Tras resultar herido

El Ejército colombiano anuncia la muerte del cabecilla de las FARC en una ofensiva

Pedro Nel era el encargado de reclutar y entrenar a menores de edad en el departamento del Tolima para participar en el conflicto

El Ejército colombiano informó este miércoles que Pedro Nel, el alias con el que identifica a un supuesto cabecilla del frente 66 de la guerrilla de las FARC, murió tras resultar herido en una operación militar en el departamento central del Tolima.

El comandante del Ejército, general Jaime Lasprilla, explicó los hechos en rueda de prensa en Bogotá, donde calificó el fallecimiento de Pedro Nel como un “golpe que afecta gravemente” a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Lasprilla acusó a Nel de ser el encargado de reclutar y entrenar a menores de edad en el Tolima para participar en el conflicto armado, y también le responsabilizó de varias acciones “terroristas” en esta misma región.

Las operaciones militares “para la neutralización” del guerrillero se desarrollaron durante 13 días en los departamentos de Tolima y Huila, tiempo en el cual también se produjo la detención de “Porrón”, alias con el que Lasprilla identificó a un supuesto jefe de milicias del frente 53 de las FARC.

Lasprilla explicó que Pedro Nel, que llevaba “más de veinte años en la guerrilla”, murió horas después de resultar herido en un enfrentamiento el pasado 12 de marzo, pero que su cadáver no se encontró hasta hace pocas horas y fue ocultado por sus compañeros en una fosa común.

La muerte del guerrillero se produce poco más de tres meses después del inicio del alto el fuego unilateral e indefinido que las FARC iniciaron el pasado 20 de diciembre y que, advirtieron, puede acabar si se suceden las ofensivas militares en su contra.

En este tiempo han denunciado la muerte de varios rebeldes por acciones de la Fuerza Pública y la semana pasada reclamaron al presidente, Juan Manuel Santos, que “haga algo por salvar” esa tregua unilateral.

Por su parte, el Gobierno colombiano aplica durante un mes un cese de los bombardeos a los campamentos de la guerrilla, medida que podrá ser prorrogada si concluido ese periodo se obtienen resultados satisfactorios.

Tanto el alto el fuego con la suspensión temporal de bombardeos son medidas que buscan reducir la intensidad del conflicto armado entre el Gobierno colombiano y las FARC, que desde hace más de dos años negocian la paz en La Habana.