El PSOE cree que Rajoy se enfadó y ‘perdió los papeles’

La áspera intervención del presidente del Gobierno en la primera jornada del Debate sobre el Estado de la Nación, descalificando al líder de la oposición, Pedro Sánchez, y dirigiendo comentarios despectivos a los portavoces de IU, Alberto Garzón, y de UPyD, Rosa Díez, ha desplazado la atención de los asuntos de fondo del debate al estilo de los oradores. En general, toda la oposición ha reprochado su acritud al jefe del Ejecutivo, mientras el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, justificaba su reacción por la "ristra de insultos" que Sánchez le había dedicado previamente.

sanchez-448

Hay que recordar que el presidente no solo llamó “patético” al secretario general del PSOE, sino que prácticamente le mandó callar cuando le recomendó que no volviera al Congreso para “no hacer y no decir nada”. Ayllón, sin embargo, cree que la reacción de Rajoy estaba “perfectamente justificada”. “El debate de ayer dejó claro que había propuestas por parte del presidente del Gobierno y únicamente insultos por parte del líder de la oposición”, ha insistido. A su juicio, es evidente que el discurso de Pedro Sánchez no incluyó propuesta alguna y sí “mucho insulto”, y, por ello, el presidente le respondió adecuadamente.

Del lado del PSOE, su portavoz parlamentario, Antonio Hernando, cree que el presidente “perdió los papeles” frente a un Pedro Sánchez que se mostró como “un líder fuerte que planta cara al presidente del Gobierno y a su visión edulcorada de la realidad”. “Rajoy se enfadó, y el que se enfada pierde”, ha dicho.

En varias entrevistas radiofónicas, Hernando ha defendido que Rajoy traspasó “la fina línea” que separa la ironía del desprecio, lo que ha considerado “impropio de un presidente del Gobierno”. Ha tachado de “terrible” ese “váyase” de Rajoy “porque eso lo deciden los ciudadanos”. “Rajoy suspendió primero de democracia. A los 350 diputados no los pone o nos los quita él con su dedo, sino que son los ciudadanos los que lo hacen”, ha dicho. Además, el dirigente socialista ha elogiado la decisión de Sánchez de no pedir un nuevo turno para responderle, porque sólo se puede responder a los argumentos, no a los insultos. “Frente a un insulto, ¿qué se dice? ¿otro insulto?”, ha replicado, dejando claro que está en desacuerdo con el diputado Eduardo Madina, que sí opinó que Sánchez debía responder.

El propio Pedro Sánchez ha asegurado que está “contento y satisfecho” con su intervención y que no está “arrepentido” de haber reununciado al turno de dúplica para contestar al “desplante” de Rajoy. “No había que replicar porque lo de Rajoy no fue una contraargumentación, sino una descalificación. Hizo bien porque subir más el tono era complicado”, justifican fuentes del entorno de Sánchez para explicar por qué no empleó su último turno de palabra en la tribuna del hemiciclo.

En opinión de Sánchez, la actitud que mostró Rajoy al desacreditarle en varias ocasiones y concluir su discurso tildándole de “patético” muestra “el desencaje que tenía ante el baño de realidad que le dio” el líder socialista. Ante los argumentos de Sánchez, “Rajoy no entró a decir que no eran verdad, sino solo a descalificar”, añaden las fuentes socialistas, que sobre algunos reproches recibidos por leer su intervención en la réplica, han precisado que “no la llevaba escrita”, sino que “se apoyó en algunos apuntes” que anotó durante el discurso de Rajoy.

Otros diputados socialistas se han sumado a las críticas contra el presidente. “Rajoy estuvo faltón, desafortunado”, ha opinado el portavoz de Economía del PSOE, Juan Moscoso, para quien el jefe del Gobierno fue además “incapaz de explicar por qué el sueño que solo está en su cabeza, en su mente, no lo perciben los españoles”. Para Pedro Saura, portavoz socialista de Hacienda y Administraciones Públicas, “cuando faltan argumentos, se pierden los papeles”, y eso es lo que, en su opinión, le ocurrió a Rajoy en el debate con Sánchez. En los pasillos del Congreso, Saura ha defendido además que el líder del PSOE planteó de “manera firme la España real, de los ciudadanos, de la calle”, y ofreció una “alternativa” y un “cambio posible” a los españoles, y “por eso fue ayer el claro ganador”.

Segundo día del debate: Rajoy le pasa las banderillas a Rafael Hernando

Tras haber dejado estupefacta a la mayoría de la Cámara y a buena parte de la Audiencia con sus descalificaciones del martes, el presidente ha optado en el segundo día del debate por un tono más sosegado. Solo se le ha visto crispado cuando ha respondido al portavoz de Amaiur y ha tachado su intervención de “repugnante”. Pero, en términos generales, este miércoles, le ha tocado al portavoz popular, Rafael Hernando, ejercer de banderillero.

Para empezar, ha cargado duramente contra Pedro Sánchez, al que ha acusado de pintar una “España en negro” en la que dominan el “pesimismo”, y la “constante tristeza”, y “los dramas personales atenazan a la sociedad”. Es más, tras llamarle “gran derogador”, ha sacado a relucir la situación interna del PSOE alegando que “no es que tenga problemas con el GPS, es que ha perdido la brújula”, ha dicho ironizando con el incidente que tuvo el líder del PSOE en Estados Unidos que le impidió asistir a una charla. Todo eso lo ha soltado después de criticar que el líder de la oposición “renuncie a presentar” las siglas del PSOE en Baleares, de no tener “un militante apto para presentarse en Madrid” y de “dirigirse a los andaluces vía satélite”.

Además, ha presumido de que el PP ha pedido “perdón” por las “manzanas podridas” mientras que los populares aún están “esperando” a que lo haga el PSOE por el caso de los ERE. Y, a menos de un mes para las elecciones andaluzas, Hernando ha preguntado a los socialistas si el modelo que tienen que ofrecer es el que hay en la Junta de Andalucía, con “récord de paro y corrupción”. “¿Ése es su modelo”, se ha preguntado, para pedir de nuevo a Sánchez que “recupere la brújula”. No ha perdido tampoco la oportunidad de sacar a relucir las imputaciones de los expresidentes Manuel Chaves y Jose Antonio Griñán por el caso de los ERE, para reprochar la “doble vara de medir” de Sánchez y que en el PSOE fabriquen “esotéricas teorías” sobre la responsabilidad política. A su juicio, cuando una persona está “imputada” no está “poco” o “muy imputada”, igual que cuando una mujer está “embarazada”, o lo está o no lo está.

Rafael Hernando también ha atacado a otros portavoces de la oposición, como el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, al que ha llamado el “gran exterminador”, o a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, a la que ha recriminado que subiera a la tribuna del Congreso a “insultar” al PP al asegurar que es el partido de la “corrupción”. “Cuanta indecencia y cuanta infamia, y más viniendo de usted”, ha espetado a la dirigente del partido magenta, para resaltar que en los miembros del PP son “gente honrada, honesta y trabajadora”.

Pese al tono bronco de algunos oradores, el otro Hernando, el portavoz socialista, ha recomendado que no se vea el Debate “como un partido de fútbol” con un ganador y un perdedor, sino en términos de “quién se identifica más con el país” y presenta alternativas. A su término, Rajoy ha admitido que se iba “satisfecho”. Al menos, ha respondido afirmativamente cuando los periodistas le han preguntado si ese era su estado de ánimo. “Ahora, a trabajar”, ha comentado Pedro Sánchez.

RELACIONADO