La sustituirá por una solución intermedia

El Gobierno estudia eliminar la prisión permanente del pacto antiyihadista para lograr el apoyo del PSOE

Los socialistas advirtieron de que no querían que su firma se interpretase como un aval a una pena que consideran inconstitucional

diaz

El Gobierno se inclina por eliminar la alusión directa a la prisión permanente revisable del redactado de la nueva ley que regulará las medidas contra el terrorismo yihadista para lograr el apoyo del PSOE al pacto de Estado contra este tipo de delincuencia, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras de las negociaciones mantenidas a tres bandas entre los ministerios de Justicia, Interior, el PP y los socialistas.

El PSOE calificó como una “línea roja” para dar su apoyo al texto la mención expresa a la “prisión permanente revisable”, que se recoge en casos en que se “causara la muerte de una persona”. Los socialistas advirtieron de que no querían que su firma se interpretase como un aval a una pena que consideran inconstitucional.

Por su parte, desde el Ministerio del Interior, el secretario de Estado, Francisco Martínez, replicó que esta figura se mantendría. A su juicio, “no tendría ninguna lógica” que si la prisión permanente revisable, aprobada ya en el nuevo Código Penal, se va aplicar a los delitos más graves, que no se aplicase a los de terrorismo.

Pese a todo, el ‘número dos’ de Interior ofreció diálogo “hasta el final” para aprobar esta ley orgánica contra el terrorismo yihadista. En la misma línea se manifestó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien apuntó que los reparos planteados por el PSOE no eran un “escollo insalvable” y abogó por buscar el consenso en una ley que “merece la pena”.

Una opción intermedia, la solución

Según las fuentes consultadas, ese escollo se va a salvar finalmente con una opción intermedia que va a consistir en eliminar la alusión directa a la prisión permanente revisable y sustituirla por “una remisión” al artículo 35 del nuevo Código Penal, es decir, el que recoge como penas privativas de libertad la prisión permanente revisable. Pero no se citará en la ley contra el terrorismo yihadista.

Este lunes terminaba el plazo para que los grupos hagan sus aportaciones, que serán estudiadas este martes por los Ministerios de Justicia y de Interior con el objetivo de que a finales de semana se cierre un texto definitivo. Los negociadores del Ejecutivo cuentan con recabar también el apoyo de al menos UPyD, UPN y Foro.

Por su parte, CiU ha anunciado que apoyará la tramitación parlamentaria en el Congreso de la proposición de ley contra el yihadismo, pero que no la firmará al considerar que no es un pacto de Estado porque la han gestado sólo PP y PSOE. “Nos comprometemos a apoyarla en el trámite parlamentario, haciendo aportaciones para mejorar su contenido, pero no acompañaremos a PP y PSOE en su presentación”, ha explicado en rueda de prensa el secretario general de CiU, Ramón Espadaler, molesto con la actitud de ambos partidos.

En el texto definitivo, el Ejecutivo mejorará también otros artículos como el que afecta al denominado adoctrinamiento pasivo. Se acotarán los casos en los que visitar webs de contenido yihadista será considerado delito.

Según el primer borrador aportado a los grupos parlamentarios al que tuvo acceso Europa Press, cometería adoctrinamiento pasivo “quien consulte habitualmente uno o varios servicios de comunicación accesibles al público en línea cuyos contenidos estén dirigidos o por su contenido resulten idóneos para iniciar a la incorporación a una organización o grupo terrorista, a un grupo que conspire para cometer alguno de los delitos de terrorismo o haya iniciado preparativos para ello, o a colaborar con cualquiera de ellos en sus fines”.

De este modo, tal y como está presentado el artículo, el mero hecho de visitar de forma habitual este tipo de páginas ya sería constitutivo de delito –castigado con penas de uno a ocho años– independientemente de que la consulta se hiciese sin afinidad ideológica en el marco de una investigación académica, periodista o policial. Es por ello que ya en el mismo borrador aparece una anotación en la que se llama la atención sobre la ausencia del “elemento finalista”, lo que indica que se procederá a su desarrollo en próximos borradores en función de las alternativas de la oposición.