Rajoy y Sánchez tratarán de remontar las encuestas en el Debate de la Nación

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se encontrarán esta semana cara a cara en nuevo debate sobre el estado de la nación que es determinante para los dos ante la sucesión de citas electorales del año en curso pero que tiene una especial relevancia para el líder socialista. Sánchez, con un liderazgo cuestionado por los malos datos de las encuestas y los problemas internos de su partido, tiene el reto de fortalecer su credibilidad como alternativa de Gobierno. Rajoy no consigue que cale su mensaje de la recuperación, esa nueva versión del “España va bien” de José María Aznar.

sanchez-rajoy-448

Lo previsible es que Pedro Sánchez trate de desmontar el discurso del presidente del Gobierno sobre la buena marcha de la economía y la recuperación en ciernes que solo la inestabilidad política y la marcha atrás a sus políticas pueden truncar. Rajoy no se moverá ni un ápice del guión que lleva un año ensayando en todas sus comparecencias públicas. De hecho, en el anterior debate del estado de la nación basó su intervención en mensajes como “hemos atravesado con éxisto el Cabo de Hornos” de la crisis y “hemos dejado de ser un país al borde del abismo”.

Ya entonces, la oposición negó la epopeya y denunció que el Gobierno ha dejado atrás a los ciudadanos y ha profundizado en la desigualdad entre los españoles, ofreciendo a cambio un relato “triunfalista” y “alejado de la realidad” del país. Lo hizo el entonces secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y lo hará de nuevo su sucesor, que por lo que reflejan las encuestas aún no ha conseguido convencer a los ciudadanos de que él puede encarnar la salida de la crisis conectando además con la economía real, esa que ha sido postergada para cebar primero a la macroeconomía.

Cada uno de los dos principales oradores del debate, Rajoy y Sánchez, tratará de presentar al contrario como el campeón de la corrupción y principal culpable de la desafección ciudadana hacia los partidos y las instituciones. Y, en esto, ambos lo tienen igualmente difícil. Mientras que el PP sigue cargando con el pesado fardo del caso Gürtel y de los papeles de Bárcenas y suma nuevos escándalos como el de Púnica, el PSOE tiene un largo listado de exaltos cargos de la Junta de Andalucía entre los casi 300 imputados por los ERE fraudulentos. A ellos se han unido recientemente los expresidentes autonómicos Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que desde hace solo unos días también ostentan la condición de imputados, aunque no vaya acompañada de inculpación de algún delito concreto.

Sánchez tendrá que explicar por qué aún conservan sus respectivos escaños en el Congreso y el Senado y por qué él es partidario de que no renuncien a sus actas de parlamentarios hasta que se les imputen esos delitos de los que tanto la juez Alaya como el Tribunal Supremo parecen disponer de suficientes indicios.

El líder socialista ha ofrecido un anticipo durante un acto celebrado este domingo en León, en el que ha reafirmado su compromiso de que no le “temblará el pulso” para “echar” a cualquier socialistas “corrupto”. “Le digo a Rajoy que algo huele a podrido cuando permite que Bárcenas no haya devuelto ni un euro y cumpla su pena esquiando”, ha aseverado después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz haya autorizado que el ex tesorero se vaya de vacacionesdurante once días a la casa que tiene en las proximidades de la estación de esquí de Baqueira Beret, en Lleida. Sánchez ha insistido en su defensa de una política “convincente, eficaz” y “sobre todo limpia y decente”, algo que ha exigido a todos los miembros de su partido. “Para conocer nuestras cuentas sólo es necesario acceder a la web del PSOE y para conocer las del PP hay que consultar a Bárcenas”, ha aseverado.

Los rivales más peligrosos, Podemos y Ciudadanos, no estarán en el debate

Tanto Sánchez como Rajoy intentarán, por otra parte, desacreditar a los nuevos partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, que amenazan seriamente su supremacía en el tablero político nacional y la pervivencia del bipartidismo. Es curioso que ninguna de esas dos fuerzas políticas podrá participar en el debate al carecer de representación parlamentaria, pero no cabe duda de que ambas estarán muy presentes. Pero Podemos ya ha previsto su participación virtual. Para ello, el secretario general del partido, Pablo Iglesias, ofrecerá un mitin el miércoles por la tarde en el Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes para dar la réplica al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que intervendrá ese día y el anterior, el martes, en el debate del Congreso. El acto se celebrará a las siete de la tarde y podrán asistir todos los ciudadanos que lo deseen, ya que la entrada es libre hasta completar aforo.

La creciente amenaza que representan Podemos y Ciudadanos para los dos partidos mayoritarios ha quedado confirmada por la encuesta que este domingo ha publicado el diario ‘El País’ sobre las elecciones autonómicas en Madrid. Por una parte, el sondeo certifica el hundimiento del PP que, pese a seguir siendo la fuerza política más votada, perdería casi la mitad de los escaños que tiene actualmente en el Parlamento autonómico: obtendría el 28% de votos frente al 51,7% que tuvo hace cuatro años y tendría que conformarse con 38 escaños de un total de 129 que tiene la Cámara, en lugar de los 72 de los que dispone actualmente. Podemos se convertiría en la segunda fuerza política con el 24,6% de los votos y 34 diputados, seguida del PSOE, con el 17,0% de apoyos y 23 parlamentarios, solo por delante de la “fulgurante aparición”, según definición de los expertos, de Ciudadanos (15,8% de votos y 21 escaños).

IU y UPyD rozarían el 5 %, el mínimo imprescindible para obtener representación parlamentaria en la Cámara regional. Esto significa que ambas formaciones podrían obtener respectivamente 7 y 6 diputados (ahora tienen 13 y 8) o ser extraparlamentarias por solo unas décimas. Esta situación complicaría aún más la posibilidad de posibles coaliciones electorales.

La encuesta se realizó el pasado viernes, 20 de febrero, cuando aún no habían sido designados oficialmente los candidatos de los cuatro principales partidos (PP, Podemos, PSOE y Ciudadanos) para la presidencia de la Comunidad. No obstante, entonces ya se daba por hecho que el candidato socialista sería Ángel Gabilondo, cuya proclamación por los órganos competentes del partido se produjo solo un día después.

Gabilondo, abierto a pactar incluso con Podemos

Gabilondo ha comparecido este domingo en rueda de prensa y no ha descartado pactos postelectorales con ninguna fuerza política, algo que ya hizo el destituido Tomás Gómez y que no cayó bien en la cúpula de su partido. El candidato a presidir la Comunidad de Madrid ha asegurado que él no va a descalificar a ninguna formación política y aquí se ha referido al PP, a Ciudadanos o a Podemos y sobre este último ha dicho que le parece “razonable” en muchas cosas, como la política social o la recuperación de las instituciones. “La palabra pactar no me desagrada” ha señalado el exministro que, sin embargo, se ha decantado más por acuerdos sobre contenidos.

“Digo sí sin condiciones pero con convicciones. Digo sí a la candidatura, al PSOE y a cuántos creen en una profunda visión social de la economía y la política” ha señalado el candidato al tiempo que ha reconocido que este sí “no se produce en la mejor de las coyunturas, ni es fácil, ni cómodo, ni para mí, ni para nadie”. Gabilondo ha desvelado que ese ‘sí’ se produjo ayer a las doce del mediodía cuando firmó la aceptación y ha precisado que no dijo sí “en ninguna conversación privada, ni pública, ni con militantes, ni con familiares”. También ha admitido que había “cierta inquietud” en el seno del partido por lo que podía responder.

Según la encuesta de ‘El País’, Gabilondo y Antonio Miguel Carmona, candidato a la alcaldía de Madrid, son los líderes madrileños que concitan más apoyos que rechazos entre los entrevistados, mientras en el polo opuesto aparecen Tania Sánchez, de Convocatoria por Madrid, y Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, el peor valorado por los encuestados a raíz de las informaciones sobre sus cobros al Gobierno de Venezuela por labores de asesoramiento y sus supuestas irregularidades con el fisco. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, sigue siendo la preferida de los votantes de este partido, que también eligen a Cristina
Cifuentes por encima de Ignacio González.

RELACIONADO