Por debajo del 3%

La Comisión Europea da dos años más a Francia para cumplir con la reducción de déficit

Bruselas no actuará contra Italia y Bélgica por su alto nivel de deuda pública y sus desequilibrios

comision

La Comisión Europea (CE) decidió este miércoles dar dos años más a Francia, hasta 2017, para cumplir con el objetivo de reducir su déficit por debajo del 3 % establecido por la legislación comunitaria y exigirle más esfuerzos, y no actuar contra Italia y Bélgica por su alto nivel de deuda pública y sus desequilibrios. “Francia es el caso más complicado que hemos discutido hoy. Está claro que tiene que acelerar sus esfuerzos tanto en el plano de reformas estructurales como en el fiscal”, dijo el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis.

En principio, Francia se había comprometido a reconducir en 2015 el desvío de sus cuentas públicas por debajo del 3 % recogido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de la Unión Europea, aunque París ya había pedido a Bruselas más tiempo debido a la debilidad de la recuperación económica del país.

Esta segunda prórroga que recibe el país, después de los otros dos años que ya se le otorgaron en 2013, va acompañada de una serie de recomendaciones de Bruselas al Elíseo que incluyen la exigencia de que el país refuerce las reformas estructurales y los ajustes fiscales.

En concreto, la CE pide a Francia que reduzca su déficit estructural -que no incluye los gastos e ingresos de carácter cíclico- en un 0,5 % del PIB este año, una exigencia que deberá ser “completamente respetada”, explicó el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa. Además, Francia deberá acometer un esfuerzo equivalente al 0,2 % del PIB ya en estos próximos tres meses.

Francia se ha comprometido a cumplir con estas exigencias, a través de una carta enviada al Ejecutivo comunitario por el titular galo de Finanzas, Michel Sapin, explicó Moscovici.

No actuará contra Italia y Bélgica

Al mismo tiempo, la CE ha decidido no abrir un procedimiento de déficit excesivo a Italia y Bélgica.

“Hemos analizado si el incumplimiento del criterio sobre la deuda garantiza la apertura de un procedimiento de déficit excesivo, teniendo en cuenta todos los factores, como el débil crecimiento y la aplicación de reformas estructurales, entre otros”, explicó Dombrovskis. “Hemos concluido que una apertura de este procedimiento en este momento no es necesario, ni para Italia, ni para Bélgica”, añadió.

Advirtió también de que para la CE la economía italiana presenta “desequilibrios macroeconómicos excesivos que requieren emprender acciones políticas decisivas y una vigilancia específica”, mientras que la belga tiene “desequilibrios”.