Operación conjunta

Golpe en Tarragona a una organización internacional que defraudó 20 millones

Varias personas han sido detenidas y se han efectuado una veintena de registros en España y Francia contra una red que lavaba dinero procedente de la venta de coches

La organización internacional especializada en fraude fiscal y blanqueo de capitales desarticulada este miércoles en una operación conjunta de la Guardia Civil, Mossos d’Esquadra y la Policía francesa habría defraudado unos 20 millones por el impago de IVA en la compraventa de vehículos. La operación se está desarrollando, además de en la provincia de Tarragona, en Málaga y Almería, así como en Francia, lugar donde se descubrió el fraude, y en ella se han producido una veintena de registros y varias detenciones.

Según han indicado a Efe fuentes próximas a la investigación, el centro operativo de la banda estaba localizado en la ciudad de Tarragona, donde agentes de la Guardia Civil y los Mossos han registrado un despacho de economistas, asesores tributarios y auditores ubicado en la céntrica Rambla Nova de la ciudad.

Después de más de tres horas de registro del despacho, los agentes se han llevado varias cajas precintadas con documentación relativa a las presuntas operaciones fraudulentas.

Según las mismas fuentes, el grupo compraba automóviles en Alemania, Eslovenia, Rumanía y Bulgaria, y los vendía después en Francia e Italia sin pagar el IVA correspondiente, en lo que los especialistas denominan un ‘fraude carrusel’, con la utilización de un entramado de empresas.

Además de en el despacho de la Rambla Nova de Tarragona, también se han efectuado registros en el barrio de La Mora de esta ciudad y en las localidades tarraconenses de L’Ametlla de Mar, Creixell, Cambrils, Torredembarra, El Vendrell, Roda de Barà y el Perelló.

Vendidos en Francia

El conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha informado de que en la operación, que todavía sigue abierta, se han producido unos quince registros en diversos puntos de Cataluña.

Espadaler ha concretado que la compra de estos vehículos, de gama alta, se ha producido “mayoritariamente” en Francia, con los que se evadían impuestos, y ha destacado que la operación se está desarrollando “según lo previsto”.

Una veintena de agentes franceses, entre aduaneros de Lyon y miembros de la Policía Judicial de Toulouse, participan en la operación de desmantelamiento de esta trama internacional de fraude fiscal, han confirmado a Efe fuentes de la policía francesa.

Un responsable de la Policía Judicial de Toulouse ha explicado que los agentes franceses participan en un dispositivo de unas 200 personas, en particular miembros de la Guardia Civil y de los Mossos d’Esquadra, aunque no ha dado detalles sobre la operación porque aún está abierta.