Tope legal de 16,6 euros

La bombona de butano puede bajar un 5% en abril y abaratarse un 20% durante el año

El déficit de tarifa del butano quedará absorbido antes de marzo y propiciará una secuencia de bajadas bimestrales

bombonasbutano.jpg

El precio de la bombona media de butano, de 12,5 kilos, bajará previsiblemente un 5% en abril y, si se mantiene la actual tendencia en la cotización de las materias primas, registrará nuevas revisiones a la baja durante el año hasta abaratarse cerca de un 20% durante el ejercicio, indicaron a Europa Press en fuentes del sector.

Esta tendencia implica que la bombona pasará del tope legal de 17,5 euros en el que se encuentra desde marzo del año pasado a 16,6 euros en abril, esto es, casi un euro menos, y luego irá registrando diferentes rebajas bimestrales del 5%, hasta caer al entorno de los 14 ó 15 euros, siempre que se mantenga el actual escenario de costes de la materia prima.

Las fuentes recuerdan que, conforme al mecanismo de revisión trimestral lanzado esta legislatura, la bombona se revisa bimestralmente en horquillas de hasta el 5% al alza o a la baja en función de la evolución de los costes de la materia prima, si bien existe un tope de 17,5 euros por encima del cual no se sube el precio de la bombona, pero sí se genera un déficit de tarifa que el sector tiene derecho a recuperar.

A comienzos de 2014, el precio se encontraba en el tope de 17,5 euros y el déficit de tarifa rondaba los 60 millones. Desde octubre de ese año hubo un cambio de tendencia en las cotizaciones internacionales, de modo que en marzo o abril de este año el déficit de tarifa habrá llegado a cero y el Ministerio de Industria estará en condiciones de revisar a la baja el precio final.

Cuando puso en marcha el mecanismo, Industria pretendía inicialmente tener congelado el precio máximo hasta 2016 para ofrecer mayor estabilidad, si bien luego accedió a adelantar esta revisión a 2015. El desplome del precio del petróleo ha provocado un vuelco en todas las previsiones y este adelanto de fechas juega ahora a favor del consumidor.

Las fuentes aseguran que los costes están cayendo “en picado” y que la bombona de butano está a punto de entrar en una situación de superávit tarifario. Solo hay un elemento que obstaculiza la rápida traslación de las caída de costes, que es la devaluación del euro, ya que los mercados y los fletes cotizan en dólares.

En los momentos de mayor déficit de tarifa del butano durante el año pasado el coste real de la bombona era de cerca de 23 euros, si bien los consumidores la compraban a 17,5 euros. Ahora, el escenario es el contrario y podrían producirse bajadas de casi un euro cada dos meses sin que los operadores sufran en el margen.

Esta bajada de precios puede animar la competencia en un sector en el que los principales operadores reclaman a Industria una liberalización efectiva. Las botellas de menos de 9 kilos ya tienen precio libre y se pueden vender donde lo deseen las empresas.

Caída de la demanda en 2014

Según los datos que maneja el sector, la demanda de butano envasado cerró el ejercicio 2014 con una caída del 7,5%, o unas 70.000 toneladas menos, debido a la crisis, a temperaturas más altas y a los consumidores que han reemplazado este combustible por otro como el gas natural o la electricidad.

El consumo total de gas licuado del petróleo (GLP) cayó un 8,5% en el ejercicio, o en unas 130.000 toneladas, después de que haya caído no solo la demanda de butano, sino también la de granel y la de gas canalizado, en un 15% y en un 20%, respectivamente.

El único foco de actividad que registra crecimientos de la demanda es el autogás, con subidas del 20%. Ante este nuevo uso del GLP, el sector se ha propuesto redoblar sus esfuerzos por que la sociedad conozca este combustible de automoción, más barato, eficiente y respetuoso con el medio ambiente.