Aena debuta en Bolsa con una subida del 20,69% sobre el precio fijado en la OPV

Con su debut, finaliza el proceso de privatización parcial del 49% del gestor de los aeropuertos españoles, en el que el Estado seguirá ostentando el 51%

aena bolsa

Aena ha debutado este miércoles en el parqué con una subida del 12,2 %, que se iba reforzando a lo largo de la sesión, y ha alcanzado al cierre 70 euros por título, un 20,69 % más que el precio de salida de 58 euros. Con esta revalorización, la capitalización de Aena, que ha sido el más alcista del mercado, ha pasado de 8.700 millones de euros a 10.500 millones.

El Estado mantendrá el control del 51 % de su capital a través de la sociedad Enaire e ingresará 4.263 millones tras la oferta pública de venta (OPV) del 49 % de Aena.

Tras el tradicional toque de campana en la Bolsa, el presidente y consejero delegado de Aena, José Manuel Vargas, ha dicho que la salida a Bolsa del gestor aeroportuario era “un sueño, que hoy es realidad”, después de pasar por un proceso “largo, complejo, difícil y exitoso”.

El secretario de Estado de Infraestructuras y presidente de Enaire, Julio Gómez-Pomar, ha destacado que, partiendo desde el punto más alto de la horquilla de precios, “estamos viendo cómo la cotización está mostrando que tiene recorrido”. Aena es una compañía pública, que, con la entrada de capital privado, “va a ganar en eficiencia, en compromiso y en crecimientos”, ha recalcado.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, se ha congratulado porque, según todos los expertos financieros, la operación de Aena “está resultando muy positiva” y “las cosas van muy bien”.

Una gran demanda

La fuerte demanda que había recibido la opv llevó a modificar al alza el precio en dos ocasiones, dejando fuera de la operación a los accionistas de referencia seleccionados en octubre pasado -Corporación Financiera Alba, Ferrovial y el fondo británico TCI-.

Según Vargas, a lo largo del proceso la compañía ha ido despertando “un altísimo interés entre los inversores”, debido a las “enormes” expectativas puestas en el futuro de la compañía y la mejora de la economía española.

Como consecuencia de la salida de los inversores de referencia, sus consejeros presentarán su dimisión, a excepción del representante de TCI, que conserva su puesto, después de adquirir una participación significativa que le ha sido adjudicada al fondo británico en el tramo de inversores cualificados.

El consejo de administración pasará de 15 a 13 miembros sin que, de momento, ni Aena ni su matriz hayan tomado decisión alguna sobre la cobertura de dichas vacantes.

El paquete del 21 % que iban a tomar esos accionistas ha pasado al tramo institucional, al que se han reservado el 94,81 % de las acciones, mientras que el tramo minorista se reduce al 5,19 % restante, en el caso de que los bancos ejecuten la opción de compra del ‘green shoe’ del 4,45 %.

Una privatización parcial no exenta de críticas

Frente a la satisfacción mostrada por el Gobierno, la privatización parcial de Aena se ha encontrado con críticas por parte de la oposición y los trabajadores de la compañía.

Todos los grupos de la oposición han reclamado en el Senado la creación de una comisión especial de estudio sobre el modelo de gestión aeroportuario, la privatización de Aena y el destino de los recursos ingresados con la operación.

Para el PSOE, la privatización se ha hecho a espaldas de los representantes de los ciudadanos y ha conducido a un “pelotazo partidista” para que el Gobierno disponga de recursos extraordinarios, cuyo destino no se ha incluido en los Presupuestos generales del Estado, en un año electoral clave.

Los sindicatos califican la privatización de los aeropuertos de “fraude social, económico e institucional”, lo que echaron en cara al Gobierno en una concentración de unas 50 personas frente al edificio de la Bolsa con pancartas con lemas como: “No le privatices. No le abandones. Él nunca lo haría”, “La seguridad no es un negocio” o “La privatización de Aena es la última estafa de esta crisis”.

UGT ve “con preocupación el proceso de privatización de Aena”, y su secretario General, Cándido Méndez, ha pedido que se preserve el negocio en red, lo que, en su opinión, “sigue siendo posible en tanto en cuanto el Estado mantiene el 51 % de las acciones”.

Para mantener la integridad de la red de aeropuertos, “se tiene que preservar lo que es la unidad en términos de negocio y estrategia de esta empresa. Y en paralelo con esto, que se mantengan contra viento y marea los puestos de trabajo”, ha declarado.