Balonmano: Mundial

España supera a Dinamarca en cuartos con un gol a dos segundos del final (24-25)

La selección española de balonmano se clasificó este miércoles para las semifinales del Mundial de Catar al vencer a Dinamarca en cuartos (24-25) en un partido que se decidió con un gol de Joan Cañellas a dos segundos de la conclusión y en el que destacó Valero Rivera con diez tantos. Francia, que venció a Eslovenia, será la rival en semifinales el viernes a las 19 horas.

espana

La selección española de balonmano ha logrado este miércoles su clasificación para las semifinales del Mundial de Catar, gracias a una ajustadísima victoria frente a Dinamarca (24-25) con un gol ‘in extremis’ de Joan Cañellas y tras un encuentro en el que destacó Valero Rivera con 10 goles por el lado español.

Después de este angosto triunfo, los ‘Hispanos’ se meten de lleno en la lucha por el podio del Campeonato del Mundo, y el próximo viernes deberán enfrentarse en semifinales a la selección de Francia, la cual venció cómodamente al combinado de Eslovenia por 23-32.

La primera parte entre daneses y españoles fue de puro tanteo, más propio del boxeo que de un certamen balonmanístico. Ninguna de las defensas concedía facilidades a las arremetidas rivales, optando España por aprovechar el ataque en zonas centrales y decantándose Dinamarca por explotar la velocidad de Anders Eggert, quien desde el extremo zurdo copaba casi todas las ofensivas de su equipo.

Superados los 10 primeros minutos de juego, el propio Eggert ponía a Dinamarca con una ventaja de dos goles (6-4), obligando a Manolo Cadenas a pedir un tiempo muerto que se antojó vital para el devenir España hasta el descanso. Los pupilos del seleccionador español captaron el mensaje de su técnico y reaccionaron enseguida, devolviendo ese parcial de 0-2 con sendos tantos al contragolpe.

Valero Rivera Jr., algo desaparecido en los primeros compases del duelo, cogió las riendas del ataque ‘Hispano’ para erigirse en el hombre más destacado entre las filas españolas. No en vano, anotó cuatro goles antes del intermedio, al que se llegó con 11-11 tras un notable derroche defensivo de una España que lograba controlar las penetraciones de Rasmus Lauge y, sobre todo, los arrebatos de Mikkel Hansen.

Los de Manolo Cadenas habían sido capaces de neutralizar la ‘piedra filosofal’ del ataque de Dinamarca, evitando además que los daneses corriesen con sencillez al contraataque. Remontando desde ese 6-4 hasta el 8-10, España impedía con garra que sus contrincantes se desperezasen.

Cañellas, sobre la bocina

Al regreso de los vestuarios, la dinámica del encuentro se mantuvo inalterada durante el primer tercio de la segunda mitad. Dinamarca estiraba el electrónico del Ali Bin Hamad Al Attiya Arena in Al Sadd, obteniendo escasas ventajas de dos goles que rápidamente eran contrarrestadas por su rival.

El hasta entonces huidizo Hansen sacó a relucir sus galones de líder y, con un tanto suyo, el combinado danés se colocó 18-16 restando casi 22 minutos para el final del encuentro. España mostró entonces la suficiente personalidad y arrojo para voltear el marcador, con un parcial de 0-4 que culminó Valero Rivera con una transformación de ’7 metros’.

Cuando peor pintaban las cosas para el equipo español, los de pupilos de Cadenas supieron adaptarse a las exigencias del ‘guión’ y disputar de tú a tú, de poder a poder, el desenlace del choque. Con la igualdad imperante en todo momento, emergió Gonzalo Pérez de Vargas en una portería que también ostentó fortuna en algunos instantes.

Un par de disparos daneses a los palos, junto a varias intervenciones puntuales de Pérez de Vargas, abocaron la conclusión del partido a una solución casi sobre la bocina de los 60 minutos. Fue ahí donde un zurriagazo de Joan Cañellas obró el milagro español. Quedando apenas tres segundos en el reloj y con la prórroga amenazante, Cañellas ‘soltó’ el brazo por fuera y tras aprovechar un doble bloqueo sobre la línea de seis metros.

Su tanto abrochó el triunfo de España por 24-25, y ahora los ‘Hispanos’ continúan invictos en su camino hacia la defensa del título conquistado en 2013, debiendo enfrentarse a una selección francesa que ya la ganó en los Juegos de Londres y que esta jornada se deshizo de Eslovenia con bastante soltura.

DINAMARCA 24 – 25 ESPAÑA (11-11, al descanso)

DINAMARCA: Landin (p), Lindberg (2), Hansen (6), R.Toft (1), H.Toft (1), Eggert (6, 4p) y Schmidt (1) –siete inicial– Christiansen (2), Mortensen (-), Noddesbo (-), Larsen (4), Soendergaard (-), Spellerberg (-), Svan (1) y Green (ps).

ESPAÑA: Gonzalo P. Vargas (p); Víctor Tomás (-), Valero Rivera (10, 5p), Gedeón Guardiola (1) Maqueda (2), Raúl Entrerríos (4) y Morros (-) –siete inicial– Rodríguez (-), Alex Dujshebaev (-), Antonio García (2), Rocas (-), Cañellas (5), Ugalde (-), Aginagalde (1) y Sierra (ps).

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 3-2, 4-4, 7-6, 8-8, 10-10, 11-11 –descanso–, 14-13, 18-16, 18-19, 20-21, 23-22 y 24-25.

ÁRBITROS: Geipel y Helbig (ALE). Excluyeron por dos minutos a Christiansen y Hansen (2) por parte de Dinamarca; y a Morros, Ugalde y Cañellas en España.

PABELLÓN: Ali Bin Hamad Al Attiya Arena in Al Sadd.