupo Prisa, Ciudadanos quiere aplicar en España parte de lo que se está haciendo en tres países: Alemania, Israel y Australia. Del primero desea su sistema de cooperación público-privada en investigación aplicada. Del segundo, su método de financiación para la creación de empresas tecnológicas. Del tercero, su red de filtrado de talento inmigrante. Además, Garicano plantea la necesidad de abaratar los costes de autónomos y pequeñas empresas, al tiempo que facilitar su formación para que el tamaño de sus negocios crezca. Este aspecto se conseguiría emparejando prejubilados, que actuarían como guías, con emprendedores y potenciando el aprendizaje online.

En el aspecto tecnológico, Garicano habla de las pocas empresas altamente innovadoras que hay en España y la necesidad que tiene el país de cambiar este hecho. Su objetivo sería crear un Silicon Valley español, al estilo de lo que se ha hecho en Israel. Para conseguirlo, además de inversión, propone atraer talento extranjero mediante visados de trabajo que tendrán en cuanta la excelencia profesional de quienes los soliciten.

Todas estas propuestas serán desgranadas el próximo martes por Albert Rivera y Luis Garicano durante la presentación oficial de la segunda parte del programa económico del partido. La exposición de la primera parte se realizó el pasado 17 de febrero, cuando Rivera, Garicano y el también economista Manuel Conthe anunciaron las medidas que tomaría Ciudadanos para combatir la precariedad laboral y el paro de larga duración. Entre ellas, destacaron la creación de un complemento salarial para los sueldos bajos que se abonaría con la devolución del IRPF y la prohibición de nuevos contratos temporales para actividades que no los requieran. También propusieron la subvención a los parados que reciben cursos de formación en lugar de a quienes los imparten, para fomentar la libre competencia de ofertas en este ámbito y combatir el fraude.