Encuesta del CIS sobre el Debate del Estado la Nación

Pedro Sánchez ganó a Rajoy en el Debate de la Nación por la mínima: 21,7% frente a 21%

El 37,2% de los encuestados afirma que ninguno de los principales líderes ganó el debate sobre el Estado de la Nación. En cualquier caso, hay una ligerísima mayoría, el 21,7%, que piensa que lo ganó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, frente al 21% que otorga la victoria al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El tercer dirigente político que mejor evaluación obtiene es el portavoz de IU, Alberto Garzón, aunque sólo le consideraran ganador el 3,2%. El dato que mueve a la preocupación es que para el 75% de los encuestados en el debate se habló "poco" o "nada" de los temas que realmente preocupan a los españoles.

debate-1188

No es inusual que los encuestados tras un debate sobre el Estado de la Nación no se decanten por un ganador. De hecho, el año pasado, un 36,2% dijo que el debate no lo había ganado nadie, aunque entonces fueron mayoría los que prefirieron a Rajoy, un 28,9%, frente a los que consideraron vencedor al entonces líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, el 14,2%. Puede decirse, pues, que Sánchez ha mejorado notablemente las marcas de su predecesor, sobre todo teniendo en cuenta que es más fácil que en este tipo de exámenes parlamentarios la victoria sea del que se examina, es decir, del jefe del Ejecutivo.

De todas formas, a Rajoy nunca se le han dado bien estos debates y solo puede decirse que se impuso claramente en el que se celebró en 2011, cuando él era líder de la oposición y se enfrentó a un José Luis Rodríguez Zapatero duramente golpeado por la crisis, acorralado por la indignación del 15M y con la amenaza del rescate pendiendo sobre su cabeza. Fue el último debate sobre el Estado de la Nación antes de que el PP ganara las elecciones en noviembre de ese año.

Pedro Sánchez ha remontado los malos resultados de Rubalcaba, pero tampoco puede decirse que sus notas sean para dar saltos de alegría. Para el 73,1 por ciento de los encuestados, transmitió “ninguna” o “pocas” propuestas reales frente a la política del Gobierno; no fue capaz de infundir confianza al 69,2 por ciento y no está preparado para asumir el Gobierno según el 64,6. Además, el 63,4 por ciento, le ve “poco” o “nada” capaz de hacer una oposición constructiva.

Claro que peores son los resultados de las preguntas referidas al presidente. El 75,4 por ciento cree que Rajoy transmitió “poca” o “ninguna” confianza en el futuro económico, porcentaje que se eleva al 79,3 al hablar del futuro político y al 81,5 cuando se cuestiona sobre la decisión de cumplir las promesas electorales. Y para un 64,6 por ciento Rajoy transmitió “poca” o “ninguna” fortaleza de Gobierno y firmeza en sus decisiones.

El resto de los indicadores relativos a los líderes de los dos partidos mayoritarios inclinan la balanza a favor de Sánchez. Cuando se pregunta si han demostrado conocer los problemas del país, el 59 por ciento cree que no en el caso de Rajoy y el 26,9 en el de Sánchez. Y sobre si han sido sensibles hacia dichos problemas, el 74,6 cree que Rajoy no y el 26,6 opina lo mismo del dirigente socialista. Ante la cuestión de si han sido realistas, el 75,5 por ciento contesta negativamente ante la intervención del presidente del Gobierno y el 42,2 respecto al discurso del secretario general del PSOE.

Rajoy no supera a Sánchez en ninguna de las cuestiones planteadas

Rajoy queda también por detrás de Sánchez en varias valoraciones, como la sensibilidad hacia los problemas de los españoles: el 74,6 por ciento piensa que el presidente no la demostró frente al 26,6 en el caso del líder socialista. Del mismo modo, el 57,5 por ciento cree que el presidente no fue moderado, porcentaje que baja al 38,3 por ciento en el caso de Sánchez y el 62,7 considera que Rajoy no demostró tener sentido práctico (46,7 en el caso de Sánchez). Es mayoritario (76,2 %) el porcentaje de ciudadanos que no vio en el presidente capacidad de comunicarse, frente al 29,6 que opina lo mismo de Sánchez; ni capacidad de encajar las críticas según el 69 %, frente al 44,4 para el líder del PSOE. La encuesta pregunta también por la iniciativa política demostrada: el 53,3 por ciento cree que el presidente del Gobierno no la tuvo y el 39,3 opina que tampoco Sánchez la demostró.

El presidente no concita el apoyo ni siquiera de sus votantes, entre los que más del 40% no le reconocen ni sensibilidad hacia los problemas de los españoles, ni realismo, ni capacidad para encajar las críticas. Es más, un 58% de los electores del PP admiten que Rajoy carece de capacidad para comunicarse con los ciudadanos.

En términos generales, la intervención más valorada fue la de Alberto Garzón, ya que un 29,6 por ciento considera que estuvo “muy bien” o “bastante bien”, seguida de la de Sánchez (29,3), Rosa Díez (25,9) y Rajoy 22,8. Por el contrario, el presidente del Gobierno se sitúa a la cabeza para quienes creen que lo hizo “mal” o “muy mal”, un 59,4 por ciento, frente al 40,4 que opina lo mismo de Sánchez, el 25,1 de Rosa Díez, el 21,9 de Duran Lleida, y el 18 de Garzón.

La figura del candidato de Izquierda Unida emerge con fuerza cuando se pregunta a los encuestados por el grado de acuerdo con que han escuchado a los distintos líderes políticos: con Garzón afirma coincidir el 39,3% de los encuestados, frente al 29,9% que registra la portavoz de UPyD, Rosa Díez, o el 29,5% del secretario general del PSOE. El presidente Rajoy se queda en el 22,7%.

La economía, el paro y la corrupción fueron, en este orden, los tres asuntos más tratados según los ciudadanos en un debate que para más de la mitad, el 56,7 por ciento, fue “muy” o “bastante” conflictivo. Para un 89,3 por ciento han primado las críticas, los reproches y las acusaciones de unos contra otros. Y eso que en la encuesta no hay ninguna pregunta específica sobre el gran asunto del debate de este año: la abrupta respuesta de Rajoy a Sánchez cuando le llamó “patético” y le recomendó que no volviera por el Congreso, que ha merecido la censura de la mayoría de analistas y representantes políticos.

En cualquier caso, más de la mitad de los encuestados, el 55,5, confiesa que siguió el debate con “poco” o “ningún” interés frente a un 43,6 por ciento que le prestó “mucho” o “bastante”. Para el 75 por ciento en el debate se habló “poco” o “nada” de los temas que realmente preocupan a los españoles, frente a sólo un 21,2 que considera que sí se trataron “mucho” o “bastante” estas cuestiones.

RELACIONADO