Día Mundial del Agua

El sector agrario reduce su consumo de agua un 10% entre 1999 y 2012

La mejora experimentada se debe al resultado de las actuaciones acometidas para la modernización de los regadíos y la eficiencia en el uso del agua

regadio

El uso del agua de riego en España ha experimentado un descenso progresivo entre 1999 y 2012, lo que supone una reducción superior al 10% en ese periodo, según los últimos datos de la encuesta sobre el uso del agua en el sector agrario del Instituto Nacional de Estadística. Desde 1999, año en que se usaban 17.681 hectómetros cúbicos, ha descendido a los 15.833 en 2012, según ha comunicado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Por el contrario, la superficie regada en España ha aumentado entre 2002, con 3.367.486 hectáreas, y 2014, que pasa a las 3.605.121 hectáreas, una tendencia al alza que se recoge en el informe sobre regadíos en España realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

La mejora experimentada en la utilización de los recursos hídricos en la agricultura se debe al resultado de las actuaciones acometidas para la modernización de los regadíos en España, y la eficiencia en el uso del agua, no sólo por la mejora en su gestión a través de las obras realizadas, sino también por la evolución progresiva hacia sistemas de riego más eficaces, ha explicado el Ministerio.

Tipos de regadío

Los tipos de regadío que más han aumentado en los últimos años es el localizado o de goteo y el sistema tecnificado automotriz, una evolución que según el Ministerio de Agricultura, refleja la “coherencia con las políticas de regadío desarrolladas en los últimos años, encaminadas a lograr una agricultura sostenible y eficiente”. Sin embargo, disminuye la superficie regada mediante el sistema de gravedad.

Según los datos de 2014, son los cereales los que cuentan con mayor superficie de regadío, con 1.002.740 hectáreas, lo que supone el 27,81% del total de la superficie regada. A este cultivo le sigue el olivar con 740.511 hectáreas, el 20,54 % del total. A continuación aparecen el viñedo con 352.343 hectáreas, cantidad que supone el 9,77% de la superficie total regada, los cítricos con 279.883 hectáreas, lo que equivale al 7,76% del total y los frutales no cítricos cuya superficie regada asciende a 271.711 hectáreas, el 7,54% del total.

Agricultura ha explicado que el equilibrio logrado entre superficie regada y consumo de agua se ha conseguido, en gran parte, gracias a las obras de modernización de regadíos acometidas desde el año 2000, cuando comenzaron las actuaciones del Plan Nacional de Regadíos. Unas actuaciones que han afectado a 1,5 millones de hectáreas.

Para ello han realizado una inversión por valor de 3.815 millones de euros, cifra que incluye tanto la inversión pública como la privada. La parte privada corresponde a la aportación de las Comunidades de Regantes, que ha sido de 1.172 millones de euros, sin contar con la inversión en el sistema de riego dentro de su parcela.

La inversión pública ha ascendido a 2.643 millones de euros. De estos, el 67% ha correspondido a la AGE y el 33% a las Comunidades Autónomas. Los fondos europeos recibidos se cifran en un 35% de la inversión pública.