Polémica en Argentina

La Casa Rosada difunde el viaje del periodista que desveló la muerte de Nisman

Pachter abandonó el sábado Argentina tras denunciar que temía por su vida, una vez que se supo que había sido la primera persona que dio a conocer el fallecimiento del fiscal

Damián Pachter,

La Casa Rosada sembró este domingo la polémica en las redes sociales al difundir los datos del vuelo tomado por el periodista argentino Damián Pachter, primero en desvelar la muerte del fiscal Alberto Nisman, después de que se hiciera público que, según él, había abandonado el país por miedo.

La Casa Rosada se hizo eco de una noticia publicada por la agencia oficial de noticias Télam en la que, con datos aportados desde la estatal Aerolíneas Argentinas, se informaba de que Pachter, periodista del diario Buenos Aires Herald, había partido rumbo a Montevideo en la mañana del sábado, con billete de vuelta para el próximo 2 de febrero.

“El periodista Damián Pachter viajó a Uruguay con pasaje de regreso para el 2 de febrero”, tuitearon a última hora del sábado desde la cuenta oficial de la sede de la Presidencia argentina, junto con un enlace a la noticia completa de Télam y una toma de pantalla con los datos del vuelo de Aerolíneas Argentinas.

El Foro de Periodismo Argentino (Fopea) había informado de que “Pachter se fue del país porque temía por su seguridad” tras haber detectado “seguimientos sospechosos”.

Si bien desde Buenos Aires Herald apuntaron que el periodista no había ido a trabajar desde ayer pero nunca había informado a sus superiores de sus temores. El portal Infobae difundió declaraciones de Pachter en las que corroboraba que se iba porque corría peligro su vida.

“Desde que empezó todo esto, una fuente cercana, confiable desde hace años y que sabe moverse en el mundo de la inteligencia, me venia tirando indirectas”, explicó el periodista, según publica Infobae. “No sé desde cuándo es que me empezaron a seguir. No voy a contar nada todavía, pero si puedo decir que recibí un mensaje del Estado que yo lo entendí como un mensaje hacia mi, luego lo chequeé y efectivamente fue así”, agregó Pachter. “Hoy se confirmó todo. Andate ya porque te están buscando”, le dijeron a Pachter, según relató al portal de noticias.

Damián Pachter hizo saltar las alarmas el domingo pasado tras informar en las redes sociales de que tuvo lugar un incidente en la casa del fiscal Nisman y después confirmar su muerte, tres horas antes de la difusión de la noticia a través de canales oficiales.

Tras la publicación de los datos del viaje de Pachter, los usuarios de las redes sociales reaccionaron con incredulidad e indignación, mientras que medios como el canal televisivo Todo Noticias hablaron de “escrache” del Gobierno al periodista.

“Lo de Aerolíneas es gravísimo. Lo de Telam y Casa Rosada no tiene nombre”, escribió el periodista Diego Dillenberger en Twitter.

“Che @CasaRosadaAR mañana tengo pensado clavarme un asado con dos amigos. Te aviso, así te ahorro laburo”, manifestó por su parte el periodista Guido Baistrocchi.

Muchos usuarios recordaron también en Argentina existe una ley que prohíbe la difusión de información privada asentada en archivos, registros, bancos de datos u otros medios técnicos de tratamiento de datos, sean éstos públicos o privados destinados, para garantizar el derecho al honor y a la intimidad de las personas.

En la tarde de este domingo, el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) había emitido un comunicado para solidarizarse con Pachter en el que pedía “a las autoridades correspondientes, de los distintos poderes del Estado, la máxima atención a la seguridad de los periodistas en estos momentos y una rápida y veloz respuesta ante las denuncias que se puedan producir”.

“Encontraron al fiscal Alberto Nisman en el baño de su casa de Puerto Madero sobre un charco de sangre. No respiraba. Los médicos están allí”, tuiteó Pacthter a medianoche del domingo pasado, tres horas antes de que se confirmara oficialmente la muerte del fiscal encargado de la causa por el atentado contra la mutual judía AMIA.

Cinco días antes, el fiscal había interpuesto una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández, el canciller Héctor Timerman y varios dirigentes oficialistas por presuntamente haber orquestado un plan para encubrir a los supuestos responsables iraníes del atentado contra la mutual judía, a cambio de intensificar las relaciones comerciales con Irán.

Por su parte, el canciller había cargado también contra los medios a última hora del sábado, al afirmar, en declaraciones a Télam, que “todo lo que hace” el opositor grupo mediático Clarín es “es para perjudicar la gobernabilidad en Argentina”.