Último debate sobre ‘el estado de la nación’ de final de legislatura y puede que de fin de Régimen

Comienza en el Congreso e los Diputados el último gran debate de la legislatura antes de la celebración de los comicios generales de finales del presente año y en vísperas de otras tres citas electorales que se inician en el plazo de un mes en Andalucía, y que continuarán con las municipales y autonómicas en mayo y la catalanas de septiembre. Debate pues de balance anticipado de la legislatura, marcado por el electoralismo, y puede que debate de fin de Régimen si a lo largo de este año se confirma el fin del bipartidismo PP-PSOE que ha marcado todos estos años de la Transición.

sanchez-rajoy-1188

Debate además con estreno de líderes políticos, Pedro Sánchez del PSOE y Alberto Garzón por IU y con dos ausencias notables por su condición de extraparlamentarios como son las de Pablo Iglesias y Albert Rivera, en su calidad de líderes de dos partidos nacionales emergentes como se apreció en los pasados comicios europeos de 2014 y se ve en las encuestas sobre expectativas electorales. En los sondeos Podemos y Ciudadanos aparecen como segunda y cuarta fuerza política nacional, mientras el PP se mantiene en un primer lugar venido a menos y sin mayoría absoluta y el PSOE en el tercer lugar y con un alarmante descenso. Esa caída es la que les ha llevado a tomar drásticas medidas como son el adelanto de los comicios andaluces -porque allí el PSOE aún esta fuerte- y la destitución de la dirección y del líder del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez.

El tema central de la discusión política estará en la crisis económica y el paro, que para el presidente Rajoy están en vías de solución mientras el líder de la oposición, Sánchez, mantiene un discurso equívoco en el que unos días dice que la situación mejora y otras veces que no, o que lo hace de manera ‘injusta’. Eso sí Rajoy aprovechará la ocasión para decir que como ya mejora la economía el gobierno tomará medidas urgentes de ayudas a los sectores más desfavorecidos de la sociedad y clases medias, lo que llega tarde y carece de credibilidad visto lo ocurrido con el programa que el PP llevó a las elecciones de 2011. Y vista la realidad actual de más paro, más deuda pública, rescate bancario y más impuestos que cuando el PP llegó al poder. Aunque hay más crecimiento y se está creando empleo.

Pedro Sánchez se estrena en este gran debate como líder de la oposición y cabe esperar que hable de los efectos sociales de la austeridad, de la mayor desigualdad entre los españoles y que sobre todo aproveche la ocasión para presentar el programa económico del PSOE.

Y veremos qué tal le va a Sánchez el esperado mano a mano con Rajoy donde se hablará sin duda de la UE y de Grecia. Y es de esperar que de la corrupción, que sin duda ha sido un tema estelar de la legislatura, y donde el PP y PSOE tienen razones sobradas para reproches mutuos. También hablará Sánchez de su pretendido plan de reforma de la Constitución y del modelo territorial del Estado, y veremos si Rajoy y Sánchez entran en la cuestión del secesionismo catalán y de la pasada consulta independentista del 9N.

Cuestiones de corrupción, Cataluña y crisis económica que sin duda van a abordar tanto Rosa Díez desde UPyD -y con Ciudadanos en los talones- como IU que, presentará un discurso más radical, porque tiene a Podemos inundando su espacio electoral. Mientras Duran i Lleida desde los bancos de CiU ya veremos si dice algo de la Consulta del 9N y de las elecciones plebiscitarias de Artur Mas, que forman parte de los desencuentros de su partido Unió con sus socios de Convergencia.

Naturalmente, la cuestión de fondo está en el fin del bipartidismo que se vislumbró en los comicios europeos de 2014 y que se evidencia en todas las encuestas preelectorales de los últimos meses. Un presunto final de este bipartidismo que ha sido pieza fundamental del Régimen de la transición que ahora parece llegar a su final y que está obligando a la renovación de los programas y líderes de los partidos nacionales españoles, como se vio en el PSOE y en IU, y que ya veremos si alcanza al PP -empezando por sus candidatos de Madrid- e incluso a UPyD ante el ascenso de Ciudadanos.

Porque está por ver si los que hoy son primeros oradores del debate, Rajoy, Sánchez, Durán, Díez y Garzón ocuparán esos mismos puestos después de las elecciones generales de finales de año. En cuanto a los dos protagonistas ausentes o convidados de piedra del debate, Iglesias y Rivera se espera que se pronuncien sobre el mismo horas después de que termine o al día siguiente como lo hará el líder de Podemos en un mitin en Madrid.

Y al fondo de todo ello y de la cuestión del fin del bipartidismo estará la sombra de la gran coalición PP-PSOE, ante el futuro parlamento multipolar, sombra que se empezó a proyectar en el pacto anti terrorista sobre el yihadismo que Rajoy y Sánchez firmaron en Moncloa semanas atrás.

 

RELACIONADO
  • Agromenawer

    Un debate que nos va a dar exactamente igual a todos los españoles, menos a esa minoría privilegiada que ostenta un cargo público a dedo. Los dos responsables de la debacle de una nación diciendo tonterías durante unas horas, completamente ajenos a lo que se habla en la calle y en las redes sociales. Un combate entre dos zombies.