Gómez presenta a Valcarce contra Gabilondo, el candidato de Sánchez

Aunque Tomás Gómez dijo la semana pasada que se retiraba a sus cuarteles de invierno tras una primera reacción beligerante contra su destitución, este domingo ha quedado claro que no le va a poner las cosas fáciles a la dirección federal de cara a las autonómicas de Madrid. El presunto cartel electoral, Ángel Gabilondo, no niega haber sido sondeado hace tiempo y admite estar por la labor aunque aún no ha recibido una oferta de la comisión gestora.

valcarce-gabilondo-448

El núcleo duro de Gómez quiere montar su propia candidatura para forzar a la comisión gestora que dirige ahora el PSM a que convoque unas primarias entre su candidata, la diputada de la Asamblea Amparo Valcarce, y el candidato de Ferraz, ya sea Ángel Gabilondo -el exministro de Educación ha dicho que por ahora no hay nada cerrado- o cualquier otro. “Nadie se podrá sentir legitimado si las urnas no hablan. No es el momento de decidir en mesa camilla”, ha dicho Valcarce en la rueda de prensa de lanzamiento de su candidatura conectando con el mensaje que Gómez dirigió hace unos días al secretario general del PSOE pidiéndole que devolviera la democracia al partido.

Rodeada de militantes y arropada por el propio Tomás Gómez y por dirigentes afines al depuesto líder del socialismo madrileño -las exdiputadas Maru Menéndez y Rosa Alcalá, el portavoz de Educación del grupo parlamentario socialista Eusebio González y Eva Matarín, una de las tres voces críticas de la Ejecutiva federal del pasado miércoles contra la destitución de la dirección madrileña, junto a las de Pedro Zerolo y Carme Chacón- Valcarce ha proclamado que es el momento de “mojarse” y de dar “un paso adelante” y por eso no entiende que, si todos los candidatos autonómicos del PSOE se han elegido en primarias, Madrid vaya a ser ahora una “excepción”. “No hay que esperar a que haya agua en la piscina, sino que hay que llenar la piscina de agua limpia y transparente”, ha proclamado la diputada socialista, que ha insistido en que ningún candidato podrá sentirse legitimado “si las urnas no hablan”.

Gabilondo espera una oferta de la gestora

La opción de las primarias fue descartada por el presidente de la comisión gestora, Rafael Simancas, en su primera comparecencia tras la sesión constitutiva de ese órgano. Pero si el proceso parecía innecesario ante un candidato de consenso designado por Ferraz como Ángel Gabilondo, las dudas sobre su disposición a ser el cartel electoral del 24-M han alimentado la polémica. El propio exministro de Educación ha subrayado en declaraciones a La Sexta que “no hay nada cerrado”. Gabilondo ha explicado que “en este momento no hay nada hecho, ni cerrado, ni es una historia de qué pienso yo o qué dejo de pensar”, consciente de que es necesario “ser respetuosos con los partidos, sus procesos y sus procedimientos”. “Que los hagan y después de hacerlo, pues haya lo que haya ya hablarán conmigo. Si tienen que hablar conmigo, porque igual tienen que hablar con otros. Y si hablan conmigo, yo lo dilucidaré, lo pensaré, decidiré”, ha declarado al respecto.

También ha negado haber puesto condiciones para ser candidato, como la de no someterse a un proceso de primarias, y ha afirmado que tampoco es “quien para poner condiciones a nadie para nada”. El exministro ha asegurado que no está pensando afiliarse al PSOE y ha añadido que le parece “sensato” que ese sea un requisito para poder ser elegido en un proceso de primarias.

Lo curioso es que el exministro de Zapatero no ha negado, en otras declaraciones al diario ‘El País’, haber sido sondeado desde hace tiempo para ser el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, es decir, que estaba al tanto de que se preparaba un golpe de mano en la federación regional. Y al mismo tiempo que admite que está por la labor, insiste en que espera la oferta de la comisión gestora para tomar una decisión al respecto.

Tanto en su entrevista con la cadena de televisión como en la que ha mantenido con el periódico, se esfuerza en distanciarse del cisma abierto en el PSOE y asegura que no es quién para intervenir en los problemas internos del partido.

La indecisión del hombre que hasta hace solo unos días era presentado por la ejecutiva federal como el ‘salvador’ del PSM ante la debacle electoral del partido que se preveía en mayo, coincide con la publicación de un extenso informe que, bajo el título “El PSOE, una formación marchita”, presenta a la formación dividida y sin rumbo. Tras hace un recorrido por los últimos años del socialismo español, el diario de Prisa llega a la era de Pedro Sánchez para constatar que “las divisiones continúan, si no en la cima, entre la cima y alguna que otra organización territorial” y concluir que “en estas condiciones, será difícil encontrar el rumbo que acabe por devolver al PSOE la confianza de su electorado y, más difícil todavía, atraer nuevos votantes”. Solo tres días antes, el mismo medio había publicado una encuesta realizada nada más producirse la destitución de Tomás Gómez, en la que daba un vuelco al panorama electoral madrileño: los socialistas subían 8,2 puntos en menos de un mes situándose como la primera fuerza y desplazando a Podemos, que quedaría en tercer lugar por detrás del PP.

Podemos, los reproches de Gómez y el silencio de Díaz

La fulminante destitución de Gómez y el sondeo exprés publicado un día después parecen coincidir en un mismo objetivo: minar las posibilidades de la formación de Pablo Iglesias que se ha convertido en el enemigo a batir por parte de los dos grandes partidos tradicionales y de los poderes económicos del país debido a su meteórico ascenso. Cuando al exsecretario general del PSM le preguntaron el sábado en La Sexta si él hubiera pactado con Podemos, su respuesta fue: “Mi único enemigo es el PP”.

El caso es que Sánchez se enfrenta no solo con la piedra en el camino que representa la candidatura de Valcarce sino con la intención manifestada por Gómez de mantenerse como vocal en la ejecutiva federal y como presidente de la Comisión de Garantías Electorales. Su propósito es “velar por la limpieza del proceso de primarias” que él defiende por encima de todo. También él lanzó el sábado un mensaje al secretario general del PSOE a través de La Sexta. “¿A quién le va bien del PSOE en las encuestas?”, se preguntó y recordó que cuando Pedro Sánchez alcanzó el liderazgo del partido “Podemos estaba en un 8%, el último CIS dice que Podemos está en un 24%”. Además, sugirió que “se han manipulado datos” desde el PSOE (en relación con la polémica adjudicación del tranvía de Parla) para ir en contra de él e hizo una afirmación para desautorizar al líder socialista: “Que Rubalcaba ha vuelto al PSOE no lo duda nadie en este momento”.

La presidenta de la Junta de Andalucía, por su parte, sigue sin pronunciarse abiertamente sobre la crisis del PSM y, por extensión, de todo su partido. Susana Díaz, que ha rehusado apostar por Pedro Sánchez como candidato en las elecciones generales y que ahora puede anotar en su lista de agravios el que el líder socialista haya hecho saltar por los aires la federación madrileña en plena precampaña para las andaluzas, se ha limitado a dejar un mensaje en clave, situando el éxito del PSOE andaluz en la “unidad” y en que siempre ha puesto los intereses de los ciudadanos por delante de los del partido.

La incógnita del candidato a la Comunidad de Madrid se desvelará el próximo sábado, según Simancas, que ha establecido este calendario: el miércoles, jueves y viernes próximos los militantes socialistas propondrán nombres a través de las asambleas locales en las agrupaciones de Madrid “de manera democrática y participativa”. Al día siguiente, el sábado 21, la Comisión Gestora del PSM se reunirá y, “en función de lo que los compañeros democráticamente hayan expresado en las agrupaciones locales”, elevará una propuesta de nombre a la Comisión Federal de Listas del PSOE.

Sánchez se la juega en Andalucía y Madrid

Entretanto, el panorama se complica para Pedro Sánchez, quien con la destitución de Tomás Gómez ha puesto directamente el foco sobre su liderazgo y su candidatura al Palacio de la Moncloa en las próximas elecciones generales. El líder socialista se ha comprometido a construir una candidatura ganadora en Madrid y, si no lo consigue, sus opciones para ser candidato a la presidencia del Gobierno quedarán seriamente dañadas. Ese daño será proporcional al refuerzo que experimentarán las posibilidades de Susana Díaz de aspirar al sillón presidencial si se cumplen las expectativas en las elecciones andaluzas. El Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) que se conoció el viernes le da seis puntos de ventaja sobre el PP.

Así pues, el futuro de Sánchez depende de dos fechas clave de los próximos meses: el 22-M y el 24-M. El líder socialista no solo ha dado un puñetazo en la mesa sino que ha lanzado un órdago en toda regla que se resume en los mensaje que ha lanzado este domingo durante un acto en Barakaldo, rodeado de la plana mayor del Partido Socialista de Euskadi: el PSOE debe afrontar todas las elecciones “con el ánimo de ganar” porque es un partido “de ganadores” y “yo no me voy a conformar con menos”. De paso, ha lanzado otra advertencia dirigida a Tomás Gómez y sus partidarios: “Nuestra misión no es dividir sino integrar… esa es nuestra misión como socialistas”.

Por lo demás, Pedro Sánchez, que no ha hecho ninguna mención expresa a la crisis del PSM ni a Tomás Gómez, ha dedicado casi toda su intervención a criticar al PP, al Gobierno y a Mariano Rajoy: “No es cierto que hay que elegir entre crecimiento y derechos. El PP pretende forzarnos a elegir entre recuperación y derechos, pero nosotros no estamos dispuestos a aceptar esa trampa neoliberal”. Tras indicar que los socialistas son la “izquierda renovadora”, ha señalado que se está ante “nuevos tiempos”, por lo que la ciudadanía quiere “otra política, menos hablar y más hacer”. “¿Dónde quedó la promesa de Mariano Rajoy de no tocar las pensiones?”, ha cuestionado.

El líder socialista presume de ‘limpieza’ tras el cese de Gómez

Sánchez ha considerado que el presidente del Gobierno es “un fraude” y le ha pedido, en referencia a los casos de corrupción, “menos tapar y más limpiar”. “Nosotros limpiamos mientras ellos tapan”, ha añadido, justificando así el fulminante cese del líder socialista madrileño. Además, ha subrayado que los socialistas están orgullosos de sus ideas y representan el partido “más transparente” frente a un PP al que para conocer sus cuentas hay que “recurrir a Bárcenas”. Tras acusar al Ejecutivo central de “hundir a la clase media trabajadora”, ha asegurado que al actual PSOE le toca “construir la España que devuelva la esperanza”. “Nuestro país no soporta más divisiones”, ha añadido.

Por otro lado, ha afirmado que es hora de hablar de “principios y ética en la política” y ha acusado a la derecha de “rescatar el sistema financiero” mientras “permite” los desahucios. “España sin desahucios”, ha añadido. Además, ha reiterado que derogará la reforma laboral en cuanto alcance la Presidencia del Gobierno y ha manifestado que “luchará contra cualquier tipo de explotación”. “Si se queda Rajoy se quedan sus recortes, su privatización de la Sanidad. Si se queda la derecha no habrá una recuperación justa”, ha vaticinado.

RELACIONADO